Tedone (Donostia). Decepción en el restaurante vegetariano

Mar 04, 14 Tedone (Donostia). Decepción en el restaurante vegetariano

NOSÍ (+19 rating, 4 votes)
Cargando…

Cereales integrales con ensalada de germinados, en Tedone (foto: Cuchillo)

Cereales integrales con ensalada de germinados, en Tedone (foto: Cuchillo)

Había escuchado que Tedone era el mejor restaurante vegetariano de la capital guipuzcoana, y tenía ganas de probarlo. Se esconde al final de la calle Corta, en el prieto plano de Gros, algo alejado de los focos de atracción turística de la ciudad, y luce un aspecto austero, al borde del descuido; desde la misma fachada, adornada con su cartel de Mahou, dos taburetes, un tonel para que se acoden los fumadores, una mesa plegable plegada y apoyada contra la pared, y un panel con nueve papeles que anuncian la oferta del local. El interior es también sobrio, y algo oscuro, pero, por algún motivo, esa penuria estética, esa rara sostenibilidad basada en la ausencia de adornos superfluos, la asocio a la cultura vegetariana. Ninguna pega, por ese aspecto. De hecho, según leo en Internet, hay quien califica el espacio de romántico, indicado para parejas in love. Sobre gustos, ya saben, no hay nada escrito.

El camarero lucía una imagen que no desentonaría con la de los miembros de Doctor Deseo. Y, hablando de música, me gusta que en los restaurante suene de la buena. De fondo, sin molestar, interrumpir ni despistar. Y en Tedone me encantó, pese a los problemas de reproducción: Wilco, Lou Reed… Pero cuando la música es lo mejor de la velada, tenemos un problema. En este caso, un chasco verde.

Arroz rojo integral con tofu a la plancha, en Tedone (foto: Cuchillo)

Arroz rojo integral, en Tedone (foto: Cuchillo)

Pronto sonreí con una anotación de la carta: “Carne, ecológica o no, según existencias”. Pero menos gracia me hizo el arroz rojo integral, con verduras y tofu (‘queso’ de soja) a la plancha, era vistoso y abundante, pero estaba muy (muy) salado. Mucho. Y lo dice alguien contrariado por la tendencia actual a cocinar soso. La mitad quedó en el plato y nadie preguntó el motivo. Hubiera agradecido un “¿qué tal estaba al arroz?”, como se inquirió a un orondo caballero que ocupaba mesa anexa y había rebañado el plato, el tío. Viva la hipertensión arterial. El otro primero que tuve oportunidad de probar fue cereales integrales con ensalada de germinados y vinagreta de sésamo. De nuevo hay que aplaudir la presentación, la presencia, pero resulta que los lingotes de cous-cous y compañía eran bien sosos, sin alma. Y tampoco ayudaba el montón de lechuga, zanahoria en juliana, maíz dulce…

Ventresca de atún, en Tedone (foto: Cuchillo)

Ventresca de atún, en Tedone (foto: Cuchillo)

La comida continuó con hamburguesas de seitán (preparado alimenticio a base de gluten de trigo) artesanal, con verduras y brotes de soja. Tenían un sabor grato, pese a su sequedad, pero se lo debían al rebozado. Y lo mejor fue la ventresca de atún con tomate seco y coulis de pimienta verde. Es muy complicado estropear una ventresca, a no ser que se cometa la torpeza de resecarla. No fue el caso, pero se presentó en un charco de aceite que hacía perder efectividad al clásico acompañamiento de cebolla confitada y patata panadera. ¿Y el tomate? ¿Y el coulis?

La impresión, a esas alturas de la comida, ya era poco (nada) positiva, y no mejoró con los postres; ni con un flojísimo y desleído yogur artesano, ni con la inexpresiva tarta de zanahoria. Basta cruzar el Urumea y acercarse a Koh Tao o Botanika Kafe para comer una mejor.

Un buen día lo tiene cualquiera, sí (¿o era al revés?), pero hay que exigir mucho más a un vegetariano, a la comida vegetariana, si queremos combatir los no pocos sambenitos que le cuelgan, los prejuicios que lastran su demanda. Que si aburrida, que si insípida… Y sí, fue un menú del día por el que pagamos únicamente 32,50 euros (dos personas, incluida botella de Uxue -garnacha de Navarra- y dos cafés), pero es que si llegan a aplicarnos los precios de la carta (entre 10 y 12 euros cada plato), hubiera habido un problema de orden público. Y no es plan.

(le gusta la comida vegetariana, a Igor Cubillo)

ver ubicación

Corta, 10; 20001 Donostia-San Sebastián (Gipuzkoa)

943 27 35 61

Perfil Igor CubilloIGOR CUBILLO Periodista especializado en música, ocio y cultura. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). En el medio de la vía, en el medio de la vida, si hay suerte, tal vez. Ha pasado la mayor parte de su existencia en el suroeste de Londres, donde hace más de 20 años empezó a teclear, en una Olivetti Studio 54 azul, artículos para Harlem R&R ‘Zine, Ruta 66, El País, Bilbao Eskultural, Ritmo & Blues, Getxo A Mano (GEYC), Efe Eme, Den Dena Magazine, Kmon, euskadinet y alguna otra trinchera. Prefiere los caracoles a las ostras. Qué tío. Anda que… Ah, tiene perfil en Facebook y en Twitter (@igorcubillo), ahora le ha dado por hacer #FollowBack, pero no #FF. Se le resisten ciertas palabras y acciones con efe. Él sabrá por qué…

Fachada de Tedone (foto: Cuchillo)

Fachada de Tedone (foto: Cuchillo)

Hambuerguesas de seitán, en Tedone (foto: Cuchillo)

Hamburguesas de seitán, en Tedone (foto: Cuchillo)

Uxue, garnacha de Navarra, en Tedone (foto: Cuchillo)

Uxue, garnacha de Navarra, en Tedone (foto: Cuchillo)

Tarta de zanahoria, en Tedone (foto: Cuchillo)

Tarta de zanahoria, en Tedone (foto: Cuchillo)

Rincón del comedor de Tedone (foto: Cuchillo)

Rincón del comedor de Tedone, con su ejemplar de Kmon (foto: Cuchillo)

 

 

 

 

8 Comentarios

  1. Yo estuve una vez hace como tres años y me pareció de lo peor que he probado en Donosti. Por no hablar del trato recibido. Como ha pasado tiempo, no lo tomaré como referencia, pero imagínate mi mala impresión, que he ido una vez y juré no volver.

    • Igor Cubillo /

      Mi decepción también ha sido profunda, Jarvisey. Tampoco volveré.
      Y, sí, también lo cuento entre los lugares donde peor he comido en Donostia. Con el picoteo del Buenavista, las baratijas del 100 Montaditos, el nefasto servicio de Kok, el pavoroso (y carísimo) codillo del Duit…
      Luego, veo el chaparrón de “Excelente” que le otorgan en TripAdvisor, y ratifico mi pérdida de fe en el ser humano.
      En fin.
      Abrazo.

      • Jjajajaja yo tb la pierdo a diario. El duit.. ese gran lugar al que se va a comer salchichas malas… Yo solo tengo buen recuerdo porque una vez fui a una fiesta postboda y le dieron nuestro catering a los de la otra boda que tb lo había reservado para lo mismo. Muy grandes.

        • Igor Cubillo /

          Sinceramente, desconozco el atractivo del Duit. A mis críos les castigaron sin hamburguesa. Pedimos cuatro cosas y olvidaron dos!!!
          Desastre.

  2. Igor Cubillo /

    Merci, María. Lo tengo apuntado en mi lista de pendientes. El vegano de mi querida calle Trueba.
    Estuve mirando su menú antes de ir a Tedone. 13 euros cuesta, copa de vino incluida (preferiría botella…). ¿Qué hubiera elegido? Verduras al pesto con macarrones; farinata (tarta italiana de garbanzo y vendura); y crema catalana.
    ¿Hubiera acertado?
    Un saludo.

  3. ¿pescado en un vegetariano? ¿carne según el día? ¿me he perdido algo? Yo es que en el universo verano-vegetariano no lo entiendo: los que no comen nada nada de procedencia animal, los que se permiten lácteos, los que a veces, un poco de jamón, otros que nada que sobre salga de la tierra (vamos, patatas y espárragos blancos mayormente…) en fin. El amor es de lo más relativo, hay quien encuentra el paraíso in love en antros de cualquier especie. Fijate, a mi J me conquistó en el Bluesville #notedigomas

    B.

    • Igor Cubillo /

      Ya te digo, Blackie. Me lo ha comentado más gente. ¿Atún en un vegetariano? ¡¿¡Carne!?!
      Tal vez debería ser presentado como restaurante especializado en comida vegetariana, como hace el notable Pastor del Gorbea. O quizá lo mejor sea atender a la descripción de su facebook, donde se presentan como “restaurante biológico”. No sé, así tampoco entiendo nada, la verdad…
      En cuanto al amor: ah, el amor… Declararé mi amor al arte y cantaré a la insatisfacción. Enfocaré la vida como mi admirado Lapido, con el fracaso como punto de partida y el amor como dogma de fe.
      Chimpón.

  4. María M. /

    Igor, prueba otro día el Landare! yo salí contenta y sin dejarme un riñón. También en Donosti.

    abrazo!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *