A Fuego Negro (Donostia). Mola el concepto

Dic 09, 13 A Fuego Negro (Donostia). Mola el concepto

NOSÍ (+25 rating, 5 votes)
Cargando…

Como diría el genial Manuel Manquiña, discutamos el concepto con el fin de discutirlo. ¿A qué viene acordarse de ‘Airbag‘ a estas alturas de la película? A lo siguiente: me gusta, mucho además, el concepto de A Fuego Negro, un ejercicio de osadía en una ciudad tan conservadora como Donostia; pero lamento, también, lo cara que me sale cada visita. Lo digo tranquilo, pues intuyo que a sus responsables no les pillará por sorpresa, ya que en sus propios vídeos promocionales echan a un cliente del local por responder “poquísimo y pequeñísimo”, a la pregunta ¿cómo se come aquí? Además, sus precios hay que contextualizarlos en una ciudad, y en una zona de dicha ciudad, donde aún no ha explotado la burbuja. Dicho lo cual, me quedaré con el concepto.

Acceso a la cocina de A Fuego Negro (f: Cuchillo)

Acceso a la cocina de A Fuego Negro (f: Cuchillo)

A Fuego Negro es un despacho de tapas de autor donde refulgen la imaginación, el ánimo provocador y la incuestionable creatividad de Edorta Lamo, un evadido de las Bellas Artes y del teatro que dice encontrar inspiración en recuerdos, viajes, productos, técnica y música. Él, enfant terrible de la cocina en miniatura, regenta, junto a su hermana Amaia García, una tasca alternativa que podría ser no más un reducto del underground de no ser porque acostumbra a estar de bote en bote.

Rebueno, el arroz con algas de A Fuego Negro (f: Cuchillo)

Rebueno, el arroz con algas de A Fuego Negro (f: Cuchillo)

Sigamos con los piropos: lo cierto es que es un lugar diferente, cuenta con una oferta diferenciada, y la conjunción de buen gusto musical y originalidad de sus creaciones le hacen merecedor de una visita. Sin lugar a dudas. La diferencia es un valor a reivindicar en este mundo plano, estandarizado, atestado de gente cortada por el mismo patrón, sin inquietudes ni curiosidad; y ellos cuentan con ella. La estética está lograda y su gusto por la música negra es patente (hasta han tuneado el logotipo del sello Stax, para convertirlo en Gildax), lo que convierte el suyo en un espacio atractivo. No obstante, uno no va a un bar de pintxos para dejarse ver, para practicar el postureo. Al menos, no debería ser así. Pero, oh, además de imagen, aquí hay muchas cosas recomendables que llevarse a la boca. Al tiempo.

Manos arriba, huevo y gamba (foto: Cuchillo)

Manos arriba, huevo y gamba (foto: Cuchillo)

Uno entra en A Fuego Negro y, aunque se agradece que dispongan de alguna cerveza artesana (caso de la local Gross), es complicado dar con un vino a precio razonable, lo que es un gran handicap, un inconveniente de aúpa. En el caso de los “vinos muy personales y con mucha personalidad”, y en el de los “klasikorros”. El PVP de algunas copas bordea lo esotérico, que diría aquel. Entre los más baratos, Mysti, syrah de Montsant, a 2,60 euros. Y, aun así, es fácil dejarse atrapar, entrar en el juego que propone el cocinero, al leer en pizarras los originales nombres de las tapas: Navaja con sangre, Conejo conajo, Endibia kotxina, Ballesta al cesto, Mocete llorando… Tiene su punto.

Al fondo del local hay habilitado un pequeño comedor donde los precios incluso se incrementan y se ofrecen, también, menús degustación por 35 y 50 euros. Demasié. Lo más habitual, en un lugar tan informal, es hacerse un hueco en su barra, sus taburetes o sus mesas, para dar cuenta de un picoteo a capricho. Sin las ataduras de las fórmulas ya preconcebidas, ni la obligación de afrontar tamaño desembolso, y comiendo lo que realmente apetece.

Kit de bonito, cebolla y piparra (f: Cuchillo)

Kit de bonito, cebolla y piparra (f: Cuchillo)

Para empezar, se puede optar por unos kits de picoteo (8,50 euros) que combinan anchoas, ajos, tomatitos asados, salmón, queso Idiazabal, manzana verde… Yo en una ocasión pedí un combinado de bonito, cebolla roja y piparras (guindillas); la vajilla resultó tan coqueta como incómoda e inapropiada, pues a falta de una base sólida volcó con las pinchadas y se derramó parte del aceite, y el precio me pareció desproporcionado. O la cantidad escasa. Tanto monta, monta tanto.

Endibia kotxina, de A Fuego Negro (f: Cuchillo)

Endibia kotxina, de A Fuego Negro (f: Cuchillo)

Es muy divertida la presentación del conejo conajo (3,90), servido en cuenco coronado con una imagen del célebre logo diseñado por Art Paul para Playboy, realizada con leche infusionada en ajo. Es la nota ‘picante’ de una reinvención del tradicional conejo al ajillo. ¿En qué consiste ésta? El animal lo deshuesan, le ponen un majado, lo meten en un molde y lo cuecen a baja temperatura, resultando unos dados de conejo deshuesado que posteriormente saltean con ajos encurtidos y mini zanahorias. Se baña todo en un jugo reducido de conejo y se corona con el guiño a las chicas de Hugh Hefner.

Seso y pensamientos, A Fuego Negro (f: Cuchillo)

Seso y pensamientos, A Fuego Negro (f: Cuchillo)

Seso y pensamientos (3,50) resulta una acertada combinación de sesos de cordero, asados y glaseados con mantequilla, y flores; un juego de palabras que, acompañado con puré de nabo, resulta sabroso y bello, atractivo en el plano estético.

Entre los clásicos del local figuran las aceitunas rellenas de vermouth, reinterpretación del clásico aperitivo que, como sucede en el Baret de Miquel Ruiz, es reducido e invertido; es la esencia del vermú la que se introduce gelificada en el interior de la aceituna. Lamentablemente, sólo se despachan por docenas, a nada menos que 6,50 euros; en coquetos estuches de huevos de codorniz, eso sí. Un entretenimiento más atractivo por el apartado visual, y el concepto en sí, que por otra cosa.

Otro clásico son las llamadas black rabas (6,50), un aperitivo a base de txipiriones en su tinta. El guiso se tritura, para obtener una masa que posteriormente es congelada en moldes a modo de pequeñas rosquillas (como si fueran Filipinos) que, finalmente, se fríen en tempura y se ensartan de cinco en cinco en un tenedor clavado en taco de madera.

Bacalao enkarbonao de A Fuego Negro (f: Cuchillo)

Bacalao enkarbonao de A Fuego Negro (f: Cuchillo)

En mis incursiones también he probado el bakailu enkarbonao (3,90), bacalao tiznado de negro y acompañado de falsas pepitas de pimiento, al que tildaré de bueno. Al comer el sabroso arroz de algas y aceitunas (3,50) he cerrado los ojos, apretando con fuerza, y he fantaseado con la idea de estar en Aponiente con mi chica. Y me ha parecido una timada el revival de gamba, huevo y mayonesa (3,85), la clásica banderilla, aunque se comiera también el palillo. Igual que considero cara (3,90) la pequeña navaja que, ya troceada, se acompaña con alga codium y sangrecilla de cordero.

Makcobe with txips, de A Fuego Negro (f: Cuchillo)

Makcobe with txips, de A Fuego Negro (f: Cuchillo)

Más. No me han dicho gran cosa la caja de porrupatatathai (3,75), que su amigo David de Jorge presentó como “gure etxeko noodles”; ni la endibia tintada de rojo con migas de leche (3,50). He encontrado demasiado sencilla la ensalada de espinacas, pulpo y aceituna negra (4,10), donde la escasez de molusco se suplía con láminas de champiñón. Y más me ha gustado la muy demandada Makcobe with txips (3,90), hamburguesa con su carne poco hecha y sus rodajas de plátano, a modo de acompañamiento. Muy txik, las txips.

El neón, al fondo del bar (foto: Cuchillo)

El neón, al fondo del bar (foto: Cuchillo)

Como se puede ver, realmente merece la pena dejarse caer por ahí y sorprenderse. De vez en cuando. Aunque sólo sea alguna vez, pues superado el referido factor sorpresa, el lugar pierde parte de su atractivo, como esos espectáculos de magia de los que ya conocemos los trucos, tras haberlos visto en más de una ocasión. Aunque, insisto, considero injusto no recomendar una propuesta gastronómica tan divertida, bien pensada y hasta cierto punto incluso transgresora como la de A Fuego Negro, pues me gusta (el concepto, recuerden), pero entiendo que no es un garito al que acudiría a diario. O sí (qué lío), será por dinero…

(dedica estas líneas a los labios ausentes y a los grandes bluseros, Igor Cubillo)

A Fuego Negro

Hasiera

31 de agosto, 31; Donostia – San Sebastián (Gipuzkoa)

650 135 373

info@afuegonegro.com

La comida, es bien. El local, es bien. La ubicación, es bien. La decoración, es bien. La música, es bien.

El precio, es mal. Siendo objetivos, así valorarían la oferta de A Fuego Negro los críticos de la Guía Pirelli que aparecen en su hilarante vídeo promocional. [youtube=http://www.youtube.com/watch?v=AnrgWUN1vdM&w=520&rel=0]

Precioso conejo conajo, el conejo al ajillo de A Fuego Negro (foto: Cuchillo)

Precioso conejo conajo, el conejo al ajillo de A Fuego Negro (foto: Cuchillo)

Perfil Igor CubilloIGOR CUBILLO

Periodista especializado en música, ocio y cultura. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). En el medio de la vía, en el medio de la vida, si hay suerte, tal vez. Ha pasado la mayor parte de su existencia en el suroeste de Londres, donde hace más de 20 años empezó a teclear, en una Olivetti Studio 54 azul, artículos para Harlem R&R ‘Zine, Ruta 66, El País, Bilbao Eskultural, Ritmo & Blues, Getxo A Mano (GEYC), Efe Eme, Den Dena Magazine, Kmon, euskadinet y alguna otra trinchera. Prefiere los caracoles a las ostras. Qué tío. Anda que…

Ah, tiene perfil en Facebook y en Twitter (@igorcubillo), pero no hace #FollowBack ni #FF. Se le resisten ciertas palabras y acciones con efe. Él sabrá por qué…

3 Comentarios

  1. Kaixo,
    sobre todo calidad, y si concepto acompaña, mejor. Se quedaron en 5° de bellas artes de la UPV: demasiada palabrería, por que el bacalao (!el sagrado bacalao!), estaba revenío. Y no una, si no dos.
    Ya no vuelvo.

    • Igor Cubillo /

      Estimada Ana, lamento tus experiencias en A Fuego Negro.
      Desde luego, la calidad es lo primero a tener en cuenta, siempre.
      Gracias por compartirlo con LQCDM.
      Un saludo.

  2. Siempre he creído que es de necios confundir calidad con precio. Pero coincido con la apreciación sobre el “concepto” porque de buenos conceptos no se vive ni se come. Un ejemplo: hamburguesa de ternera asturiana, de pintxo pote, el jueves en Posada de Llanes, Asturias, con quinto de cerveza Mahou, por dos euros. Le preguntamos al barero si con ese precio ganaba y nos dijo que sí, pero poco, y que servía de enganche para que acudieran clientes otros días.

    MacKobe en el Afuegonegro una hamburguesita de Wagyu, una raza bovina originaria de la ciudad japonesa de Kobe con sus bueyes alimentados con cerveza y masajeados diariamente con sake templado, 3 euros con sesenta céntimos.

    En cata a ciegas, de una carne y de la otra más de uno no sabría cual es el buey VIP y cual el paisano. Así que, como trato de valorizar mi dinero, me gusta el concepto pero consumo en otro lado. Y tan amigos, sin acritud. Yo, en el vídeo, sería el tipo al que echan del bar.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Entrevista a FERMIN MUGURUZA | Lo Que Coma Don Manuel - […] Pollos de Sinaloa, en México DF; el restaurante vegano B12, en Girona; el Bidasoa, en Barcelona; A Fuego Negro,…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *