Shibui (Bilbao). ¿Cómo no iba a gustarme?

(+5 rating, 1 votes)Cargando... Me estreno en este admirado blog incumpliendo las más básicas normas del Manual del Snob Gastronómico: – Hablar de un restaurante inaugurado hace ya unos cuantos meses. – Valorarlo de forma positiva. – Y (lo que es más grave) llevar la contraria a los administradores de la bitácora, que gentilmente me ceden su espacio para enmendarles la plana. Pero lo cierto es que tras meses esperando probar el Shibui, la velada que disfrutamos en el nuevo japonés de Bilbao merecía, cuando menos, reparar la herida infligida por la pluma afilada de uno de los críticos de LQCDM (dicky) Si eres de Bilbao, te gusta la comida asiática y todavía no has probado este nuevo local, es probable que el día que lo hagas, acudas condicionado por toda una serie de comentarios que te preparen para la decepción. “Es caro y las raciones son pequeñas”; “Me quedé con hambre”; “Prefiero el Mao”… Y sí, aunque la etiqueta de comida japonesa de vanguardia e innovadora puede resultar arriesgada en un paladar como el bilbaíno, educado en el universo de los sushis, wasabis y teriyakis, casi en exclusiva por el amigo Pedro Lee (Mao, Asia Chic, Old Shanghai, Asia di Roma…), uno debe ir al Shibui libre de todo prejuicio y dispuesto a disfrutar de una experiencia singular. Así lo hicimos cuatro amigos la noche del sábado y el resultado no pudo ser más positivo. La suerte acompañó desde el principio. Llamar en el último momento y no tener reparos en cenar tarde nos permitió hacernos hueco en un discreto reservado, elegantemente diseñado y separado del comedor central (a primera vista, algo masificado). La carta es variada y compleja. Y si uno es como el arriba firmante (cuyo conocimiento de la cultura japonesa no va mucho más allá de “Lost in Translation” y las novelas de Murakami) lo mejor que puede hacer es pedir consejo a la camarera o guiarse por los asteriscos que señalan las especialidades de la casa. El recital comenzó...

leer más