Osteria Vespucci (Donostia). Ni barata, ni convencional

Abr 25, 22 Osteria Vespucci (Donostia). Ni barata, ni convencional

No es barata, pero tampoco es convencional. Federico Balducci lleva dos años empeñado en mostrar su lectura personal de la cocina italiana, de la cucina della nonna y sus afluentes («de base italo-mediterránea» señala él) en Osteria Vespucci, una pequeñísima «osteria» del barrio donostiarra de Amara donde la comida, en contra de lo que indica la tradición, cobra más importancia que el vino. Todo lo prepara a la vista del cliente, tras la barra, con apenas plancha, una placa de inducción portátil y el tiempo y detalle que precisa cada preparación, sea filetto di vacca alla brace con crema al burro aromatizzata e suo contorno (23€), carpaccio di spigola selvaggia con citrico (25€) o burrata artigiana di corado su carpaccio di carciofi (17€).

En mi caso, la atención la puso en decorar con tino, algas, almendra tostada y espirales de crema de pimiento asado una firme pata de pulpo a la brasa (23€). Y, como me gusta tanto la pasta, cacio e pepe, ejercicio de simplicidad con únicamente queso pecorino romano y pimienta (17€), y el más sustancioso ragù di agnello, que enriquece el espagueti con guiso de cordero marinado en vino tinto y cocinado a fuego lento (19€). Disfruté especialmente este capítulo, que el cocinero, al parecer curtido en Londres, París, Turín y San Sebastián (Atelier Robuchon, Hotel Marriott, el mismísimo Akelarre de Pedro Subijana…), aborda exitosamente con pasta fresca al huevo elaborada en casa a base de harina biológica Senatore Cappelli. Según asegura, «semi-integral y poco tratada para conservar todos los valores naturales del Molino Cavanna en el Piemonte».

Bebí un chardonnay de Mastri Vernacoli (Trentino, 23€) y di carpetazo con café Lavazza y babbà al rum, sencillo bizcocho napolitano «emborrachado» servido con sirope de cereza amarena (6€). Lo mejor es que a mi vuelta casi todo habrá cambiado, pues cada tres semanas da un vuelco a su reducida carta en función de qué disponga su relación de productores y suministradores, que incluye la finca ecológica Karabeleko, pescadería Conde y carnicería Etxebeste, estas dos últimas en el mercado de La Bretxa, debajo de Forum Sport y McDonald’s.

Interesante con mesura, Osteria Vespucci

Dicho lo cual, es fácil deducir que resulta interesante acercarse al menos una vez y con mesura a Osteria Vespucci, más en un país como éste, donde la cucina italiana está absolutamente maltratada, invade zonas turísticas en versión pasta cutre + pizza de aquella manera, y se contempla como un recurso fácil para contentar a la infancia. Hay otras visiones, y Federico ofrece la suya con el refuerzo de Garazi Laboa, su amable mano derecha en ‘sala’, un espacio de estética marina (el antiguo bar Atari reconfigurado por el estudio de diseño integral The Home Donosti Studio) que, junto al logo del negocio, delata un discreto homenaje a Amerigo Vespucci, buque escuela de la Marina Militar de Italia. Éste, a su vez, ya sabes que toma su nombre del navegante, comerciante y cosmógrafo florentino que participó en al menos dos viajes de exploración al Nuevo Mundo.

ver ubicación de Osteria Vespucci

Eustasio Amilibia 14; 20011 Donostia – San Sebastián
943 09 24 55

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.