El Microscopi 2013. El vino que quiere curar

Nov 27, 14 El Microscopi 2013. El vino que quiere curar

NOSÍ (+15 rating, 3 votes)
Cargando…

Mira que tenía que estar malo el primer vino, fruto de un descuido en plena Edad de Piedra, y aún así se bebió todo. No quedó ni gota (¡hip!). El txakoli de mi tío, como el de la mayoría de los baserritarras, era más agrio que ácido, o al revés, y lo bebíamos más por contentarle que por goce. Con gaseosa, claro. Para claro, el claro con gas que trasegaba por hectolitros mi cuadrilla, en los kinitos. Entraba fácil, el condenao, achispaba y terminábamos cantando Tequila, esa de voy en un barco y todo se mueve. No han faltado venenos manifiestos servidos, incluso en refectorios de postín, por ahorrarse un euro (el hostelero) en el caldo. O sea, que vamos sobrados de vino malo y no tenemos excusa para pasar por alto El Microscopi 2013; porque seguramente esté bien bueno, en absoluto malo (no se malinterprete la introducción), y porque su creación y comercialización obedecen a un fin benéfico. Así es, sus beneficios irán destinados, al 100%, a la adquisición de un microscopio para el Instituto Oncológico del Hospital Universitario Vall d’Hebrón de Barcelona.

La idea la tuvo Irene Alemany, enóloga y propietaria de bodegas Sot Lefriec, quien recientemente superó un cáncer de mama y pensó de qué modo podía agradecérselo al equipo médico que la atendió. Podía haberle regalado un jamón e irse a casa tan contenta, tras comer un par de lonchitas, pero detectó una necesidad en el Instituto (el referido microscopio), se lió la manta a la cabeza y decidió hacer este caldo nacido para curar, como señalan sus impulsores. Para impulsar el avance en la investigación y tratamiento de la enfermedad.

Voilà. Han pasado los meses y El Microscopi 2013 ya está a disposición de quien quiera adquirirlo. Por darse el gusto y por colaborar con la causa. El resultado es un tinto de terroir, procedente de viticultura sostenible, elaborado con las variedades merlot, carinyena y cabernet sauvignon. ¿Su PVP? Alrededor de 8 euros. Y es que ser solidario no consiste en dar si te sobra, sino en compartir lo que tienes.

Alemany estudió Enología y Viticultura en Borgoña, donde trabajó durante 5 años antes de trasladarse y continuar su labor en Sonoma County, California. A la vuelta se estableció en Penedès y desde 1999 ha elaborado allí, junto a su marido, el bioquímico y enólogo Laurent Corrio, vinos como Sot Lefriec, Pas Curtei, Principia Mathematica, Cargol Treu Vi, Núvols y Despullat. Éste es su aval.

(Igor Cubillo)

Colaboración desinteresada

Irene Alemany ha afrontado la creación de El Microscopi 2013 con la colaboración desinteresada de Monvínic, Vila Viniteca, la ilustradora Antònia Bonell, el estudio de diseño Pagà Disseny, los doctores Isidre Boguñá, Javier Cortés, Dalila Duarte, José Luis Lirio, Isabel Ruiz, José Pérez, Lluïsa Santacana y la agencia de comunicación Mahala / Wine &. Conste en acta.

El Microscopi 2013

IGOR CUBILLO

Periodista especializado en música, ocio y cultura. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). En el medio de la vía, en el medio de la vida, si hay suerte, tal vez. Ha pasado la mayor parte de su existencia en el suroeste de Londres, donde hace más de 20 años empezó a teclear, en una Olivetti Studio 54 azul, artículos para Harlem R&R ‘Zine, Ruta 66, El País, Bilbao Eskultural, Ritmo & Blues, Getxo A Mano (GEYC), Efe Eme, Den Dena Magazine, Kmon, euskadinet y alguna otra trinchera. Prefiere los caracoles a las ostras. Qué tío. Anda que…

Ah, tiene perfil en Facebook y en Twitter (@igorcubillo), pero no hace #FollowBack ni #FF. Se le resisten ciertas palabras y acciones con efe. Él sabrá por qué…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *