Arbidel (Ribadesella). Un restaurante asturiano con estrella

Feb 26, 14 Arbidel (Ribadesella). Un restaurante asturiano con estrella

NOSÍ (+46 rating, 10 votes)
Cargando… Si nuestra visita al Restaurante Arbidel de Ribadesella se pudiera resumir en un titular, parafraseando a Sir Winston, este diría “Nunca nadie nos dio tanto y tan bueno, con tal excepcional elaboración, y semejante buena disposición, y pagando tan poco”. #findelacita.

Comer en Arbidel es una experiencia redonda. Casi dan ganas de no hacer esta crónica para que el secreto siga siendo secreto, para que encontremos mesas y menús degustación tan perfectos como el que nos dejó con una sonrisa en la boca el pasado viernes. Con una relación entre la calidad y precio, de 30 euros per cápita, IVA incluido y bodega aparte, que debe hacer sonrojar a los que ofrecen lo mismo por mucho, o lo poco por lo mismo.

Éramos ya, desde hace año y medio, clientes de Arbidel pero todavía no habíamos probado su cocina. Nos llamaba la atención su localización coqueta, escondida, casi de postal romántica, y su terraza, que disponen cuando el tiempo astur lo permite. Allí hay tres mesas altas preparadas para que el cliente pasajero pueda tomar un vino, en copa, lo que se convierte en una experiencia de lo más agradable. Así lo hacíamos siempre que paseábamos por la bella Ribadesella.

Y teníamos pendiente visita, para comer. Así que, en un día espectacular de febrero, en una pausa entre temporal y borrasca, aprovechamos y reservamos. Ya lo habíamos intentado medio mes antes, pero entonces era sábado y tenían el restaurante totalmente ocupado. Supusimos que con nuevo menú, recién llegados de sus merecidas vacaciones y con la rutilante estrella Michelín recién conseguida, la expectación era alta. Y así fue.

Para nuestro primer contacto (y no dudamos que en el futuro habrá más) decidimos probar el nuevo menú que ha estrenado esta temporada. Fuimos correctamente acomodados en una mesa muy bien presentada en una esquina del comedor al que calculamos un aforo de unas 30 personas. Los clientes, que finalmente llenaron el local, eran, en su mayoría, parejas o familias. Gente discreta y dada al disfrute, en su mayoría forastera pero nacional.

El servicio fue atento y oportuno. Con una jefa de sala coordinando y dos camareros siempre dispuestos pero, nota importante, sin agobiar al comensal o hacerle sentir urgencias. Buena nota en ese aspecto que casi siempre falla por exceso o por defecto. No fue el caso.

Para acompañar el menú, maridarlo dicen los cursis, hubiéramos agradecido una recomendación del sumiller, pero elegimos (creo que bien) un verdejo en vista de que el menú estaría trufado con platos con pescado entre sus ingredientes. No fue un verdejo cualquiera, sino el que elabora la bodega Marqués del Riscal, un caldo de trago largo, con aromas en boca a hierba fresca.

Comenzó la comanda con dos pequeñas copas de chupito que contenían una ensalada líquida de máiz y guacamole, y también un tartar de salmón y algas. La ensalada era una crema etérea, casi nubosa, un aire en el paladar que se deshizo con gran pena por nuestra parte. Empezaba bien la historia. El tartar, suave, untuoso, prometedor de muchas cosas que luego vendrían.

Y llegaron otras dos copas de chupito. Nos aclaramos la boca con el vino y probamos la brandada de bacalao, toffe de tomate y almendras, y la crema de patata y coliflor con cúrcuma y un berberecho gordote, erótico.

Esos fueron los cuatro entrantes. Más redondos, en nuestra opinión los dos primeros que los dos segundos, pero sin desmerecer ninguno. Entre plato y plato nuestro camarero, solícito nos cambiaba el cubierto y preguntaba, de manera discreta, si la cosa nos gustaba. Mi bella acompañante tiene más cara de póker, pero yo soy un libro abierto y cuando disfruto se me nota, mucho, así que pocas palabras podían reforzar mi exuberante lenguaje no verbal (y mis rubicundos coloretes).

Y llegaron los platos principales. Las raciones de un tamaño medio, para no hartar ni empachar, pero más que suficientes para encontrar y degustar los matices. En primer lugar, uno de los que para mí fueron los platos más aplaudidos del menú: gazpacho de manzana verde, sardina marinada y pría. Lo llaman matices de la tierra y es una espuma que se sirve en dos partes, con el gazpacho derramado sobre el preparado. Cuando lo degustaba con cuidado, casi con veneración, pensaba en los más humildes componentes que, en las manos adecuadas, superan a caviares y mariscos y otros ingredientes que sólo viven glorias por su escasez y su precio (y, lo repito siempre, es de necios confundir calidad con precio). Así, la manzana verde con la espuma del queso Pría (uno de nuestros preferidos, y eso que resulta harto complicado elegir un queso favorito en este Oriente Astur que es la tierra de los mil quesos), y la sápida sardina, compusieron una bella sinfonía en nuestra boca.

gazpacho de manzana verde, sardina marinada y pría, foto by dicky

gazpacho de manzana verde, sardina marinada y pría, foto by dicky

Después llegó un tomate raf y cebolla roja en ensalada de anchoas ahumadas y varé. Inenarrable el sabor del tomate, el crujiente de la cebolla roja (#memoparamimismo: de este año no pasa que la plante en mi huerta) y la anchoa ahumada y fresca, rotunda y suave, un sí pero no, un es y si es, un amor a primer mordisco.

tomate raff y cebolla roja en ensalada de anchoas ahumadas y varé, foto by dicky

tomate raff y cebolla roja en ensalada de anchoas ahumadas y varé, foto by dicky

Cuando el pescado ya estaba instalado en nuestras pupilas, llegó el cus-cus trufado con huevo, setas y repollo. Mi compañera de fatigas dijo que, para ella, eso fue lo mejor de la comida, y ante semejante opinión uno calla. Yo que soy amigo de los huevos a baja temperatura, quizás le hubiera dado un menor tiempo de preparación, pero no se me escapa que la gente, así en general en nuestra tierra, suele ser bastante poco partidaria de los huevos mocosos. Es una pena, creo, porque así se captan mejor sus matices, pero nuestra cultura gastro poco tiene que ver con la anglosajona y sus escalfados.

cus-cus trufado con huevo, setas y repollo, foto by dicky

cus-cus trufado con huevo, setas y repollo, foto by dicky

Seguimos con el bacalao, jugo rustido de pulpo, verdinas y vegetales. Un plato notable con el bacalao con el punto que me gusta, casi japonés, lo que potencia su sabor y lo hace más sabroso, con el sabor del pulpo asomando y diciendo ¡hola! y con las verdinas (qué gran legumbre de la tierra, ya hemos hablado de ellas largo y tendido en esta WEG!) explotando gozosas en nuestra boca.

bacalao, jugo rustido de pulpo, verdinas y vegetales, foto by dicky

bacalao, jugo rustido de pulpo, verdinas y vegetales, foto by dicky

Cuando había reservado por la mañana hablé con el que luego supe que era el propio chef, Jaime Uz, y le expliqué mis problemas intolerantes con la carrillera. Algo de lo que también he hablado en esta weg. Y es que los platos principales finalizaban con la, omnipresente, carrillera, la carne de moda. Uz la presentaba tostada con puré de apionabo y remolacha en ensalada. El propio Jaime se prestó a buscar un sustituto y acabé, gracias a su amabilidad, con un plato que me satisfizo. Pleno al quince; y mi chica con su carrillera, tan contenta.

Los postres fueron dos. En primer lugar, un cremoso de plátano, piña confitada, cáscara de limón helada y manzana; y, finalmente, unas migas de chocolate, crema de calabaza y naranja y helado de yogur.

Con Jaime Uz al que deseamos todos los éxitos y mucha suerte, se la merece.

Con Jaime Uz al que deseamos todos los éxitos y mucha suerte, se la merece.

Acabamos la comida a una hora apropiada para el paseo. Saludamos a Jaime Uz y reconocimos nuestro error por no haber sido lo suficientemente sagaces de haber probado antes su cocina. Un error que trataremos de enmendar con los arroces que avanza en su carta y que ya estamos deseando probar. Muy pronto.

Restaurante Arbidel
Calle Oscura 1 Ribadesella – Asturias
Tel: 985 86 14 40 – 629 26 83 78

Inicio


E-mail: reservas@arbidel.com

dicky del hoyo 2014Dicky del Hoyo Periodista, multitarea, en red desde bastante antes de Internet. Le ha dado y le sigue dando a todos los palos del periodismo: cultura, política, nuevas tecnologías, prensa, radio, televisión e Internet. Trabaja para diversos Medios y también realiza labores de asesor para empresas y entidades. Aunque es del mismo centro de Bilbao es un poco Zelig por los afectos y se mimetiza perfectamente, allá por donde va, con el paisaje y el paisanaje. Cree que a este mundo hemos venido para disfrutar y en eso se empeña, sólo o en compañía. Estar en @lqcdm y la comunicación gastronómica es sólo una excusa para pasárselo bien y dárselas de connosieur.

@zuloko en twitter

dicky@delhoyo.com .

1 Comentario

  1. Pintaza. Esperamos poder vistalo en breve …

Trackbacks/Pingbacks

  1. 45 fotos de comida en Asturias que harán que no te quieras marchar del paraíso astur | Lo Que Coma Don Manuel - […] de manzana verde, #sardina marinada y #pría (matices de la tierrra) Arbidel #ribadesella #star […]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *