Restaurante Tamaya (Bilbao). Asia insípida

Imagen del comedor del restaurante Tamaya tomada de eltenedor.es

Imagen del comedor del restaurante Tamaya tomada de eltenedor.es

No salimos dolidos del restaurante oriental Tamaya, próximo al museo mundial Guggenheim. Lo tomamos como una experiencia, pasamos el rato, nos trataron bien y no resultó caro, ya que consumimos un cupón de descuento de Colectivia que prometía una rebaja desde los 27 aurelios hasta los 13,5, con bebida incluida: Carlos una copa de tinto que le desaconsejé, pues no maridaría (luego me dio la razón); y yo una cerveza San Miguel de tercio que combinó de maravilla (luego pedí otra de abono, a 2,48, más propinilla que dejé). No obstante, fue una comida insípida fundamentada en el sushi, la supuesta especialidad nipona.

Rezaba la promoción: «Un restaurante con comedor espacioso con decoración moderna y amplios ventanales que dejan a la vista el museo Guggenheim». Vaya… con vistas si te pegas al cristal. Y esto añadía la promoción sobre un local con cañas de bambú: «Deliciosa comida asiática con especialidad en sashimis, maki y combinados de sushi. Dentro de su carta también podemos encontrar platos como pato Pekín, lubina al vapor con jengibre y solomillo con salsa teriyaki».´

Nuestra comida cursó cuesta abajo. Empezamos picando el aperitivo, una especie de cortezas finolis y blancas, y proseguimos con sendas ensaladas Tamaya, correctas en su sencillez, con lechuga y tiras de zanahoria, un poco de chaka y gambas congeladas, todo con un aliñe asaz avinagrado y de poso lechoso cuya fórmula secreta no nos desentrañó el camarero. Luego compartimos cuatro rollitos vietnamitas, ricos rebozados no aceitosos, curiosos y con una salsita inodora que le aportaba más matices. Estaban rellenos de carne picada suave (quizá de cerdo o mezclada) y Carlos recomendó: «Cómelo rápido que, si no, se queda gomoso». ¡Dicho y hecho!

Sushi y sashimi del Tamaya (colectivia.com)

Sushi y sashimi del Tamaya (colectivia.com)

Luego llegó la bandeja del sushi en sí. Miren que es fácil cocinar arroz que sepa algo con un poco de sal y un ajito, pero el grano del Tamaya no sabía a nada. Sólo aparecía la sapidez si añadías salsa de soja (buena, la marca que usa Carlos) y el par de aliños del plato: uno cítrico y la manida y demoníaca masa de salsa wasabi que esta vez Carlos no devoró de un bocado, como hizo en el Dando La Brasa getxotarra.

Compartimos todo esto: cuatro piezas sushi salmón (no sabía a nada el salmón… y el arroz no era para echar cohetes); seiz piezas shake maki (estaban algo mejor por el sabor del alga pero, como observó Carlos, le recordó más al campo que al mar); cuatro piezas california maki (quizá la cumbre del lote, pero la gamba no sabía a nada y el aguacate a menos; comparo esos makis con los del Sumo de la calle Ledesma y no hay color); cuatro piezas sashimi de salmón (tampoco sabía a nada, y estaba blando y soso; como sentenció Carlos; cualquier ahumado de piscifactoría tiene más empaque); y cuatro piezas sashimi de atún (una eme, ejem, una masita sosa y blandísima y absolutamente insípida). De postre, chupito de sake, que escondía cierto sabor a arroz pero parecía un orujo flojo y aguado. En fin, ya puedo decir que he bebido sake.

Salimos tan orientalizados que minutos después vimos la película barroca hindú ‘La vida de Pi’. Y le guardo tan poco rencor al Tamaya que estoy dispuesto a probar su económico menú del día eligiendo una carne con salsa exótica y una birra de tercio por 9.95 lereles de nada. Viva la globalización.

 (repetiría un menú diario económico por afán explorador Óscar Cubillo)

ver ubicación

Alameda de Mazarredo, 67; 48009 Bilbao (Bizkaia)

94 654 28 37

1 Comentario

  1. Pietras /

    Totalmente de acuerdo. Flojisimo para la ubicación que tiene. Y lo más chocante para un chino, una pareja de turistas se marcho porque no les atendieron en sábado, al mediodía y con el 15% del local. No creo que vuelva

Trackbacks/Pingbacks

  1. LQCDM: Restaurante Tamaya (Bilbao). Asia insípida « bilbaoenvivo - [...] Restaurante Tamaya (Bilbao). Asia insípida [...]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *