Casa Maragata 2 (Astorga). El cocido que se come al revés

El cocido maragato se come al revés, nos advirtieron  en cuanto nos pusimos a la mesa. ¿Al revés? Preguntamos. Nos imaginamos la difícil ingesta de cualquier tipo de comida situados en acrobática posición del pino-puente y advertimos al simpático camarero (indie) que el resto de los comensales  estaban exentos de la difícil condición que a nosotros se nos exigía. Y allí llego la exégesis de la cosa. El cocido maragato se come al revés, si. En orden diferente y contrario al que normalmente se come el cocido. Es decir el orden sopa-garbanzos-carnes se convierte en carnes-garbanzos-sopa. Esa es la gracia,  y la explicación del  porqué tiene mucho de leyenda, de franceses invasores sorprendidos en plena batalla y digestión, según nos cuentan, y obligados a elegir y, tras  el susto/muerte, decidirse por la chicha en lugar de las legumbres. Teníamos ganas, en definitiva de probar esta prueba de fuerza de la gastronomía de la maragatería leonesa y para ello paramos en Astorga, localidad famosa por sus mantecadas (que compramos) por su catedral  (que visitamos) por el Palacio Episcopal de Gaudí (cuyos jardines hollamos pero que la entrada al mismo,  cuyo precio nos pareció desproporcionado, no pagamos) y por el cocido que ingerimos y ahora lo relatamos. Llegamos a Astorga con la idea del cocido, en un día de agosto y solana y fiestas y, como solemos hacer, nos fiamos de las experiencias previas, como probablemente hacen los sabios lectores de este (magnífico) blog. Nos habían dicho que en Astorga  comer un mal cocido es pecado y, prácticamente imposible, pero que lo típico, tópico y (no me resisto a incluir esta palabra tan cubilla) sápido,  era ir al Casa Maragata. Allí fuimos y para nuestra decepción el coqueto local estaba hasta la bola. Pero la camarera nos dio una solución, podríamos ir al Casa Maragata 2, que cercano, ofrecía la misma comanda y la misma confianza. Nos dijo que, cuando llegáramos dijéramos a modo de contraseña “casa maragata 1” y dicho y hecho. Llegada, acomodados  entre...

leer más