Restaurante Urizar (Vitoria). Huevos de dos yemas

La primera vez que comí en este restaurante me pareció que estaba bien. La segunda pensé que no estaba mal. Pero, si bien en la tercera la decepción no fue honda, la cuarta ocasión que empuñé sus cubiertos ya me convencí de que se pasan con el precio. Para lo que ofrecen. Deben pensar que sus huevos son todos de dos yemas, diría mi hermana, quien, para tranquilidad de la escena, no se decantó por la critica musical. Ni por la gastronómica.

El gancho del local es ofrecer tres platos y postre en el menú diario. Un planteamiento atractivo en el que toca escoger entre tres entrantes, dos pescados y dos carnes. Todo un detalle, salirse de la norma. El comedor, acogedor y nada bullicioso, también juega a su favor, y guardamos grato recuerdo de una ensalada de pato con vinagreta de frambuesa y de un terso solomillo con reducción de pacharán, por ejemplo.

En cambio, el servicio es lento (poco personal para tanta mesa), últimamente se quedan fácilmente sin las recetas que anuncian (aunque ofrecen alternativas) y las raciones, aunque bien presentadas, son cortas. Además, el pescado no es su fuerte; nos han servido sepia tiesa y, el colmo, media cabeza de dorada de piscina (clásico saldo de hipermercado) a la plancha, con dos centímetros cuadrados de chicha. Pedazo cogote, oiga. Total que, se pongan como se pongan, y por mucho que decoren y requetepinten los platos, pasada la novedad de la primera visita, nada justifica que te cobren 21 euros (24 con crianza) por cabeza.

(comentado por Igor)

Ver ubicación

Gabriel Aresti, 7; Vitoria

945 191 190‎

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.