Bienvenidos a bar Garbola (Donostia)

Jun 12, 13 Bienvenidos a bar Garbola (Donostia)

NOSÍ (+10 rating, 2 votes)
Cargando…

Los cócteles y combinados del Garbola (foto: Cuchillo)

Los cócteles y combinados del Garbola (foto: Cuchillo)

Conozco el bar Garbola a raíz de su aparición destacada en la ‘Antiguía de San Sebastián‘ publicada por Gontzal Largo en traveler.es. En ella se describe, y alaba, el local de Gros de este modo: “Lo mínimo que hay que exigirle a una cocktelería es que el barman tenga bigote. Y chaleco brillante. En el Garbola (Paseo de Colón, 11) se cumplen ambos requisitos y algunos más de corte excéntrico, como servir algunos de los pintxos más bizarros de las vascongadas (de tiburón, de canguro…) o forrar el escaparate con todos los recortes que la prensa ha dedicado en los últimos años a este templito de la gastrococktelería naïf. Además, se bebe bien, a precios razonables (razonables para la media donostiarra) y se está de un agustico casi cirrótico. Es tontería recomendar nada porque Gregorio (Goio, cuando lleves tres copas o más) es como un médico que receta en función de lo que ve y le apetece. Lleva tras una barra casi tanto tiempo como el mar frente a San Sebastián”.

Jeremy, el ron de Ron.

Jeremy, el ron de Ron.

Nuestros contactos en Donostia señalan su decoración demodé, pero también su aspecto cuidado y limpio; que tiene su clientela fiel, ya entradita en años; y que alguna vez se ha visto en su interior a Loquillo. Y en 11870.com he leído que “el camarero es como Ron Jeremy“, lo cual no es precisamente un destilado… O, mejor, sí lo es… Pero, en fin, para el caso que nos ocupa, como si lo seriese (sic)… El hecho es que, aunque no traspasé su umbral, al pasar junto a él no pude resistir la tentación de fotografiar el ramillete de cócteles y combinados colocados a la entrada, sobre una mesa alta, a modo de reclamo y bienvenida. Algo kitsch, efectivamente.

(seguro que le gusta el pintxo de tiburón a Igor Cubillo)

* Lo Que Coma Don Manuel destaca en la sección Bienvenidos aquellos ornatos, muñecos, carteles, dibujos y otras decoraciones singulares que, con cierta gracia, nos dan la bienvenida a restaurantes, bares, bistrós, tabernas, chigres, sidrerías, tascas y demás locales hosteleros que tanto nos gusta visitar *

Un día cualquiera, frente al bar Garbola (foto: Cuchillo)

Un día cualquiera, frente al bar Garbola (foto: Cuchillo)


Perfil Igor CubilloIGOR CUBILLO

Periodista especializado en música, ocio y cultura. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). En el medio de la vía, en el medio de la vida, si hay suerte, tal vez. Ha pasado la mayor parte de su existencia en el suroeste de Londres, donde hace más de 20 años empezó a teclear, en una Olivetti Studio 54 azul, artículos para Harlem R&R ‘Zine, Ruta 66, El País, Bilbao Eskultural, Ritmo & Blues, Getxo A Mano (GEYC), Efe Eme, Den Dena Magazine, Kmon, euskadinet y alguna otra trinchera. Prefiere los caracoles a las ostras. Qué tío. Anda que… Ah, tiene perfil en Facebook y en Twitter (@igorcubillo), ahora le ha dado por hacer #FollowBack, pero no #FF. Se le resisten ciertas palabras y acciones con efe. Él sabrá por qué…

3 Comentarios

  1. Garbeostiadopues /

    Hola.

    El otro día caminaba por Gros cuando me llamó la atención una mesa afuera de un bar (Garbola, Gros) llena de cocktails, con etiquetas con sus nombres. Me fijé y parecían ser reales. Luego ví al lado, en el escaparate, recortes de periódicos hablando bien del local y sus pintxos. También había una lista de pintxos, (aunque sin precios). Así que entré. Dentro tampoco ví el precio de los pintxos, por lo que pregunté al barman. Me lo dijo, siendo más caros de lo habitual (posiblemente por ser de tiburón, etc.). Pregunté el precio del pintxo de tortilla y me dijo que eran 3 euros. Me pareció caro y repetí el precio con extrañeza. Luego empecé a preguntar por la preparación de los cocktails de fuera pero el barman me cortó enseguida diciendo su precio: 9 euros. Termińe mi consulta (si se preparan cada día) y el camarero me dijo que depende y, cortante, que si tenía alguna pregunta más. Le dije que no, que no le quería molestar más y me fui diciendo que la fachada es muy bonita pero el interior no tanto. Al salir me pareció oirle quejarse.

    En resumen:
    1) No se pone el precio de los productos, como obliga la ley y es deseable para evitar problemas en las compraventas entre hosteleros y clientes.
    2) Debido a ello hay que preguntar.
    3) Por falta de paciencia, tener mal día, etc. se responde poco y mal.
    4) El cliente mal atendido se va.
    5) El hostelero se cabrea.
    ¿n?) ¿Se repite el ciclo? ¿Círculo vicioso?
    A) El escaparate es publicidad engañosa. Muestra un mundo idílico cuando dentro, pese a tratarse de un local vistoso y estar el barman vestido como un crupier, se reparten “hostias”: otro ejemplo más de la hostielería donostiarra, a evitar o, mejor aún, corregir. Ojalá sea posible.
    Moraleja) Si por Gros te das un garbeo ojo con el Garboleo.

    • Igor Cubillo /

      Una vez entré en Garbola. El trato rayó en la dejadez, la barra no me resultó atractiva, la música era execrable y el precio me pareció desproporcionado. No he vuelto.
      Supongo que sólo traspasaré nuevamente su umbral si me convoca allí Loquillo. O el mismísimo Ron Jeremy.
      Por otra parte, el daño que están haciendo los hostieleros a la capital guipuzcoana, da para varios tratados.
      Gracias por su comentario, por compartir con nosotros sus impresiones.
      Un saludo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *