Trimmer (Bilbao). La tienda restaurante

Jul 16, 15 Trimmer (Bilbao). La tienda restaurante

NOSÍ (+19 rating, 4 votes)
Cargando…

Muchas veces había pasado de largo por la puerta de Trimmer, si acaso echando una mirada furtiva a las prendas de su escaparate o a la gente que meneaba el bigote en su pequeño comedor. Porque, sí, lo primero que llama la atención de este local de la plaza Jado es su doble condición de tienda de ropa y despacho de comidas y bebidas. Dos negocios juntos, pero no revueltos, eh. A la izquierda la barra, a la derecha los percheros. Qué moderno. Bilbao, cómo has cambiao.

Nunca había atravesado su umbral, decía, pese a las buenas referencias de sus desayunos (tienen cosas como tostada de aguacate con huevo a la plancha y salsa Sriracha); a lo tentadores que resultan esos sandwiches de pollo al curry, en pan tramezzini, sobre el mostrador del bar; y a que algún conocido mío pasaría horas y horas bebiendo a morro de su grifo de vermú. Y así podría haber pasado el resto de mi existencia, pasando de largo, de no haber sido por la insistencia de mi amiga Ana Vega (aka Biscayenne), que se empeñó en comer ligero después de ponernos chatos, en Arbolagaña, en un hamaiketako a base de nueve quesos, gazpacho, piparrak, embutido y siete vinos (7). ¡Hip!

Espejo y Kate Moss, en Trimmer (foto: Cuchillo)

Espejo y Kate Moss, en Trimmer (foto: Cuchillo)

Hice caso, nos sentamos en una de sus pequeñas mesas, modo casual, charlamos entre nosotros, pedimos, comimos, usamos las servilletas de papel, bebimos, hablamos también con la muy simpática camarera y, al salir, caí en la cuenta de varias cosas: en Trimmer se come bastante bien y, en apariencia, sano sanote; su oferta es corta, pero coherente y atinada; menos mal que me afeité la barba, porque cada vez hay más hipsters en Bilbao; mola comer con agua del grifo, ojalá se extienda y todos la ofrezcan, gratuitamente, cuando se coma o cene a la carta; los postres merecen aquí la pena; en esta casa también se cuida el café, por eso lo sirve Right Side Coffee Roasters; y a Kate Moss, tan poca cosa ella, le sientan rebién los ligueros.

Crema de champiñones, en Trimmer (foto: Cuchillo)

Crema de champiñones, en Trimmer (foto: Cuchillo)

Una foto de la modelo inglesa, en la portada del #51 de la revista Dazed & Confused, ocupaba la pared junto a la cual nos acomodamos. Ella fue testigo de nuestra comanda: bocata vegetal y ensalada, para ella (para Ana, no para Kate); crema de champiñones, ensalada y hamburguesitas con cous cous, para mí. De ese modo, catamos las dos fórmulas que, a día de hoy, ofrecen a diario: bocadillo + ensalada verde, por 8€; y menú (sopa pequeña + ensalada verde + plato), por 12€.

Estaba bueno el bocadillo vegetal con huevo, un poco hipster en si mismo, por cierto. La presentación de la crema era una tristura, sí, en cuenco transparente y sin el mínimo ‘tocado’. Además, la crema en sí era muy ligera, pelín desleída, muy de hospital, aunque es cierto que lo anunciado era una “sopa”; seguro que hubiera estado mejor algo más trabada. Eso sí, el gusto era bueno y, pese a la ausencia de tropiezos, se apreciaba que habían utilizado champiñones, que no era la típica sopa deshidratada industrial.

Tarta de zanahoria, en Trimmer (foto: Cuchillo)

Tarta de zanahoria, en Trimmer (foto: Cuchillo)

La ensalada, pues ni fu ni fa; simple acompañamiento. Sin ser la cojorreceta (y eso que se la atribuyen a Yotam Ottolenghi), comí a gusto las hamburguesitas de pollo especiado con salsa tahini y cous cous. Y también estaba rico el expresso doble (1,50€) que bebí. Ese día (2 de julio) el café procedía de la región de La Libertad, en Guatemala, se había tostado el pasado 23 de junio, y fue un gusto tomarlo con una porción de tarta de zanahoria (3€) que contentó a la mismísima Biscayenne, diestra repostera. “Sabe muy casera, tiene muchos frutos secos y los trozos de zanahoria son visibles. Está muy buena”, sentenció ella. A mí me llamó la atención el toque cítrico de la gruesa capa de crema que la cubría. Y me encantó el trozo que pude probar de su tarta Guinness.

Así pues, la satisfacción fue in crescendo en Trimmer, un lugar de ambiente distendido e informal donde uno puede comer a gusto, por relativamente poco dinero, y, de paso, dejarse ver un poquito. Si valoras el buen café y te gustan preparaciones como la crema de zanahoria, manzana y apio, y el cous cous con verduras asadas, no pases de largo ante su puerta. Puedes incluso salir con ropa nueva.

(se afeitó la barba, por no ser uno más, Igor Cubillo)

facebook de Trimmer

ver ubicación

Colón de Larreategui, 35; 48009 Bilbao (Bizkaia)

94 694 11 35

Detalle del letrero que recibe en Trimmer (foto: Cuchillo)

Detalle del letrero que recibe en Trimmer (foto: Cuchillo)

Sencilla ensalada, en Trimmer (foto: Cuchillo)

Sencilla ensalada, en Trimmer (foto: Cuchillo)

Un vistazo a la tienda de ropa y complementos de Trimmer (foto: Cuchillo)

Un vistazo a la tienda de ropa y complementos de Trimmer (foto: Cuchillo)

Bocata vegetal y ensalada, una pareja que cuesta 8 euros en Trimmer (foto: Cuchillo)

Bocata vegetal y ensalada, una pareja que cuesta 8 euros en Trimmer (foto: Cuchillo)

Esta vez no brindaremos (foto: Cuchillo)

Esta vez no brindaremos (foto: Cuchillo)

Hamburguesitas de pollo con salsa tahini y cous cous, en Trimmer (foto: Cuchillo)

Hamburguesitas de pollo con salsa tahini y cous cous, en Trimmer (foto: Cuchillo)

Fachada de Trimmer, tienda de ropa y bar (foto:  Cuchillo)

Fachada de Trimmer, tienda de ropa y bar (foto: Cuchillo)

IGOR CUBILLO

Periodista especializado en música, ocio y cultura. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). En el medio de la vía, en el medio de la vida, si hay suerte, tal vez. Ha pasado la mayor parte de su existencia en el suroeste de Londres, donde hace más de 20 años empezó a teclear, en una Olivetti Studio 54 azul, artículos para Harlem R&R ‘Zine, Ruta 66, El País, Bilbao Eskultural, Ritmo & Blues, Getxo A Mano (GEYC), Efe Eme, Den Dena Magazine, Kmon, euskadinet y alguna otra trinchera. Prefiere los caracoles a las ostras. Qué tío. Anda que…

Ah, tiene perfil en Facebook y en Twitter (@igorcubillo), pero no hace #FollowBack ni #FF. Se le resisten ciertas palabras y acciones con efe. Él sabrá por qué…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *