Restaurante Cáceres (Cáceres). Reinterpretando el producto típico

En nuestra última visita entramos con mal pie en Cáceres. Engañados por una falsa sensación de confort, nos sentamos en los sillones de mimbre de La Minerva Tapas & Restaurant, pagamos nada menos que 2,50 euros cada cerveza (como en Biarritz) y vimos cómo el camarero de pelo-pincho y aire autosuficiente (Néstor, le identificaba la cuenta) no nos mostraba la carta de vinos (“están todos ricos”, nos dijo con nulas cortesía y visión comercial, perdiendo así la segura venta de una botella o más botellas, y los correspondientes descorches) y, además, nos dejaba sin tapa. Cuchillo preguntó al marchar, “¿Por qué no nos ha sacado tapa a nosotros?”. “Porque han salido más tarde, no sé…”, respondió el pelo-pincho, sin aportar una justificación de fuste, ampliando así un repertorio de características entre las que se cuentan la falta de actitud y aptitud para la tarea, la ineficiencia y la lentitud. Genial. Así está la hostelería. Pero no estamos aquí para airear las miserias de La Minerva, aunque aprovechemos para hacerlo, porque el contraste experimentado incrementó la sensación de satisfacción en el cercano restaurante Cáceres. Este local, ubicado también en plena Plaza Mayor, rompe con el tópico del mesón de plaza de pueblo, que no deja de ser, la mayoría de las veces, un chiringuito de secano. Se distinguió por el trato cordial y eficiente de la camarera que nos atendió, en contraposición al colegueo no solicitado, ni deseado, que desprendían hace un año el “¿qué pasa family?” y el “venga family, ¡que se nos junta la cena con el desayuno!”, que nos dedicaba un mesero en el Bar Restaurante Español de Plasencia (donde nos empujamos Torta del Casar gratinada al modo de la Vera y sartén de huevos rotos con torreznos y pimientos fritos; rollo dieta, ya ven). Y por la originalidad de las preparaciones, donde se aprecia el deseo de actualizar el recetario tradicional, el producto típico, poniendo énfasis en la presentación sin mermar el sabor. Un acierto. En el Cáceres probamos tapas a...

leer más