Casa Maruja 馃敧馃敧 El referente del cocido maragato

Mar 31, 24 Casa Maruja 馃敧馃敧 El referente del cocido maragato

鈥淗ay una leyenda que dice que aqu铆 estuvieron los mariscales de Napole贸n, ten铆an aqu铆 sus casas, y un d铆a que ten铆an cocido para comer les surgi贸 una batalla, ten铆an que salir al campo y dijeron 鈥榩ues vamos a tomar las carnes, que es lo que m谩s nos alimenta’. Es una leyenda pero tiene su l贸gica, claro鈥. As铆 explica la propia Maruja Botas, ya nonagenaria, el origen y raz贸n de ser del cocido maragato, 茅se que se come al rev茅s. Presume de haber abierto el negocio con su madre, Enriqueta Salvadores, all谩 por 1966, y desde entonces el emblema de la Maragater铆a es la especialidad de Casa Maruja (Castrillo de los Polvazares, Le贸n) y, a d铆a de hoy, su 煤nica oferta.

A cambio de 25 鈧, un precio m谩s que asequible y justificado, un verdadero chollo, la propuesta consta de tres vuelcos, postre, caf茅, vino, agua, gaseosa y orujo. Lac贸n, morcillo, gallina, tocino, chorizo, relleno, pata, oreja de cerdo y tomate laminado componen el primer vuelco, repartido en una fuente y dos platos servidos al centro, para compartir c贸modamente. El segundo vuelco consiste en una bandeja de tiernos garbanzos con repollo. Y la tercera tanda est谩 protagonizada por una sopa de fideo, 鈥渄e cocido鈥, tan sencilla como enjundiosa, densa y, eso s铆, un pel铆n pasada de sal, por sacar un insignificante pero al fest铆n. Tan insignificante que yo, particularmente, no com铆 menos de ocho cazos.

El 煤ltimo tramo se afronta con un peque帽o trozo de rosc贸n y unas ricas natillas caseras coronadas con la imprescindible galleta Mar铆a, y el caf茅 se acerca con una botellita de orujo, para que lo bendigas a tu gusto. Hablando de bebidas, el men煤 incluye Encanto, tinto berciano, y la oferta paralela, la carta de vinos, es ciertamente exigua (apenas otros cinco tintos, dos rosados y cuatro blancos, todos entre 8,80 鈧 Y 14,50 鈧).

Casa Maruja, la casa de Maruja Botas

Con todo, lo habitual es encontrar lleno este espacio un tanto bizarro, con sus paredes cubiertas de cuadros, fotograf铆as, recortes de prensa y numerosos escudos militares, con su viejo suelo de madera, sus vigas en el techo y un 煤nico cuarto de ba帽o para toda la tropa. Y es que, cuando traspasas ese umbral, debes tener presente que no vas a un restaurante de refinado interiorismo, con toda su pompa y su boato; vas a una humilde casa. La de Maruja, maragata de pura cepa.

ver ubicaci贸n

Real, 24; Castrillo de los Polvazares (Le贸n)

+34 987 69 10 65

Leave a Comment

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.

Ellos son la nueva cocina vasca. 7 Can铆bales

隆Txotx! Se desborda la txinparta. Gu铆a Repsol

Sal de A帽ana, miles de a帽os brotando oro blanco. Gastronosfera

Postres pasiegos: la magia que produce la leche de los Valles Pasiegos. GASTRONOSFERA

Anchoas de Santo帽a, el milagro de la sal. Gastronosfera

Carolina, el pastel bilba铆no con nombre de mujer. Gastronosfera

Goxua, el postre vasco de inspiraci贸n catalana. Gastronosfera

Goxua, el postre vasco de inspiraci贸n catalana. Gastronosfera

Queso Camerano, la segunda vida de una receta milenaria. Gastronosfera

La borraja. Gastronosfera

A la conquista del ‘flysch’ de Getxo por tierra, mar y aire. Gu铆a Repsol

Donosti en 9 paseos oto帽ales. Gu铆a Repsol

Las perlas levantinas m谩s sabrosas. Gu铆a Repsol

Tiempo de angulas, cedazo y farol. Gu铆a Repsol

Laguardia. Una villa guerrera, se帽orial y vinatera. Gu铆a Repsol

Solar de Samaniego. Una invitaci贸n a beber entre l铆neas. Gu铆a Repsol

La brava alegr铆a riojana. Gastronosfera

Tudanca, carne de Cantabria. Gastronosfera

Chorizo riojano. Gastronosfera

Urdaibai. Margen izquierda del r铆o Oka: historia, bosque y parrilla. Gu铆a Repsol