Restaurante Antonio (Zahara de los Atunes). Vistas, servicio y producto (y atún)

Jul 07, 14 Restaurante Antonio (Zahara de los Atunes). Vistas, servicio y producto (y atún)

NOSÍ (+35 rating, 7 votes)
Cargando…

El atún es objeto de veneración en Cádiz. Y más aún en el área de Barbate, desde la playa de Zahora a la de Zahara, lindando ya con Tarifa. Uno recorre sus pedanías, sus calles, sus arenales y sus bares, y tiene la sospecha de que allí los niños aprenden el ronqueo antes que el abecedario y las tablas de multiplicar. Ningún lugar como aquel, cuyo origen está vinculado precisamente a su pesca, frente al mar donde se mantiene la almadraba como culto y arte suprema, para degustar el atún rojo salvaje. Y entre sus templos más destacados, sin duda, el restaurante Antonio.

Varado en la playa de Atlanterra, en primera línea, el “restaurante del mar”, que así se promociona, ofrece buenas vistas, un servicio notable, diligente, atento, y un género de primera categoría. Sabores que no se lleva el viento. Poco más se puede pedir. Tal vez un precio menor, pero aquí el producto manda, y no hay nada que discutir. Se paga a gusto, y uno no se acuerda de la dolorosa, recuerda ese atún salvaje, esos langostinos de Sanlúcar y esas ortiguillas, las anémonas que despliegan hasta 150 tentáculos adheridas a las rocas marinas.

La vista, desde el mismo centro del Antonio (f: Cuchillo)

La vista, desde el mismo centro del Antonio (f: Cuchillo)

Es lo que comí, regado con Entrechuelos (11€), un chardonnay de Miguel Domecq fruto de vendimia seleccionada utilizando gas inerte; maceración prefermentativa a 8ºC, durante 24 horas (mosto y hollejos), en depósito inertizado con CO2, antes del prensado en frío; y fermentado con levaduras seleccionadas a 17ºC, durante 16 días. Sólo quedó en el tintero uno de sus grandes clásicos, las romanitas de cigala. Para otra ocasión.

Llegamos a Zahara desde Chiclana de la Frontera, dejando atrás Conil, Vejer y Barbate. En el trayecto observamos maniobras del ejército en la costa, pues cerca hay un centro de adiestramiento militar, y esos barcos los seguimos viendo por los ventanales del restaurante; la vegetación de las dunas, la arena, las sombrillas y el azul intenso del mar fundido con el del cielo en la evocadora línea del horizonte. Desde el mismo centro del comedor, donde se encontraba la mesa redonda donde fuimos acomodados y atendidos.

Revuelto de ortigas y gambas, de Antonio (f: Cuchillo)

Medio revuelto de ortigas y gambas, de Antonio (f: Cuchillo)

Nada más llegar, a modo de convite, nos sirvieron un pequeño plato con salpicón de atún y, mientras ojeábamos la carta, uno de los solícitos camareros insistió en recomendarnos el tartar de atún (19,90€). “Es la especialidad de la casa”, repitió en varias ocasiones. Tantas, que me acordé de Alberto Chicote y de las indicaciones que hace a los hosteleros desesperados para que coloquen el plato que ese día les interesa. Pero el tartar me gusta, hice caso, pedí media ración (11,94€) y fue un acierto. El pescado se sirvió troceado menudamente y en un recipiente posado, a su vez, sobre hielo picado. Fino, tierno, sápido y de color intenso. Elegante. Sin el acompañamiento de huevas de salmón que se aprecia en la web del restaurante. Me gustó.

Y aún me gustó más el revuelto de ortigas y gambas (14€; 8,40€, media) que en boca dominaban, por un lado, la textura melosa de las ortiguillas (no crocantes, como acostumbran a presentarse rebozadas), que recordaba al apreciado erizo, y, por otra parte, su marcado sabor a mar. Fantástico.

Langostinos (f: Cuchillo)

Langostinos de Sanlúcar, en Antonio (f: Cuchillo)

Mi hija estaba de antojo y pedimos unos langostinos (90€/kg). De Sanlúcar de Barrameda. De muy buen tamaño, con cabezas grandes y deliciosas, y preparados a la plancha con un estupendo punto. Sobresalientes. ¿Lo mejor? Que aún restaba mucho por disfrutar.

Uno no se puede ir del Antonio sin jartarse de atún, el rey de Zahara, que en esta casa, fundada en los años ochenta por la familia Mota, preparan de más de 15 maneras diferentes; así que optamos por probar ventresca y morrillo, dos cortes excelentes, por grasos y sápidos. Ambos a la plancha. La ventresca (23,50€) se presenta en un gran filete, cual entrecot; asusta por el tamaño, pero resulta tierna, fácil de comer. Rica rica.

Ventresca de atún, en Antonio (foto: Cuchillo)

Ventresca de atún, en Antonio (foto: Cuchillo)

Y el cielo se toca con el morrillo (26,50€), esa parte del atún localizada en la parte superior de la cabeza, sobre la facera. Brutal. Poco hecha y con su grasa infiltrada, como en el jamón de ensueño. Hasta la guarnición templada servida al centro, a base de patata, judías y bacon, resultó deliciosa.

Sólo me importuna que me cobren 8,80€ en concepto de “pan” (2,20€, por persona), qué dislate, pero no se lo tendré en cuenta. Si vuelvo a caer por Zahara de los Atunes, no dudaré en comer unas tapas en La Taberna de El Campero, cambiaré de aires con las propuestas de El Trasteo y, ya fuera de la city, volveré a comer atún donde Antonio. Con el mar a mi alcance. Así lo recomiendo.

(el morrillo, la parte que prefiere Igor Cubillo)

web de Restaurante Antonio

Bahía de la Plata, Atlanterra; 11393 Zahara de los Atunes (Cádiz)

956 439 542

info@restauranteantoniozahara.com

Antonio _ Aurum 24 kAntonio, en lingotes

Uno puede ir al Antonio a sentar sus posaderas en los agradables comedores, a ver al atún y al duque, como en tiempos de Alonso Pérez de Guzmán, duque de Medina-Sidonia. Pero también puede acomodarse cerca de la barra y disfrutar con su oferta de tapas y raciones. Más informal e incluso divertida.

Entre sus tapas más celebradas, Latapatún, ventresca de atún macerada en soja y presentada en una lata de conservas, junto a huevas de salmón; y Aurum 24k, un sugerente lingote de atún rojo, panceta ibérica, polvo de camarones, salsa de ajo negro, wasaby, curry, fumet de pescado, agar y oro alimentario.

Excepcional morrillo a la plancha, en restaurante Antonio (foto: Cuchillo)

Excepcional morrillo a la plancha, en restaurante Antonio (foto: Cuchillo)

Medio tartar de atún salvaje de almadraba, en Antonio (foto: Cuchillo)

Medio tartar de atún salvaje de almadraba, en Antonio (foto: Cuchillo)

Latapatún, primer premio en IV Ruta del Atún 2012.

Latapatún, de restaurante Antonio, primer premio en la IV Ruta del Atún 2012.

Entrechuelos, chardonnay de Miguel Domecq (foto: Cuchillo)

Entrechuelos, chardonnay de Miguel Domecq (foto: Cuchillo)

Esto se ve, exactamente, desde el ventanal de restaurante Antonio (foto: Cuchillo)

Esto se ve, exactamente, desde el ventanal de restaurante Antonio (foto: Cuchillo)

Perfil Igor CubilloIGOR CUBILLO

Periodista especializado en música, ocio y cultura. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). En el medio de la vía, en el medio de la vida, si hay suerte, tal vez. Ha pasado la mayor parte de su existencia en el suroeste de Londres, donde hace más de 20 años empezó a teclear, en una Olivetti Studio 54 azul, artículos para Harlem R&R ‘Zine, Ruta 66, El País, Bilbao Eskultural, Ritmo & Blues, Getxo A Mano (GEYC), Efe Eme, Den Dena Magazine, Kmon, euskadinet y alguna otra trinchera. Prefiere los caracoles a las ostras. Qué tío. Anda que…

Ah, tiene perfil en Facebook y en Twitter (@igorcubillo), pero no hace #FollowBack ni #FF. Se le resisten ciertas palabras y acciones con efe. Él sabrá por qué…

0 Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. El Campero (Barbate). Altar mayor del atún de almadraba | Lo Que Coma Don Manuel - […] en El Campero, antes, me había dado un buen homenaje en el restaurante Antonio así que esquivé su elegante…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *