Casa Comerciante (Vilamor). Un contundente y sabroso canto a la sencillez

Ago 19, 13 Casa Comerciante (Vilamor). Un contundente y sabroso canto a la sencillez

NOSÍ (+77 rating, 16 votes)
Cargando…

Embutidos, en Casa Comerciante (foto: Cuchillo)

Embutidos, en Casa Comerciante (foto: Cuchillo)

La nouvelle cuisine fue un paso impresionante para el universo culinario, una (r)evolución necesaria y agradecida que removió sus cimientos y sentó las bases de su evolución actual. No obstante, la perversa asunción y malinterpretación de sus líneas maestras, muchas veces desde el desconocimiento, el snobismo o el mero interés económico, llega a ser un insulto al comensal. No todo se reduce a miniaturizar preparaciones, como hacen algunos. Ni pintar el plato del menú del día con pinceladas de vinagre de Módena te convierte en un gran chef. Por eso me encanta dar con lugares como Casa Comerciante, que rezuman campechanía, austeridad, autenticidad. Uno, cuando va a la Galicia interior (pero interior interior), no espera encontrar un McDonald’s detrás de ese bosque de carballos. Ni locales de diseño. Ni esferificaciones. Lo realmente reconfortante es dar con un lugar como Casa Comerciante, un comedor de pueblo (sin ningún matiz despectivo) donde uno espera encontrarse con cazadores y lugareños, donde se guisa como en los viejos tiempos, y aquellos productos que es natural encontrar en pleno monte.

Huevos, chorizo y patatas (foto: Cuchillo)

Huevos, chorizo y patatas (foto: Cuchillo)

Nosotros llegamos una noche, ya cerrada, y nos costó un poco dar con el comedor. Subimos hasta la segunda planta y volvimos a bajar a la primera. Abrimos dos o tres puertas y dimos, por fin, con el refectorio, donde dos grupos numerosos ya daban cuenta de la cena. En nuestra mesa esperaban buen pan, platos y grandes bandejas de inoxidable con entrantes fijos. Y consistentes. A saber: empanada de grelos, chorizo y panceta; ensalada de tomate, lechuga y cebolleta, bien alegre por acción del vinagre; y más bandejas con chorizo, salchichón y jamón. Un canto a la sencillez. Dimos cuenta de ello con agua y varias cervezas (Estrella Galicia y Mahou), que llevaban a la mesa en latas que uno mismo abría.

Cachucha (f: Cuchillo)

Cachucha (f: Cuchillo)

La oscuridad envolvía la noche, el frescor nocturno achuchaba, la lluvia no cesaba… y todo ello hacía más atractivo el listado de platos principales. Había para escoger ternera guisada, estupendo pollo (de verdad) guisado, cachucha (cabeza de cerdo), huevos fritos con sus puntillas, chorizo y montañas de patatas caseras. Todo bien bueno.

Sorprendentemente, entre los postres figuraban cosas tan ricas como el flan de queso y otras como bizcocho de manzana, para vergüenza y escarnio de quienes limitan su oferta a repostería industrial. Lo gozamos, pese a estar hinchados tras comer chuletones de órdago, pocas horas antes, a orillas del Sil.

Resumiento, y para qué se entienda: Casa Comerciante es un lugar auténtico, extremadamente sencillo, alejado de todo lujo e ínfula, donde el objetivo es comer. Y comer bien. Llenar la panza con carnes y viandas del lugar. Nada light. Recetario tradicional, contundente y sabroso. Sin bobadas. Y a precio de los de antes. Nosotros, seis adultos y cuatro niños, pagamos 84 euros en total, a razón de 10 euros los primeros y 6 los rapaces. De no creer.

(tiene grandísimos amigos en Galicia, Igor Cubillo)

ver ubicación

27325 Vilamor – Folgoso do Courel (Lugo)
98 215 56 18

Perfil Igor CubilloIGOR CUBILLO

Periodista especializado en música, ocio y cultura. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). En el medio de la vía, en el medio de la vida, si hay suerte, tal vez. Ha pasado la mayor parte de su existencia en el suroeste de Londres, donde hace más de 20 años empezó a teclear, en una Olivetti Studio 54 azul, artículos para Harlem R&R ‘Zine, Ruta 66, El País, Bilbao Eskultural, Ritmo & Blues, Getxo A Mano (GEYC), Efe Eme, Den Dena Magazine, Kmon, euskadinet y alguna otra trinchera. Prefiere los caracoles a las ostras. Qué tío. Anda que…

Ah, tiene perfil en Facebook y en Twitter (@igorcubillo), pero no hace #FollowBack ni #FF. Se le resisten ciertas palabras y acciones con efe. Él sabrá por qué…

2 Comentarios

  1. Violeta /

    Salvo que la empanada es de acelgas y no de grelos, todo es tal cual lo describes. Gracias por tu articulo. Llegué a él buscando en la web reseñas e información acerca de las casas del Comerciante en Vilamor. Compartí con esa familia entre otras, los mejores veranos de mi adolescencia y estos días lloramos el fallecimiento de Dosinda, la auténtica artífice de toda la maravilla culinaria que describes. Un saludo.

    • Igor Cubillo /

      Hola, Violeta.
      Una enorme lástima lo que apuntas de Dosinda. D.E.P. Muchas gracias también por tu precisión y, por supuesto, por tu agradecimiento.
      Un saludo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *