Pista: riquisisísimos los gaufres de Toccatutti (Ciboure)

Oct 10, 13 Pista: riquisisísimos los gaufres de Toccatutti (Ciboure)

NOSÍ (+15 rating, 3 votes)
Cargando…

Gaufre de Nutella, de Toccatutti (foto: Igor Cubillo)

Gaufre de Nutella, de Toccatutti (foto: Igor Cubillo)

Seguro que Iparralde, el País Vasco francés, esconde multitud de secretos culinarios, una gastronomía propia digna de admiración que cuenta con puntales como la axoa. Pero lo cierto es que la gente acude allí y, por no complicarse, o por no hacer excesivo gasto, se pone morada a moules frites (pequeños mejillones que sirven en grandes fuentes y cazuelas, acompañados de distintas salsas y patatas fritas), sándwiches, crepés y gaufres. Yo no soy menos; lo mismo disfruto con unas ostras (supuestamente) de Arcachon, que con un sándwich americain o uno de los referidos gofres. Eso sí, cuando me apetece dulce, mi instinto no ofrece alternativa, tras mucha prueba-error, se empeña en conducirme a Sokoa, un precioso barrio fortaleza de Ciboure (Ziburu), la localidad vascofrancesa donde nació el célebre compositor Maurice Ravel.

Toccatutti; como fotógrafo, soy una gran persona (f: Igor Cubillo)

Toccatutti; como fotógrafo, soy una gran persona (I. Cubillo)

Allí, a la entrada de su puerto, se alinean una serie de restaurantes donde el plato estrella parece ser la “merluza a la española” (40€, aprox., 2 pax.); las casas con contraventanas de colores señalan el recorrido hasta el lugar donde se erige imponente la torre que corona el fuerte del siglo XVII; un rompeolas invita al paseo (cuando la marea no bate con fiereza -un espectáculo habitual-); las barcas de colores amarradas transmiten paz; y la pequeña playa no está exenta de atractivo. ¿Y el dulce? En Toccatutti. En ese austero local, con pinta de simple heladería, junto a la rampa del puerto, despachan copas de helado, paninis, beignets, bebidas frías, calientes y, además, los mejores crepes y gaufres de la zona.

No sé si el sujeto le echa más o mejores huevos, mejor harina, mantequilla… Pero están rebuenos. Destacan por su adecuado punto de cocción y por su grato sabor, que permite disfrutarlos simplemente “sucrées” (con fina capa de azúcar glas). Algo tan simple como excepcional, cuando la competencia se empeña en servirlos demasiado crudos (¿hay prisa?) y/o insípidos (¿tan complicada es la receta?).
Por si fuera poco, condimentan un par de ellos con ron St. James y Grand Marnier. Lo que faltaba. Queda oficialmente recomendado. Sin duda.
(Cuchillo)

45 avenue du Commandant Passicot port De Socoa; 64500 Ciboure (Francia)

+33 55 947 0760

escanear0002 (2)El autor: CUCHILLO

Es el pequeño de los Cubillo Brothers. Nació en 1991, en el mismo Bilbao, es más de salado que de dulce y acostumbra a disociar, con lo cual cambia de apariencia física con frecuencia. Como Robert de Niro antes de rodar Toro Salvaje, pero a lo tonto, por la cara. Él es más de toro tataki. Aprendió pronto que Dow Jones no es un cantante, le incomoda la fama de criticón, pues siempre ha sentido simpatía por el débil, y una máxima guía su proceder: “más vale que zozobre, que no que zofarte…”. Católico practicante, que no celebrante, en su bautizo el párroco ofició vestido de Elvis, cantó himnos y salmos, y entonó el ‘Burning Love’. Vio la luz el día que se fotografió con Ferran Adrià y el de L’Hospitalet de Llobregat le puso una mano sobre el hombro al tiempo que decía: “Cuchillo, la gastronomía es el nuevo rock and roll”. Amén.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *