Gora Taberna (Vitoria-Gasteiz). Potencial expansivo

Del Gora Taberna hemos oído hablar muchas veces, por su programación de conciertos, pero lo hemos conocido en nuestras sucesivas visitas al Azkena Rock Festival, pues sus bafles escupen con naturalidad temas de Aerosmith, The Rolling Stones, The Clash… El ultimo día de agosto sonaba  jazz, pero la escenografía era idéntica:  su pancarta de “euskaraz bizi nahi dut”, su bandera arcoiris, carteles de maquetas y discos a la venta (Rockaina, Sumisión City Blues, Delitos Menores, Pintxatu…), pegatinas de cierto partido político y determinado sindicato afín, la caricatura de un abuelo en taparrabos, un suelo bien desgastado y pizarras que lo mismo ofrecen bocatas y hamburguesas que exhiben la aclaración “Ozzy Osbourne no es el hermano de Bertín”. Un decorado reducionista presidido por tonos verdes y amarillos. Entre la oferta del menú del día nos decantamos por empezar con cogollos con vinagreta de salmón y mostaza, que se presentaban con recortes de pimiento rojo y un pequeño espárrago sobre cada pieza. Una combinación cuyo leve picor efectivamente complementaba y mitigaba el amargor natural de la hortaliza. De segundo degustamos cuatro trocitos de solomillo de cerdo sobre sabrosísima y pelín especiada salsa de melocotón (ya sabemos que la fruta agiganta al cerdo en el paladar; probad a rebozar gajos de melocotón, o a freir unos de manzana como acompañamiento), otras tantas rodajitas de plátano deshidratado (ya sabemos que la fruta….) y un pimientito verde que, cómo no, también aportó lo suyo. El excelente sabor de boca que nos dejó el cochino no lo borró el “vasito tropical” que solicitamos de postre, una especie de mousse a base de maracuyá, hielo y otros elementos afrodisíacos que, oh, traicionaron su leyenda. La clientela del local es principalmente joven (veinteañera y treintañera), en buena parte euskaldún y/o rockera, pero lo cierto es que su comida tiene potencial expansivo, gustaría mucho más allá del estereotipo al que le aboca el atrezzo y la ambientación musical. En cocina se esfuerzan en cuidar la presentación y la elaboración de los platos, y aún recuerdo con agrado un más que correcto risotto y un...

leer más