Dos Pebrots (Barcelona). Raurich enciclopédico, informal y mediterráneo

Feb 15, 17 Dos Pebrots (Barcelona). Raurich enciclopédico, informal y mediterráneo

Tengo que reconocer que, cada vez que visito Barcelona, me invade la duda entre dejarme caer por mis tradicionales templos del buen comer o arriesgarme a visitar las nuevas ofertas gastronómicas. Entre los primeros siempre están Pinotxo, en la Boqueria, Casa Lucio, en Sant Antoni, y El Xampanyet, en el Born. En el segundo grupo, muchas de las novedades que propone la efervescente ciudad condal provienen de cocineros exBulli, con su mayor exponente en Albert Adrià y la creación de elBarri, zona cercana al Parallel donde se ubican Enigma, Tickets, Bodega 1900, Hoja Santa, Niño Viejo y Pakta. Otro ejemplo es Disfrutar (en su primer local en Cadaqués, Compartir, disfruté de una de las comidas más placenteras que recuerdo) y también es el caso del Dos Palillos, cuyo propietario es Albert Raurich, quien fue siete años jefe de cocina de El Bulli. A escasos metros de su primera enseña, donde se encontraba el mítico Bar Raval, del que todavía conserva la entrada y el cartel, Raurich ha abierto un local más informal con el nombre de Dos Pebrots (Dos Pimientos).

Raurich, Adrià y La Bullipedia

Albert colabora con Ferrán Adrià en la elaboración de La Bullipedia y ese afán didáctico se deja ver en la carta de Dos Pebrots, donde los platos se describen profusamente, indicando ingredientes principales, técnicas utilizadas, origen de la receta y utensilio a utilizar (en la mesa te encuentras un cestillo con cubiertos, palillos y pinzas). Las elaboraciones y sus componentes tienen un marcado carácter mediterráneo y en algunos casos incluso rescatan preparaciones ancestrales.

Guisantes con caldo de jamón y huevo, en Dos Pebrots (foto: Txema Vidaurrazaga)

Guisantes con caldo de jamón y huevo, en Dos Pebrots (foto: Txema Vidaurrazaga)

Nosotros, concretamente, nos decantamos por unos erizos con gelatina de jamón; puerros elaborados con cerveza y vinagre; guisantes con caldo de jamón y huevo; mollete de bonito de Bárbate; pezones de cerda acompañados con un consomé de jamón; caracoles con tripa de bacalao; y kebab de cordero con pan de pita, yogur y salsa de tomate picante. De postre, Jardín Raval, un yogur helado con pequeños merengues de melisa y cítricos. Para cerrar la velada, café y una copa de grappa moscato.

Erizos con gelatina de jamón, en Dos Pebrots (foto: Txema VV)

Erizos con gelatina de jamón, en Dos Pebrots (foto: Txema VV)

Entre todo lo referido, destacar los pezones por su original presentación, sobre una escultura que reproduce un cerdo patas arriba, y por su excelso sabor. También me agradaron mucho los caracoles con tripa de bacalao y el kebab de cordero, cocinado a baja temperatura, muy jugoso y bien equilibrado con el yogur y el tomate. En el plano menos positivo, los erizos nos defraudaron un poco y, tal vez por nuestra propia selección de platos, el fondo de jamón resulto un poco repetitivo ya que lo tuvimos en los erizos (en gelatina), en los guisantes (como caldo) y junto a los pezones de cerda (como caldo concentrado).

Jardín Raval, yogur helado en Dos Pebrots.

Asimismo, disfrutamos de un par de botellas de un tinto joven del Montsant, Sindicat La Figuera, 100% garnacha fina, que resultó una apuesta acertada al mostrarse como un vino afrutado y fresco tras ocho meses de maduración en tinas de cemento enterradas. La carta de vinos, por cierto, también muestra una descripción detallada de cada referencia, además de presentar un esquema que permite elegir por denominación de origen o por gustos del comensal (seco, afrutado, etcétera).

Resumiendo, que es gerundio… El corazón de Dos Pebrots es su cocina, que está a la vista, como ya es norma general en todo nuevo restaurante. La decoración es moderna, aunque mantiene la distribución del antiguo Bar Raval, y en el piso de arriba hay una zona para grupos. El personal es muy atento, con un servicio dinámico y siempre dispuesto a recomendar o a explicar con detalle los platos. Se sirve agua mineral de forma gratuita, en botella personalizada. La relación calidad precio es bastante buena para una ciudad tan turística como Barcelona, con un ticket medio entre 40 y 50 euros. Y la carta es suficientemente larga como para tenerlo en cuenta para próximas visitas y probar el resto de propuestas que ofrece.

(así debuta en la weg, Txema Vidaurrazaga)     

web de Dos Pebrots

ver ubicación

Carrer Doctor Dou, 19; 08001 Barcelona

93 853 95 98

amb@dospebrots.com

pezones de cerda en Dos Pebrots (foto: Txema VV).

Así presentan los pezones de cerda en Dos Pebrots (foto: Txema VV).

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=Q7bL5ZDV1_I&w=520&rel=0]

Caracoles con tripa de bacalao, en Dos Pebrots (fotos: Txema VV).

Caracoles con tripa de bacalao, en Dos Pebrots (fotos: Txema VV).

El agua es cortesía de la casa en Dos Pebrots (foto: Txema VV)

El agua es cortesía de la casa en Dos Pebrots (foto: Txema VV)

Kebab de cordero, nada que ver en Dos Pebrots (foto: Txema VV)

Kebab de cordero, nada que ver en Dos Pebrots (foto: Txema VV)

Molletes de bonito de Barbate, en Dos Pebrots (foto: Txema VV)

Molletes de bonito de Barbate, en Dos Pebrots (foto: Txema VV)

IGOR CUBILLO

Periodista especializado en música, ocio y cultura, incluida la gastronomía. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). En el medio de la vía, en el medio de la vida, si hay suerte, tal vez. Hace las cosas innecesariamente bien y, puestos a hablar, colabora con Radio Euskadi (‘La Ruta Slow’), dirige Lo Que Coma Don Manuel, aún escribe de música en Kmon y de comida en Gastronosfera y Ondojan, y la buena gente de eldiario.es cuenta con sus textos coquinarios en distintas ediciones.

Vagabundo con cartel, ha pasado la mayor parte de su existencia en el suroeste de Londres, donde hace más de 20 años empezó a teclear, en una Olivetti Studio 54 azul, artículos para El País, Ruta 66, Efe Eme, Ritmo & Blues, Harlem R&R ‘Zine, Bilbao Eskultural, Getxo A Mano (GEYC), Den Dena Magazine, euskadinet, ApuestasFree y alguna otra trinchera.

Como los Gallo Corneja, es de una familia con fundamento que no perdonaría la cena aunque sonaran las trompetas del juicio final, si es que no han sonado ya.

Ah, tiene perfil en Facebook y en Twitter (@igorcubillo), pero no hace #FollowBack ni #FF. Se le resisten ciertas palabras y acciones con efe. Él sabrá por qué…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *