Preguntas sin aliñar: JULIA DE CASTRO (De la Puríssima)

Ene 31, 17 Preguntas sin aliñar: JULIA DE CASTRO (De la Puríssima)

El cuplé se contempla hoy como un entretenimiento lejano, no en vano vivió su esplendor a finales del S.XIX y comienzos del S.XX. A la mayoría le suena el término, pero pocos conocen el verdadero sustrato y alcance de un estilo que la RAE ventila con una definición tan aséptica como eufemística: “Canción corta y ligera, que se canta en teatros y otros locales de espectáculo”. Ligera, deja caer…  El llamado género ínfimo fue la pornografía de la época; lo cantaban exclusivamente mujeres y su público era masculino; no importaba tanto la capacidad vocal de la cupletista como su picardía en la interpretación; y tuvo éxito por tratar temas tabú para la época y por la fogosidad con que llegaban los maridos, de vuelta, a sus casas. En el fondo, “la única finalidad del cuplé era que los hombres se masturbaran”, resumió ante Risto Mejide la actriz y cantante Julia de Castro (Ávila, 1984). Sabe de qué habla, pues ella presta voz y cuerpo a De la Puríssima, dúo que bien entrado el S.XXI revive el ardor de esa caldera y lo exprime a fondo en una propuesta que incorpora elementos del jazz y del cabaret.

‘Virgen’ es el irónico y equívoco título del estreno discográfico de ese proyecto musical compartido con Miguel Rodrigáñez, un álbum poblado de promiscuidad, bisexualidad, felaciones, hombres infieles, orgasmos con amor (“ese rumor”), chaperos con estilo a la hora de agarrar el trasero, señoritos andaluces y hasta rockeros. Es un trabajo iluminado por las experiencias con amantes, un volcán de cuplé sicalíptico cuya puesta en escena permite a nuestra protagonista flirtear con el público, insinuarse y llegar a mostrarse abiertamente.

Julia de Castro actriz

Antes de descollar como cupletista, Julia ha tomado parte en cortometrajes como ‘Run a way’ (dirigido por Diego Postigo) y largos como ‘El complejo de dinero’ (Juan Rodrigáñez). Con Bimba Bosé compartió escenario y protagonismo en ‘Antipasti’, un espectáculo que mezclaba cocina, música italiana, sexo y seducción. El Teatro Municipal Francisco Rabal, en Pinto (11 de febrero); el Auditorio de Alcobendas (4 de mayo) y el Teatro de la Zarzuela, en Madrid (9 de mayo), acogerán las próximas actuaciones de De la Puríssima.

Julia de Castro y Miguel Rodrigáñez, De la Puríssima (foto: SiempreMela)

Julia de Castro y Miguel Rodrigáñez, De la Puríssima (foto: SiempreMela)

“ME GUSTARÍA QUE NOS CONOCIERAN MÁS POR NUESTRO CINE, NUESTRA LITERATURA, NUESTRA PINTURA, NUESTRA MÚSICA, QUE POR NUESTRA COCINA”

¿Quién cocina en tu casa?

El hombre del que estoy enamorada. Yo, a veces, hago de pinche.

¿Cuál es el plato que bordas, tu as en la manga?

Tartar de atún.

¿La mejor cocinera del mundo era tu madre?

No, mi madre no cocinaba, ya cocinó para todos sus hermanos durante mucho tiempo. Ramona era y sigue siendo la mejor cocinera en mi vida.

Desayuno ideal.

Avena con longaniza. Lo sé, es para asustarse, pero espera a probarlo…

¿Cuáles son tus platos favoritos, cuáles pedirías como última voluntad?

Kokotxas, pulpo a la gallega y, por supuesto, una buena ternera.

¿Cocina tradicional o tecnoemocional?

Jajaja, no sé qué es tecnoemocional… Por ahora, lo que mejor me sienta es la macrobiótica poco estricta.

¿Compartes que el sabor es lo más importante a la hora de sentarse a la mesa?

Lo comparto.

Restaurantes preferidos.

El Almacén (Ávila), Mugaritz (Rentería), Santceloni (Madrid), Bouillon Chartier (París) e Il Giardinetto (Barcelona).

Platos así se comen en Mugaritz (fotos: Cuchillo)

Platos así se comen en Mugaritz (fotos: Cuchillo)

¿Qué opinas si, en la mesa aledaña, se llevan el vino sobrante y sacan el tupper del bolso o la mochila?

Me parece bien.  A mí vino nunca me sobra en la mesa, pero la comida me la llevo con gusto. No se tira nada.

Si tienes visita, ¿qué bares y/o restaurantes te gusta ‘enseñarles’ en tu ciudad?

Estos días de frío, primero al Lhardy a tomarnos un consomé; después un fino en La Venencia; cenamos en Zerain; cocktail en Cock; y, para acabar la noche, música en directo en el nuevo Café Berlín.

¿Barra y ronda de bares, o larga sentada en terraza?

Yo soy de sobremesa, lo de ir de barra en barra me despista.

Bocadillo preferido.

Longaniza.

¿Con quién compartirías una buena botella?

Con Eduardo Chapero-Jackson y Celia Freijeiro.

¿Cuál es tu disco, artista o música preferida para amenizar una comida memorable?

Cecile McLorin.

¿La gastronomía vive inmersa en una burbuja que no tardará en explotar, o aún tiene que ganar protagonismo, presencia, ‘importancia’ en nuestra sociedad?

Lo cierto es que a mí me resulta muy chocante la relevancia que tiene la gastronomía en comparación con la cultura, por ejemplo. La cocina atrae a gente a nuestro país, también nos hace estar presente en otros, pero me gustaría que nos conocieran más por nuestro cine, nuestra literatura, nuestra pintura, nuestra música.

¿Qué ha querido ofrecer De la Puríssima en ‘Virgen’, su primer larga duración?

‘Virgen’, como primera incursión en la industria musical, es la materialización de temas que han ido naciendo en los tres primeros años de convivencia. Inicialmente yo nunca me miré como compositora o letrista, sin embargo, Miguel Rodrigáñez (la otra mitad de este proyecto) estaba convencido de que algún día yo crearía temas originales. Esos años en la escena musical madrileña fueron la mejor inspiración para 12 temas dedicados íntegramente al género masculino. Virgen contiene encuentros con hombres, para mí toda una lección de conocimiento.

De la Puríssima en concierto

¿La etiqueta “Inclasificable” es la más apropiada para clasificar vuestra alabada puesta en escena?

Lo mejor es venir sin expectativas, dejarte llevar por aquel que te lo ha recomendado y experimentarlo. Nuestras actuaciones son imprevisibles; obviamente, es una estructura de concierto porque se suceden canciones, pero hay una parte muy teatral en el contacto con el público, en el vestuario, las luces… Cuando alguien paga una entrada no es para escucharte, para eso hay un disco, es para verte y hay que estar a la altura.

Te he escuchado decir que el cuplé tuvo éxito por tratar temas tabú para su época. ¿Existen hoy, en pleno S.XXI, temas tabú?

Claro, seríamos dioses si nada nos perturbase. Es una buena tradición el cuplé, tener un género para abordar esas verdades que no nos gusta sacar. ¿Has sido infiel? ¿Puedes contarlo en tu pareja sin arriesgarte a una ruptura? ¿Acaso no sigue siendo eso un tabú?

¿La copla mató a la estrella del cuplé?

Más bien fue la dictadura, pero sí, la copla se estableció para hacer desaparecer el cuplé. Un género bellísimo también, la copla es muy sentida, más angustiosa y desesperada que el cuplé, que celebraba una apertura sexual femenina insólita.

Desinhibición, provocación, sensualidad, pasión, buen hacer… son palabras que asocio ahora a Julia de Castro. ¿Si no se va a dar todo sobre el escenario, mejor no subirse a él? ¿Te lo pasas tú mejor que el propio espectador?

Sin duda yo me lo paso mejor que nadie. No son necesarias esas características para subirse a un escenario, para eso ya estoy yo. Cada artista tiene su combinación, mientras sea buena, me vale todo.

Mi hija que quiere ser actriz. Tiene 11 años y está apuntada a una escuela de teatro. ¿Debería disuadirla, quitarle la idea de la cabeza?

Yo nunca disuadiría a un niño. Ellos saben bien lo que quieren, mucho mejor que sus padres. Por las dificultades y las recompensas que esta profesión le va a acarrear ya se preocupará ella. Si ese deseo no es férreo, se le pasará la fantasía en cuanto pregunte cuánto se cobra en el gremio. Yo le recomendaría aprender muy bien francés e inglés. El sector cultural aquí es un deporte de riesgo,

¿Qué más tienes entre manos, en qué otros proyectos estás metida ahora?

Sacamos disco en breve. Acabo de volver de Tucson, Arizona. Con Camilo Lara y Sergio Mendoza nos hemos encerrado en un estudio, una mezcla explosiva. Se viene un año muy suculento creativamente.

¿Qué te gustaría ser de mayor?

Cocinera.

(Igor Cubillo)

web de De la Puríssima

 

Julia de Castro, hace unos años, en la charcutería.

Julia de Castro, hace unos años, en la charcutería.

Julia de Castro sobre la alfombra de El Principal, en Santander (foto: SiempreMela)

IGOR CUBILLO

Periodista especializado en música, ocio y cultura, incluida la gastronomía. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). En el medio de la vía, en el medio de la vida, si hay suerte, tal vez. Hace las cosas innecesariamente bien y, puestos a hablar, colabora con Radio Euskadi (‘La Ruta Slow’), dirige Lo Que Coma Don Manuel, aún escribe de música en Kmon y de comida en Gastronosfera y Ondojan, y la buena gente de eldiario.es cuenta con sus textos coquinarios en distintas ediciones.

Vagabundo con cartel, ha pasado la mayor parte de su existencia en el suroeste de Londres, donde hace más de 20 años empezó a teclear, en una Olivetti Studio 54 azul, artículos para El País, Ruta 66, Efe Eme, Ritmo & Blues, Harlem R&R ‘Zine, Bilbao Eskultural, Getxo A Mano (GEYC), Den Dena Magazine, euskadinet, ApuestasFree y alguna otra trinchera.

Como los Gallo Corneja, es de una familia con fundamento que no perdonaría la cena aunque sonaran las trompetas del juicio final, si es que no han sonado ya.

Ah, tiene perfil en Facebook y en Twitter (@igorcubillo), pero no hace #FollowBack ni #FF. Se le resisten ciertas palabras y acciones con efe. Él sabrá por qué…

Deja un comentario