Boliña El Viejo (Gernika). Refugio de esencias gastronómicas

Jul 03, 17 Boliña El Viejo (Gernika). Refugio de esencias gastronómicas

Estoy sentado aquí, que me pasen la tequila, el amor y triste vida no me importan ya a mí. Cantan César Rosas y David Hidalgo, escribo esto con la pistola y el corazón, leo ‘Distancia’, de la estadounidense Joyce Carol Oates (flamante Premio BBK Ja! BIlbao 2017), y me aflige contemplar el reflejo de Kathryn. En el espejo de la cómoda de un hotel de Las Vegas hay un rostro enrojecido y difuminado como si hubiera sido borrado en parte. Su boca se parece a la de un lucio, labios finos, inmovilizados en una mueca, horribles. La locura resuena en su sangre como diminutas burbujas carbónicas. Piensa: “Me han despojado de todo mi orgullo. Estoy desesperada, hundida. Soy una adicta. Pero lo puedo dejar”.

Entristezco, prácticamente me apiado de ella y pienso que, mientras L*** no descuelgue el dichoso teléfono, a esta mujer desesperada solo la revive el pistonudo menú del día de Boliña El Viejo, un local que aún se distingue por su iconografía deportiva y rural, sus parroquianos de no hay mus y órdago a mayor, y su comida honesta. Raciones generosas que llenan platos con escudo, y también pucheros y bandejas de inoxidable, para acreditar que estamos en Euskadi, donde siempre se ha comido con sabrosura y sin cortapisas, con el paladar satisfecho y la memoria en las comidas familiares de toda la vida. De toda nuestra vida. La paella de amama, la sopa de pescado de amatxu…

Lengua en salsa, en Boliña El Viejo (foto: Cuchillo)

Lengua en salsa, en Boliña El Viejo (foto: Cuchillo)

Lo emotivo colma la cuchara y se pincha sin dificultad, con las cuatro puntas del tenedor, en este austero refugio de nuestras esencias gastronómicas donde el referido menú cuesta poco más de 10€ y el camarero canta ensalada mixta, alubias, lengua, anchoas albardadas, escalope, tostada, flan, arroz con leche… Todo bueno. En mi última visita vacié la cazuela de sopa de pescado; asimismo, disfruté con esas anchoas rebozadas sin abrir (se arriman al aceite en ramilletes de dos o tres unidades), lo que brinda un punto de cochura óptimo; y puedo señalar que el arroz con leche es notable, opción fija a la hora del postre. El vino de mesa, tinto y vulgar, aunque se deje beber, es lo único abiertamente prescindible.

David de Jorge en Boliña El Viejo

Remarcan con orgullo en Boliña El Viejo que lo suyo es “cocina casera” y que sus especialidades son la cocina vasca, en general, y las alubias de Gernika y la merluza, en particular, así como otros pescados. El propio David de Jorge, que tiene el mismo morro fino que esos baserritarras que no se conforman con otra cosa que calidad y cantidad, ha ensalzado públicamente la excelencia de las cocineras guerniquesas al rememorar aquellos lunes (día de mercado en la localidad vizcaína) previos a la Guerra Civil en los cuales no faltaban a la cita los buenos guisos, los pollos asados “al reloj”, las angulas, los chipirones, las sordas o las perdices, la referida merluza (novia de los vascos, que diría aquel), las lubinas, el cordero ni el pato asados. “El vino era de Rioja o Burdeos, trasegado en vasos de tamaño superlativo y a sorbos copiosos”, señala salivando el mediático cocinero.

No es para menos. Pulcro y antañón, de techo alto, austeridad manifiesta y sobrada solera, uno sale de ahí reconfortado y con ganas de volver.

(Igor Cubillo)

web de Boliña El Viejo

ver ubicación

Adolfo Urioste, 1, bajo; 48300 Gernika-Lumo (Bizkaia)

info@restaurantebolinaelviejo.com

94 625 10 15

Detalles de fachada e interior de Boliña El Viejo (fotos: Cuchillo -salvo fachada-)

Detalles de fachada e interior de Boliña El Viejo (fotos: Cuchillo -salvo fachada-)

Sopa, escalope, anchoas y tostada, todo del menú del día de Boliña El Viejo (fotos: Cuchillo)

Sopa, escalope, anchoas y tostada, todo del menú del día de Boliña El Viejo (fotos: Cuchillo)

Alubias de Gernika para uno, parte del menú de Boliña El Viejo (foto: Cuchillo)

Alubias de Gernika para uno, parte del menú de Boliña El Viejo (foto: Cuchillo)

Arroz con leche, postre notable en Boliña El Viejo (foto: Cuchillo)

Arroz con leche, postre notable en Boliña El Viejo (foto: Cuchillo)

IGOR CUBILLO

Periodista especializado en gastronomía y música. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). Se dobla pero no se rompe, hace las cosas innecesariamente bien y, puestos a hablar, colabora con Radio Euskadi, dirige Lo Que Coma Don Manuel y le dejan salsear en Mundaka Festival. Aún escribe de música en Kmon y de comida en Gastronosfera, comunica en Ja! Bilbao y la buena gente de eldiario.es cuenta con sus textos coquinarios en distintas ediciones.

Vagabundo con cartel, ha pasado la mayor parte de su existencia en el suroeste de Londres, donde hace casi 30 años empezó a teclear, en una Olivetti Studio 54 azul, artículos para El País, Ruta 66, Efe Eme, Ritmo & Blues, Harlem R&R ‘Zine, Bilbao Eskultural, Getxo A Mano (GEYC), DSS2016, Den Dena Magazine, euskadinet, ApuestasFree y alguna otra trinchera.

Como los Gallo Corneja, es de una familia con fundamento que no perdonaría la cena aunque sonaran las trompetas del juicio final, si es que no han sonado ya. Y si es por él, seguiréis teniendo noticias de este hombre al que le gusta ver llover, vestirse con traje oscuro y contar historias de comida, amor y muerte que nadie puede entender.

Ah, tiene perfil en Facebook, en Twitter (@igorcubillo) y en Instagram (igor_cubillo), pero no hace #FollowBack ni #FF. Se le resisten ciertas palabras y acciones con efe. Él sabrá por qué…

1 Comentario

  1. Joxean Rodríguez Alonso /

    Doy fe de todo cuanto se cuenta en este recuerdo gastronómico, salvo de los pasajes y paisajes literarios a los que no asistí!!😊

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *