Mystica Girls. ‘My dinner’

May 03, 13 Mystica Girls. ‘My dinner’

Publicado por en Momentos Musicales

(+5 rating, 1 votes)Cargando... Tenemos a la audiencia mosqueada. ¿Qué pasa, por qué ya nadie come en el momento musical de LQCDM? El niño de ‘Cena recalentada‘ no arrima la cuchara a la sopa…. The Presidents Of The United States Of America (PUSA) lo más que hacen es zurrarse con unos ninjas… Qué decir de la botella de Tío Pepe de Robyn Hitchcock… Warrant parecen más preocupados en lucir peinado… Y ni hablemos de la combinación de Dry Martini y sexo anal que proponía Nacho Vegas… La gente quiere dentelladas. Es un clamor. Y se las vamos a dar. Mystica Girls cantan en ‘My dinner’ que van a pegar fuego a tu cabeza y tu alma. Y que van a estrujar tu corazón y van a beber tu sangre como si fuera vino. Tinto. Por el dolor que causaste. Capullo (traducción libre). ¿Quién paga finalmente el pato? El actor que visita la cocina en el clip de esa canción incluida en ‘Metal rose’, minielepé de la all female metal band mexicana. Pobriño… (Cuchillo) [youtube=http://www.youtube.com/watch?v=WFeaZsAoT50] El autor: CUCHILLO Es el pequeño de los Cubillo Brothers. Nació en 1991, en el mismo Bilbao, es más de salado que de dulce y acostumbra a disociar, con lo cual cambia de apariencia física con frecuencia. Como Robert de Niro antes de rodar Toro Salvaje, pero a lo tonto, por la cara. Él es más de toro tataki. Aprendió pronto que Dow Jones no es un cantante, le incomoda la fama de criticón, pues siempre ha sentido simpatía por el débil, y una máxima guía su proceder: “más vale que zozobre, que no que zofarte…”. Católico practicante, que no celebrante, en su bautizo el párroco ofició vestido de Elvis, cantó himnos y salmos, y entonó el ‘Burning Love’. Vio la luz el día que se fotografió con Ferran Adrià y el de L’Hospitalet de Llobregat le puso una mano sobre el hombro al tiempo que decía: “Cuchillo, la gastronomía es el nuevo rock and roll”. Amén. Don...

leer más

Nacho Vegas. ‘Dry Martini, S.A.’

Llevamos ya unos cientos de entradas en esta humilde weg y, en el universo gastronómico, nadie se ha dignado a darnos un premio. Tendrá mucho que ver el hecho de que no presentamos candidatura a ninguno, no lo niego, pero a mí no me deja de dar rabia. ¿Es que los popes y gurús del tema no actúan de oficio? ¿No alcanzan las subvenciones para alimentar la independencia? (Sí, he releído la pregunta y subvención e independencia chirrían un tanto en la misma frase; retiro la cuestión) ¿No hay pan para tanto chorizo? Cuántas dudas, ¿eh?… El caso es que mi desencanto con el consejo de sabios gastrónomos es tal, que este viernes tan señalado he decidido preparar un Momento musical con el que, al menos, tengo confianza en que nos caiga la pedrea de la Sonrisa Vertical. Nacho Vegas puso toda la carne en el asador en el clip de ‘Dry Martini, S.A.’, una producción en blanco y negro en la que el guitarrista, cantante y compositor gijonés canta copa de cóctel en mano. El vídeo es un homenaje al combinado de ginebra y vermouth que James Bond solicitaba agitado, no removido (“shaken, not stirred”), y también al sexo. Y encuentra cabida aquí por la primera circunstancia. Aunque no hagamos ascos a la segunda. Ni a sus maridajes. Como esto se publica en horario de protección infantil, no haré énfasis en su contenido carnal. Me limitaré a señalar que ‘Dry Martini, S.A.’ es el primer corte de ‘El manifiesto desastre’, ese cuarto álbum en el que, puesto a desnudarse, el tímido cantautor asturiano optó por el striptease emocional y vivencial. Así, se rasgó memoria y alma para dejar a la vista recuerdos de infancia, cicatrices amorosas, gustos y reflexiones varias, y estampas narcóticas. Gesto dylaniano, rancheras crepusculares, desértica aridez y hasta guiños glam al Elvis que se contoneaba con ‘All shook up’, construyen la banda sonora de una notable radiografía existencial que aportó enjundia a su obra. Vegas, que se dio a conocer...

leer más