El Pizá (Porrua). El menú del día de los profesionales asturianos – NEGOCIO CERRADO

Oct 30, 13 El Pizá (Porrua). El menú del día de los profesionales asturianos – NEGOCIO CERRADO
NOSÍ (+48 rating, 10 votes)
Cargando…

AVISO_ NEGOCIO CERRADO, SE CONSERVA EL POST A EFECTOS HISTÓRICOS

Para alguien acostumbrado, por motivos laborales, a lidiar con la macroeconomía, la gran estadística y las tendencias a medio y largo plazo, lo micro es lo que realmente importa. Así que, cuando hace un año, nos enteramos de que había cerrado el Pizá de Porrua, sentimos un estremecimiento en la Fuerza. En efecto, si cerraba un lugar de comidas que llenaba dos turnos diarios, que ofrecía el mejor menú del día del Oriente de Asturias, con una jefa de sala enérgica y eficaz que enamoraba y acojonaba a partes iguales al target objetivo del lugar, los recios ganaderos, agricultores y forestalistas de zona, si eso pasaba, en fin, ¿qué futuro nos quedaba al resto? Era indudablemente una señal de que el mineralismo iba a llegar, y no tarde, muy pronto.

 

el comedor del Pizá extrañamente vacío

el comedor del Pizá extrañamente vacío

Así que cuando, hace un par de días, una amiga porruana, que comparte labores hosteleras con la nueva gestora del Pizá nos avisó de la reapertura pensamos, “eso son los brotes de verdes de los que habla Mr. Burns Montoso, a.k.a. el señor Mentira”. Y botamos con los brotes, porque nos encanta el Pizá. Pero también advertimos que nada después de esta crisis,  que no es puntual sino sistémica y estructural,será como antes. Acudimos al Pizá y lo encontramos cambiado, ni mejor ni peor, diferente. Para empezar, ese bar casta con gran chimenea con troncos épicos ardiendo indolentemente, en la planta baja, se había transformado en una tienda.  Para seguir, las multitudes que abarrotaban el comedor, de momento, y quizás por lo cercano en el tiempo de la inauguración, se convirtieron en muy pocos paisanos. También cambió el precio que de los 8 euros precrisis se habían transformado en 10 euros, de ahora, pero con café incluido.

 

el menu del dia del piza lo echábamos de menos

el menu del dia del piza lo echábamos de menos

Y la comida rotunda, abundante y calórica no ha cambiado, menos mal. Y es que la nueva gestora es la antigua cocinera y, claro, ese aspecto no tiene porque experimentar mutaciones. Y para muestra el menú que degustamos  y que nos sació. Yo pedí verdinas con marisco de primero. Sabrosas, delicadas, con caldo gordo (nos gusta que nos hagan el caldo gordo, you know) y con marisco en forma de gambita que impregnaban a la pequeña faba de sabor marinero, y con el perol en la mesa para repetir, repetir, repetir, etc. Mi bella y sagaz compañera pidió una ensalada de las huertas astures con tomate con sabor a tomate y abundante bonito, impecable.

 

verdinas con marisco delicado sabor amar, perdón a mar

erdinas con marisco delicado sabor amar, perdón a mar

De segundo teníamos en carta carrilleras, escalopes con patatas, callos. Y bonus, bola extra, la simpática camarera nos incluyó unas manos de cerdo en las opciones. Así que, tras breve parlamento, decidimos pedir callos y patitas, y mezclar los dos platos y compartir. Y así llegaron unos platos abundantes, gelatinosos y acompañados de las epopéyicas cantidades de patatas fritas con las que aquí te acostumbran a regalar el gusto (es mío).

 

manitas de Montoro al final vemos la luz del tunel

manitas de Montoro al final vemos la luz del tunel

Y por fin los postres, una espectacular tarta de queso casera, con cuya ración hubieran comido dos, como así fue. Así que nos fuimos, felices como perdices, y aprovechamos el post-jamada para hacer un paseo tranquilo con la clara luz del otoño por la zona del Museo Llacín, museo de gran mérito y del que nadie debiera de marcharse de la zona sin una visita, dicho queda. Osea.

 

Dicky del Hoyo

dicky del hoyo

Periodista, multitarea, en red desde bastante antes de Internet.  Le ha dado y le da  a todos los palos de la comunicación: cultura, política, nuevas tecnología, prensa, radio, televisión e Internet. Aunque es del mismo  centro de Bilbao es un poco Zelig por los afectos y se mimetiza perfectamente, allá por donde va, con el paisaje y el paisanaje.

Cree que a este mundo hemos venido para disfrutar y en eso se empeña, sólo o en compañía de otras. La comunicación gastronomica es sólo una excusa para pasarlo bien y dárselas de connosieur.

@zuloko en twitter

dicky@delhoyo.com

2 Comentarios

  1. Pero qué maravilla de platos! En Asturias no se come mal ni intentándolo. POr cierto, no había ninguna alternativa de pescado en el menú? simple curiosidad…

    • Querida Blacky. Supongo que por ser lunes el pescado briilaba por su ausencia, pero en zona ganadera lo suyo es comer carnaza. Así aciertas, siempre.viva los placeres de la carne!

Trackbacks/Pingbacks

  1. LLanes, diez restaurantes y diez experiencias imprescindibles en el Oriente de Asturias | Lo Que Coma Don Manuel - […] En Poo, la sidreria Xagarda, y desde allí nos podemos acercar a ver uno de los pueblos con más…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *