Cervecería World Music (Vitoria). Un menú prescindible

Andaba por la zona de Fueros – El Corte Inglés, y buscaba mesa y mantel. Un sencillo menú del día. Después de andar más de 10 minutos bajo el sol y ver únicamente ‘menús’ compuestos por tres pinchos y bebida, y franquicias de bocadillos, he ido a parar, exhausto y hambriento, a la Cervecería World Music. Cerca del Teatro Principal. Sus paredes están decoradas con instrumentos propios de bandas dixie, figuras de Elvis, una camisa ‘de’ Willy DeVille, un disco de ‘oro’ de Marilyn Monroe e imágenes de jazzmen, pero el programador de la música no se debe haber enterado, porque han amenizado la velada grabaciones de Melendi, Amarl, Huecco…

En fin, el caso es que iba a comer. Desde que disocio y puedo presumir de vientre plano, tengo las ensaladas como un recurso muy socorrido. Por eso he desechado macarrones, guisantes con jamón y arroz a la cubana, y me he decantado por la ensalada mixta. ¿De qué se compone una ensalada mixta en World Music? La parte menos noble de la lechuga, la más pálida y rígida, pegada al troncho, cortada a machetazos;  un trozo grueso, pero un solo trozo, de tomate; palitos de remolacha; medio huevo cocido; un espárrago; cuatro aceitunas sin hueso. Todo dispuesto en el plato, seco, sin apenas aliño. Como me gustan los retos, no he pedido más aceite.

De segundo plato he dudado entre el bistec y el churrasco. No sé por qué lo he hecho, pero he pedido lo segundo. No le pillo el punto al churrasco. El caso es que me han servido dos trozos delgados, bien provistos de grasa, acompañados de un puñadito de patatas de apariencia aceitosa. No las he probado, pues no disocian. Y el servicio digamos que es perezoso. Te sientes un náufrago en su desierto comedor (la gente ha preferido comer en la calle, a 30º).

El postre consistía en cuajada, flan,  melón o mousse de limón. He pedido cuajada, pero la camarera ha vuelto, esta vez rápidamente, para hacerme saber “dicen que no hay”. He cambidao a mousse y ha resultado ser lo mejor, pese a su apariencia de cuenco de mayonesa. Cremosa y con el sabor justo, nada invasivo, aunque hubiera estado mejor un pelín más fría.

¿Conclusión? Se me ocurren muchos sitios mejores, a precio similar (en este caso son 10 euros), a sólo cinco minutos a pie: El 7 en Cuchillería, Gora Taberna en el Cantón de San Francisco Javier…

(así disocia Cuchillo)

ver ubicación

San Prudencio, 26; Vitoria-Gasteiz (Álava)

945 130 661

Deja un comentario