Oddity Cafe Lounge (Bilbao). Bar y coctelería en el corazón del Casco Viejo

Ene 08, 14 Oddity Cafe Lounge (Bilbao).  Bar y coctelería en el corazón del Casco Viejo

NOSÍ (+27 rating, 6 votes)
Cargando…En ocasiones la vida parece estar mandando mensajes en clave. Uno de los avisos más potentes de estas navidades llegó en forma de película. En concreto gracias ‘La Vida Secreta de Walter Mitty’. No me extenderé sobre esto, porque ya hablé de ello en mi blog (sí, uno tiene una bitácora personal desde el prehistórico  año 2001, además de ser honrado currante para Don Manuel).

En concreto, este bello film, que se vertebra en torno a una potente banda sonora, tiene un papel importante el Space Oddity de David Bowie. Un album que escuché en su día hasta la rayadura (yo de tierno infante escuchaba a Bowie y trataba de entender las letras con un diccionario Larousse; y no es postureo, chúpate esa) y que, ahora, signo de los tiempos, dormitaba escondido en un sector del disco duro de mi ipod. Esta canción narra la odisea espacial del Mayor Tom, lanzado al espacio, separado de la tierra, y habla de sus sensaciones de soledad en el viaje por el infinito desolado en una diminuta cápsula espacial. Diremos que, si sirve para Walter Mitty, también vale para nosotros e incluso para esta sociedad pelín autista que viaja ensimismada encerrada en sus cápsulas hacia nadie sabe dónde.

[youtube=http://youtu.be/ZrZlhD0Oeto&w=520&rel=0]

Y, curioso, al de un par de días de ver a Ben Stiller hacíamos la ruta espacial  habitual por el Casco Viejo de Bilbao, decidimos entrar al Bukoi y, como en los relatos de Poe, o en un Expediente X, entramos en una dimensión paralela. Para empezar, la calle era la misma pero lo que antes era un bar decorado con gusto, con barra bien surtida, con luz y jamones colgados, se había transformado en una especie de lounge bar oscuro, amplio y bien dispuesto, pero diferente. Y (guiño, guiño) el local se llamaba, lo han adivinado Odditty.

Coctelería

Coctelería

Tuvimos una discusión pensando que nos habíamos equivocado de calle (para los que conozcan la diminuta calle Jardines sabrán que es harta complicada la confusión) o que estábamos desorientados, pero no, el Bukoi pasó a la historia y esto era otra ídem. Así que, como siempre, dispuestos a sacrificarnos por este blog, entramos, miramos, preguntamos y consumimos.

Nos llamó la atención un cartel que anunciaba rabas de txipiron y pedimos una ración. Grata sorpresa. Llegó un plato hermoso, con rabas y tentáculos de chipirón crujientes pero tiernos, acompañados de tiras de cebolla y pimiento frito y, suprema, una salsa de alioli con la que me ganaron para la causa.

las rabas de txipiron, agradable sorpresa

las rabas de txipiron, agradable sorpresa

Su barra de pinchos era breve pero cuidada, e indagando nos enteramos de que van a hacer de los combinados su bandera. En concreto, me contaron que disponen de 18 ginebras diferentes y cuatro tónicas base que serán perfumadas con aromas  botánicos a petición del respetable.

Sus responsables son Alain Barrios y Patxi Renteria, y nos aseguran que han sido formados en las mejores escuelas de coctelería. Por lo tanto, además del omnipresente gin&tonic, podremos beber preparados clásicos y otros no tanto. Margaritas y San Franciscos, daiquiris, mojitos, piñas coladas, cocolocos o Tom Collin’s. Y todo eso, en las horas adecuadas, estará salpimentado por jam sessions en directo.

En definitiva, una rara avis en un entorno típicamente botxero y sietecallero y txikitero. No sabemos si les funcionará la fórmula pero, como le dijimos al responsable, nos sentimos muy a gusto y por esas rabas de txipiron no nos importará nada regresar. Siempre que la cápsula nos lleve a la Tierra.

Facebook de Oddity Cafe Lounge

ver ubicación

Calle Jardines; 48007 Bilbao (Bizkaia)

665 538 090

dicky del hoyo 2014Dicky del Hoyo Periodista, multitarea, en red desde bastante antes de Internet. Le ha dado y le sigue dando a todos los palos del periodismo: cultura, política, nuevas tecnologías, prensa, radio, televisión e Internet. Trabaja para diversos Medios y también hace labores de asesor para empresas y entidades. Aunque es del mismo centro de Bilbao es un poco Zelig por los afectos y se mimetiza perfectamente, allá por donde va, con el paisaje y el paisanaje. Cree que a este mundo hemos venido para disfrutar y en eso se empeña, sólo o en compañía. Estar en @lqcdm y la comunicación gastronómica es sólo una excusa para pasárselo bien y dárselas de connosieur.

@zuloko en twitter

dicky@delhoyo.com .

5 Comentarios

  1. Dicky, creo que te comenté el otro día ya, pero este video es un regalazo que pienso utilizar en mi propio facebook. Hacía tiempo que no me recorría un escalofrío oyendo una canción como lo hizo Space Oddity en el cine el domingo. A parte de ser una de mis canciones favoritas, la fusión con la voz de ella y la manera de incluirla en la acción de la película me parecieron de sobresaliente.
    Mil gracias por compartirlo con nosotros.
    Entre el bar Bowie y el Oddity no sé que hago que no me pillo e coche y me voy volando para el botxo!

  2. Mikel /

    Pues merece la pena el sitio…fue de los primeros “lounges” vizcaínos (tras el odioso Public Lounge) y es un buen lugar para el comercio y el bebercio.

  3. Mikel /

    El Bukoi nació con altísimas pretensiones (ese jamonero cubierto con cúpula y corte al momento a precios estratosféricos, esos vasos supermodernos que les robaban…) y a mi no me acabó de convencer, ya que aportaba poco a lo ya existente. Me da miedo ahora esa moda de los Lounges (¿conoces el Únik-a.k.a. Único-en Leioa?) y los combinados por un ojo de la cara servidos con mucha parafernalia y sobrantes de verdulagas…a ver qué tal…

    • Dicky del Hoyo /

      Hola Mikel!

      No conozco el lounge leoiatarra que me comentas. Me gustan en general esos sitios tranquilos aunque a veces, como muy bien apuntas se suban a la parra. Aquí, en primera experiencia, diré que el lugar nos pareció agradable pero quizás un poco fuera de sitio por la zona. Y que la relación calidad precio fue bastante buena. En concreto el plato de rabas de txipirón nos costó 5,20 euros, era una ración hermosa y gustosa y la pudimos degustar en mesa cómoda y con música buena, lo que en el Casco Viejo y en domingo es cosa asaz extraña.

      Seguiremos informando y gracias por tu comentario.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Cuando los libreros eran, preferentemente, mercaderes de libros… | cambiando de tercio - […] la barra del Oddity Cafe Lounge que me ha encantado y veo que ya hace unos meses a Dicky del Hoyo tampoco…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *