Restaurante Los Tamarises (Getxo). Un clásico burgués

Conmemoramos el pasado 11-S en la terraza del restaurante Los Tamarises, un clásico de la burguesía bilbaína ubicado en la playa Ereaga, un ‘must’ de muchas señoras mayores. En sus cómodas sillas, rodeados de gente bien, hemos tomado bastantes aperitivos cerveceros y La Txurri y su prima suelen ir a merendar tartas tentadoras y churros bien puestos en las lluviosas tardes de invierno. El 11-S ése, un sábado soleado, como pagaba La Txurri comimos a la carta mientras observábamos las figuras silenciosas y reverberantes de los playeros moviéndose a cámara lenta. A los camareros, elegantes a la antigua usanza, se les notaba la profesionalidad, pero a  alguno le desbordó cierta campechanería, así como queriendo quedar bien para merecerse una propina que no concedimos, claro (para más inri, al de varias horas, al ver la factura nos enteramos de que el agua nos la cobraron dos veces; no reclamamos, por supuesto). De esa primera velada las reminiscencias nos devuelven  a la memoria el gesto de rechazo del blanco de la casa, Mocén Verdejo de Rueda, por considerarlo escaso para nuestro undécimo aniversario. Requerimos Marqués de Riscal (14 + IVA), botella de la que hasta bebió ella y que aprobó el camarero: “Éste no falla”. Él sí falló pues la trajo un tanto caliente y se le escapó un ‘plop’ al sacarle el corcho. La dejó en la cubitera y la empezamos a paladear en una cristalería burda mientras solo yo ingería por inercia un paté suave, convite de la casa. Empezamos en serio compartiendo una ‘degustación del Cantábrico’ (22 + IVA; ahora está a 25 machacantes en la carta), una bandejita de mariscos con pulpo, una selección enterrada bajo un arrecife de coral formado por ajitos troceados y tostados. Los productos estaban fríos (era verano) y eran navajas buenas, almejas grandes pero sosas, berberechos ricos aunque el ajo sofocaba el paladar del comensal, y pulpitos de un milímetro de espesor, el mejor pulpo con sabor a bacón ahumado que he tomado en mi vida. Tras consumir estos entrantes...

leer más