El Txoko de La Mary (Bilbao). El hermano de La Mary y primo del Miu en el Casco Viejo de Bilbao

Dic 17, 12 El Txoko de La Mary (Bilbao). El hermano de La Mary y primo del Miu en el Casco Viejo de Bilbao

Ir a comer al Casco Viejo de Bilbao y acabar en el Txoko de La Mary es como ir a comer una pizza en Roma y hacerlo en Pizza Hut. Ambas son buenas opciones,  pero los amantes de lo auténticamente local jamás lo harían.

Dicho esto,  añadiremos que el Txoko de La Mary, sito en la muy casta y botxera calle de Bidebarrieta, es un lugar aseado, bien decorado, bien atendido y en el que por un precio más que correcto se come  bien.

En cuanto a la decoración los responsables del Txoko de la Mary, que son, en última instancia,  los mismos que los de La Mary y del Miu, han hecho un buen trabajo. Se han mimetizado en el ambiente sietecallero, con azulejos hidráulicos en el suelo, maderas, mesas convenientemente distanciadas (algo que echamos de menos en la Mary) y con un primer piso amplio con vistas a las cocinas y un segundo piso de lo más coqueto y que tiene luz natural. Todo ello aderezado de un ambiente bohemian chic, con sus correspondientes librerías repletas de libros viejunos.

Decoración, El Txoko de La Mary

Decoración, El Txoko de La Mary

Los camareros y camareras son cálidos en el trato, muy profesionales y tratan de orientarte en la carta. Gente joven y con ganas de agradar y que lo consiguen.

Y en la comida encontramos altos y bajos. De entrante pedimos unas croquetillas de chipirones (4,95 euros) que no pasaron del calificativo de correctas. Y es que, a cien metros, está el mítico  Antonio el de Txiriboga, y sus “cocretaaas” y eso es como comparar a Messi con Cristiano Ronaldo.

Los segundos platos fueron una hamburguesa  (7,65 euros) que comió Zuloko y que le gustó, mucho. La carne excelente, el pan de pan, y un enorme pedazo de rulo de cabra que hacía que la mezcla fuera óptima. Pensé que, si algún día ando sin tiempo por el casco Viejo,  merecerá la pena entrar sólo por la hamburguesa y hacer un fast food en un sitio cool.

De los otros dos segundos ninguno brilló a gran altura. Los pimientos con verduras y gambas (8,95 euros) se dejaban comer porque estaban muertos pero tampoco es que fueran para tirar cohetes. Y la merluza marinera (9,95 euros) que, para mi desgracia, se pidió mi señora madre, ejem, floja tirando a incomible. Los señores del Txoko de la Mary son muy afortunados de que mi madre no ejerza de bloguera gastronómica ya que no conocen lo que es su acerada crítica. Para empezar afeó el que de los dos mejillones que acompañaban al pescado ninguno estuviera abierto: “si no se han abierto, señal de que están malos y, ponerlos malos,  ya les vale” dijo ella. La textura de la merluza que nos hizo probar era correosa, señal de excesivo tiempo de fuego o de descuido en los tiempos de presentación del plato. Y en  la salsa marinera, mi progenitora, una vez más,  les dio lo suyo: “es de sobre, y está quemada y desligada”. Es lo que tienen las señoras de 84 que cocinan como Arzak, que luego las  invitan y todo les parece poco.

Merluza "marinera"

Merluza “marinera”

Pedimos dos postres, brownie con helado de vainilla y copa de tiramisú y pensamos que nos los hubiéramos podido evitar. Una vez más la sensación fue, no están  malos pero tampoco satisfacen.

Y al salir, vimos un poco más adelante lugares míticos de comida como el Rotterdam (que se merece una crítica en este blog, o el Rio Oja, ya mencionado) y pensamos este nuevo lugar tendrá su público (turistas despistados, locales en búsqueda de nuevas experiencias o de precios económicos) pero que  para qué conformarse con el sucedáneo cuando tienes decenas de originales a sólo dos pasos.

No se entusiasmaron ni Zuloko ni su compañía

 

El Txoko de La Mary

C/ Bidebarrieta 14, Bajos

T 944 794 298

7 Comentarios

  1. Maria Lopez /

    no me explico como han podedo conseguir una licencia de restaurante en El Casco.
    No será que la comida viene de catering ?
    Donde está la cocina ?

    • Amiga María, la cocina al fondo, tras una amplia cristalera, allá se afanan en preparar comidas, sin prisa pero sin pausa.

  2. Fran /

    Estuve el pasado sabado en el local con unos amigos. A la hora de pedir bebidas junto al vino y cervezas pedimos una jarra de agua y se negaron a darnosla.
    Detalles como este le amargan la cena a uno.
    Si vuelvo sera para pedir la hoja de reclamaciones, tal vez asi se dignen a darnos el agua. Y sino llamadita a la policia municipal…

  3. Cuchillo, mi pregunta habitual. Hablas de primer piso y de segundo, te fijaste si habia medio accesible para llegar a ellos?? Ya sabes que los que vamos sobre ruedas no podemos ser muy exigentes a la hora de paladear y nos tenemos que conformar con estos sucedaneos que suelen estar bien habilitados para nuestras necesidades. Gracias por tus post que me alegran cada mañana.

    • Querida Anabel

      Es terriblemente pertinente la pregunta que nos haces. Como comentarista me siento terriblemente incómodo al constatar que no recuerdo si hay acceso a esa segunda planta de la que hablaba. En la primera no hay barreras arquitectónicas salvo en lugares puntuales como en el que nos colocaron. Me aplico el firme propósito de, a partir de ahora, fijarme en los niveles de accesibilidad de los lugares que comente y poner una puntuación en ese sentido. Un abrazo

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *