Bienvenidos a Buenos Aires (Urkiola)

Abr 08, 14 Bienvenidos a Buenos Aires (Urkiola)

NOSÍ (+24 rating, 6 votes)
Cargando…

Tú puedes regentar un restaurante en el suburbio más decadente del mundo mundial y encargar a un amigo pintor que dibuje en su comedor una estampa de Hawaii, o Bombay, para evocar ese lejano viaje de novios y martirizar a los comensales con el repertorio de José María Cano.

– ¿Se le ha indigestado la comida, señor?

– …

– Oh, lo lamento, no entiendo qué ha podido suceder, todo nuestro género es fresquísimo. Probaré a cambiar la música…

También puedes encargar a los amigos de tu sobrino chandalista que destrocen el caserío familiar con aerosoles, como si fuera un viejo tren abandonado en vía muerta. O recrear la silueta de una refinería en el chiringuito de una paradisíaca isla. La lista de posibles despropósitos, el abanico de atentados paisajísticos, es inmenso.

Por tanto, los regentes del restaurante Buenos Aires, ubicado en un paraje tan emblemático como el Parque Natural de Urkiola, se la jugaron al embadurnar su fachada. Y parece que acertaron con la enorme imagen que advierte de la existencia de una casa de comidas, tras sus puertas y ventanas, al tiempo que da la bienvenida a la clientela. El edificio se levanta a un paso del santuario de los Santos Antonios, dedicado a San Antonio Abad y a San Antonio de Padua, en el cambio de rasante del alto de Urkiola, entre los montes del Duranguesado (Anboto, Alluitz, Mugarra, Udalaitz…). Así, el excursionista retratado, que escudriña el horizonte de ‘la pequeña Suiza’, esas cimas, las sierras de Aramotz y Arangio, su fauna, puede gustar más o menos, pero es un ejercicio de contextualización que no cae de bruces en el bucolismo más explícito.

(Igor Cubillo)

web del Parque Natural de Urkiola

Taberna Buenos Aires, en pleno alto de Urkiola (foto: Cuchillo)

Taberna Buenos Aires, en pleno alto de Urkiola (foto: Cuchillo)

* Lo Que Coma Don Manuel destaca en la sección Bienvenidos aquellos ornatos, muñecos, carteles, dibujos y otras decoraciones singulares que, con cierta gracia, nos dan la bienvenida a restaurantes, bares, bistrós, tabernas, chigres, sidrerías, tascas y demás locales hosteleros que tanto nos gusta visitar *

Perfil Igor CubilloIGOR CUBILLO Periodista especializado en música, ocio y cultura. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). En el medio de la vía, en el medio de la vida, si hay suerte, tal vez. Ha pasado la mayor parte de su existencia en el suroeste de Londres, donde hace más de 20 años empezó a teclear, en una Olivetti Studio 54 azul, artículos para Harlem R&R ‘Zine, Ruta 66, El País, Bilbao Eskultural, Ritmo & Blues, Getxo A Mano (GEYC), Efe Eme, Den Dena Magazine, Kmon, euskadinet y alguna otra trinchera. Prefiere los caracoles a las ostras. Qué tío. Anda que… Ah, tiene perfil en Facebook y en Twitter (@igorcubillo), ahora le ha dado por hacer #FollowBack, pero no #FF. Se le resisten ciertas palabras y acciones con efe. Él sabrá por qué…

3 Comentarios

  1. saioa /

    aupa igor!!
    no sabes lo bien que me lo he pasado leyendo tu respuesta.
    quedate tranquilo los intocables de Eliot Ness pasaron a la historia.
    A y yo soy de las que pienso que la critica es positiva.
    eskerrik asko!!!
    saioa

  2. saioa /

    aupa igor!!!! soy el excursionista de la fachada(SAIOA) estas invitado a tomarte una caña en el bar regentado desde hace 75 años por laque misma familia.Algunos de la familia no entendemos el léxico que empleas en tu crítica y por eso queremos que nos hagas una visita y poder hablarlo in situ.

    • Igor Cubillo /

      Estimada Saioa,
      desde que sólo leo novela negra y veo películas de gángsters, acostumbro a rechazar estas invitaciones.
      No obstante, mi reseña sobre la decoración exterior de vuestro restaurante es tan (tan) positiva, que en esta ocasión haré una excepción y me plantaré allí para aclarar todas las dudas.
      Espero no tardar. Si se nos echa el otoño encima, eso sí, aprovecharé para comer unas alubias.
      Un saludo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *