Reverend Horton Heat. ‘Let me teach you how to eat’

May 17, 16 Reverend Horton Heat. ‘Let me teach you how to eat’

Como bien saben, un aforismo y una sentencia sobrevuelan cuanto se publica en esta weg. El primero lo aportó mi buen amigo Dicky del Hoyo: “Si comer es un placer y el placer es un pecado, pequemos y no nos arrepintamos”. La segunda me la dijo el mismísimo Ferran Adrià: “La gastronomía es el nuevo rock and roll”. No le falta razón al genio de Hospitalet de Llobregat, pero hay que precisar que la vinculación entre el R&R y el comer viene de muy lejos, mucho antes de que programas de recetas y telerrealidad invadieran la televisión. Es anterior incluso a que Loquillo dijera eso de que los cocineros son las nuevas rock stars. De hecho, el papeo es consustancial a la música del diablo desde el mismo momento en que Elvis Presley entró en el estudio de Sun Records rechupeteando crema de cacahuete dispuesto a hacer suyos el ritmo y las canciones que había escuchado a los negros.

Y qué me dicen de Little Richard y ‘Tutti frutti’. ¡Aguambabulubabambambú! Chuck Berry popularizó el paso del pato. Big Bopper puso a bailar con ‘Chantilly lace’. The Archies cantaron ‘Sugar sugar’. Recuerden ‘Muffin man’ (Frank Zappa), ‘Honey pie’ (The Beatles), ‘Banana chips’ (Shonen Knife), ‘Meat is murder’ (The Smiths), ‘Peaches’ (P.U.S.A.), ‘La paella’ (Enemigos), ‘Pork and beans’ (Weezer), ‘Vegetables’ (The Beach Boys), ‘Cake and sodomy’ (Marilyn Manson), ‘Horror en el hipermercado’ (Alaska y Los Pegamoides), ‘Peeled apples’ (Manic Street Preachers), ‘Too much food’ (Jason Mraz), ‘Cena recalentada’ (Golpes Bajos), ‘Egg cream’ (Lou Reed), ‘Rock lobster’ (The B-52’s), ‘Hot potatoes’ (The Kinks), ‘I like food’ (Descendents), ‘Eggs and sausage’ (Tom Waits), ‘Cigarretes and chocolate milk’ (Rufus Wainwright), ‘American pie’ (Don McLean), ‘Carne de cañón al chilindrón’ (Javier Krahe), ‘Orange juice blues’ (Bob Dylan & The Band), ‘Me gustan las cerezas’ (Los Ronaldos), ‘Burger man’ (ZZ Top)…

El Reverendo Horton Heat, entreteniendo a la parroquia.

El Reverendo Horton Heat, entreteniendo a la parroquia.

El estreno discográfico de The Velvet Underground & Nico llegó a las tiendas enfundado en la banana diseñada por Andy Warhol, con instrucciones precisas: ‘Peel slowly and see’ (‘Pelar lentamente y ver’). Y salió al mercado ‘Breakfast in America’, de Supertramp. Y Roger Daltrey sembró de alubias ‘The Who seel out’. Y Siniestro Total preguntó ‘¿Cuándo se come aquí?’. Y The Rolling Stones pusieron una tarta en la portada de ‘Let it bleed’. Y Guns N’ Roses llenaron de versiones ‘The spaghetti incident?’. Y Andrés Calamaro publicó ‘El salmón’. El largo etcétera es realmente extenso, quizá porque ambas, gastronomía y música, al margen de recetarios y grabaciones, son artes efímeras, de consumo inmediato (qué mal suena esto), únicamente subsisten en la memoria subjetiva de quien las experimenta; igual que un plato de lentejas ya rebañado, cuando se apagan los ecos de una canción ésta también deja definitivamente de existir. Comer, aunque sea en compañía, como escuchar música, es un ejercicio individual, una experiencia personal. Y, después de todo, las recetas no dejan de ser partituras para quien empuña una sartén.

Reverend _ RevTambién son muchas las bandas y solistas que han incorporado alimentos a su nombre artístico (Red Hot Chili Peppers, Sushi y Wasabi, Iron & Wine, El Cigala, Lambchop, Camarón de la Isla, The Flying Burrito Bros, Manzanita, The Smashing Pumpkins, Tomatito, Meat Loaf, Buffet Libre, Black Eyed Peas, Cake, T-Bone Walker, Bread, The Clams, Cream, The Chocolate Watchband…), aunque, y aquí quería yo llegar, son realmente pocos los que han enseñado a sus seguidores y al mundo cómo comerlos con corrección y ser un perfecto anfitrión. Cómo hornear, cómo pasar por la plancha un filete, como hacer jirones una lechuga, cómo coger un pollo del cuello, cómo hacer rico pan, como tostar, cómo asar y cómo cocinar un taco en plena calle. Reverend Horton Heat pide permiso en ‘Let me teach you how to eat’, un tema de traza pelín psychobilly, noveno corte de ‘Rev’ (Victory Records), su álbum de 2014. En el correspondiente videoclip el reverendo canta, invita a marinar la carne y toca la Gretsch, secundado por contrabajo y batería, mientras pin ups cimbreantes proceden a la explicación gráfica. Comer, marinar, hornear, asar, cocinar. Menos teoría y más práctica. Menos canciones y más fresas, salchichas, limones, ensaladas, panes, plátanos, filetes, tacos, asados sangrantes, tartas, helados y barbacoas.

(Igor Cubillo)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.