Sancta Sanctorum (Dénia). Un pequeño chasco

Jul 04, 13 Sancta Sanctorum (Dénia). Un pequeño chasco

NOSÍ (+20 rating, 4 votes)
Cargando…

Huevos rotos, sin romper, de Sancta Sanctorum (foto: Cuchillo)

Huevos rotos, sin romper, de Sancta Sanctorum (foto: Cuchillo)

Hace unas semanas acudí a Dénia en misión secreta, con el objetivo de deshacer un entuerto y sólo un papel en el bolsillo, dispuesto a dejarme guiar por las instrucciones de la amable Ángela. Mi fuente dianense llenó nada menos que dos caras con sus recomendaciones y sólo me defraudó Sancta Sanctorum, un local de tapas con aspecto de restorán sofisticado, aseado y casi diría que moderno. Pena que, pese a su apariencia, no comiéramos bien, que es de lo que se trata.

Empezaré entonando un mea culpa, entre muchas comillas. Porque, sí, reconozco que erré en mi elección; sólo a mí se me ocurre pedir en Alicante pimientos de Padrón, vino riojano, queso manchego… No obstante, y de ahí las comillas, si figuran en la carta deberían dar la talla; la elección fue inapropiada, pero la deslocalización del producto no excusa su escasa calidad, ni su deficiente preparación.

Vino y patatas (foto: Cuchillo)

Vino y patatas (foto: Cuchillo)

En su día, la camarera de un buen restaurante ubicado en la almendra medieval de Vitoria-Gasteiz me desaconsejó el vino Izadi, caldo de moda muy socorrido en bodas y regalos de empresa, al tiempo que lo tildada de “vino para mujeres” (!!). Esta vez, recién aterrizado en la Marina Alta, no le hice caso, me puse la venda en los ojos, pasé por alto todas las propuestas locales y pedí una botella del crianza de Bodegas Izadi (13 euros). Aún me arrepiento. Pero más lamento haber empezado la cena con “pimientos de Padrón” (3,50). Se sirvieron 13, costó terminarlos de tan vulgares que eran y, por otra parte, pese a estar en temporada, no pondría la mano en el fuego porque fueran del mismo Padrón. Permítanme la suspicacia.

Al hacer la comanda la casa nos invitó a unas pocas patatas chips que también nos defraudaron (y mira que es complicado) y el pan que nos procuraron (0,50, cada servicio) parecía tostado con algo de mantequilla, un añadido innecesario cuando se trataba de acompañar platos salados. ¿La coca de foie mediana, con su cebolla? Sin llegar a la exageración, demasiado grasienta.

Cerdo, queso y más patatas (foto: Cuchillo)

Cerdo, queso, cebolla y más patatas (foto: Cuchillo)

Mi acompañante tenía puestas muchas esperanzas en los huevos rotos (8,50), pero éstos no brillaron en absoluto; en contra de la tendencia actual, mucho más comedida en el manejo del cloruro sódico, el combinado de huevos, jamón y patatas se sirvió algo salado, sin romper, y supuso un canto a la monotonía en toda regla.

Mi as en la manga eran unos medallones de cerdo con queso Cammenbert (6), sobre más patata y aros de cebolla. De las tres piezas de carne, dos estaban demasiado hechas, sólo una podía presumir de (muy) buen punto, las patatas esta vez estaban sosas (vaya, no acertamos) y todo el conjunto echaba en falta el realce que aporta a estas preparaciones el punto dulce y/o ácido de ciertas frutas.

Diré que el queso curado de oveja (4,50) no estaba mal, pero a estas alturas nada (ni siquiera medio litro de agua a 1,90 euros) compensaba el chasco vivido en este local abierto en verano de 2010, por la gente de La Cuina, con intención de servir “tapas que no se perdería ni Dios”.

(hace tiempo que no comía tantas patatas tan desatinadas, Cuchillo)

ver ubicación

Sandunga, 56; 03700 Dénia (Alicante)

96 643 22 24

Alternativas

– En la misma calle Sandunga tiene mucha fama el pescado del Aitana, un bar regentado por unos guipuzcoanos que cuidan el género y siempre tienen a tope su pequeña barra.

– Las mejores tapas de la ciudad, por su creatividad, su RCP y cualquier otro baremo que se les ocurra, se sirven en El Baret de Miquel Ruiz. De ahí sus llenos diarios, claro.

escanear0002 (2)El autor: CUCHILLO

Es el pequeño de los Cubillo Brothers. Nació en 1991, en el mismo Bilbao, es más de salado que de dulce y acostumbra a disociar, con lo cual cambia de apariencia física con frecuencia. Como Robert de Niro antes de rodar Toro Salvaje, pero a lo tonto, por la cara. Él es más de toro tataki. Aprendió pronto que Dow Jones no es un cantante, le incomoda la fama de criticón, pues siempre ha sentido simpatía por el débil, y una máxima guía su proceder: “más vale que zozobre, que no que zofarte…”. Católico practicante, que no celebrante, en su bautizo el párroco ofició vestido de Elvis, cantó himnos y salmos, y entonó el ‘Burning Love’.  Vio la luz el día que se fotografió con Ferran Adrià y el de L’Hospitalet de Llobregat le puso una mano sobre el hombro al tiempo que decía: “Cuchillo, la gastronomía es el nuevo rock and roll”. Amén.

1 Comentario

  1. Sorprendida de la opinión del autor. Vivo en Denia, soy de Sevilla (entrenada en bares de tapas) y a mi es uno de los restaurantes que más me gusta. Pescado fresco y riquísimo, patatas fritas caseras increíbles, amabilidad y limpieza a rebosar, buen gusto en la decoración… Que aunque eso último sea algo secundario, lo que no entra por el ojo no entra por la boca… Recomiendo repetir y probar el rape a la plancha, de aperitivo unos mejillones, dejarse aconsejar con el vino blanco y seguro que se repite. Además, calidad/ precio de los mejores, hay que reconocer que Denia es una ciudad muy cara.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *