Restaurante Tamaya (Bilbao). Asia insípida

No salimos dolidos del restaurante oriental Tamaya, próximo al museo mundial Guggenheim. Lo tomamos como una experiencia, pasamos el rato, nos trataron bien y no resultó caro, ya que consumimos un cupón de descuento de Colectivia que prometía una rebaja desde los 27 aurelios hasta los 13,5, con bebida incluida: Carlos una copa de tinto que le desaconsejé, pues no maridaría (luego me dio la razón); y yo una cerveza San Miguel de tercio que combinó de maravilla (luego pedí otra de abono, a 2,48, más propinilla que dejé). No obstante, fue una comida insípida fundamentada en el sushi, la supuesta especialidad nipona. Rezaba la promoción: «Un restaurante con comedor espacioso con decoración moderna y amplios ventanales que dejan a la vista el museo Guggenheim». Vaya… con vistas si te pegas al cristal. Y esto añadía la promoción sobre un local con cañas de bambú: «Deliciosa comida asiática con especialidad en sashimis, maki y combinados de sushi. Dentro de su carta también podemos encontrar platos como pato Pekín, lubina al vapor con jengibre y solomillo con salsa teriyaki».´ Nuestra comida cursó cuesta abajo. Empezamos picando el aperitivo, una especie de cortezas finolis y blancas, y proseguimos con sendas ensaladas Tamaya, correctas en su sencillez, con lechuga y tiras de zanahoria, un poco de chaka y gambas congeladas, todo con un aliñe asaz avinagrado y de poso lechoso cuya fórmula secreta no nos desentrañó el camarero. Luego compartimos cuatro rollitos vietnamitas, ricos rebozados no aceitosos, curiosos y con una salsita inodora que le aportaba más matices. Estaban rellenos de carne picada suave (quizá de cerdo o mezclada) y Carlos recomendó: «Cómelo rápido que, si no, se queda gomoso». ¡Dicho y hecho! Luego llegó la bandeja del sushi en sí. Miren que es fácil cocinar arroz que sepa algo con un poco de sal y un ajito, pero el grano del Tamaya no sabía a nada. Sólo aparecía la sapidez si añadías salsa de soja (buena, la marca que usa Carlos) y el par de aliños del...

leer más

Restaurante Miu (Bilbao). El nuevo japonés low cost primo de La Mary

Nov 29, 12 Restaurante Miu (Bilbao). El nuevo japonés low cost primo de La Mary

Publicado por en Bilbao, Bizkaia, Destacado, Euskadi

(+21 rating, 5 votes)Cargando... El éxito de público de La Mary en Bilbao ha tenido consecuencias, y se llama Miu, restaurante japonés. Meet the sushi es su lema. Desde hace unas semanas Andilana, la compañía de hostelería y restauración de la familia Camós, ha abierto su segundo restaurante en el centro de Bilbao, junto a la Alhóndiga , muy cercano al abarrotado La Mary. Miu forma parte de una cadena de restaurantes económicos, que combina el diseño de los locales con una buena relación calidad-precio. Como os dijimos en aclamado post, la Mary no nos convence demasiado, ruidoso, abarrotado con pequeños aciertos y grandes errores en sus menús. En cambio el restaurante Miu en nuestra primera visita nos ha parecido una pequeña maravilla. Comimos tres menús en su planta baja y fuimos atendidos por una camarera alta y morena, como su madre (imaginamos), que nos transmitió desde el minuto uno serenidad zen y profesionalidad. Diez al servicio. La decoración acertada, low cost asiático pero sin caer en la horterada o el derroche suntuario que son los dos extremos de los restaurantes con toque oriental. Los elementos decorativos contribuyen a un ambiente no sea ruidoso y puede convertirse en un lugar adecuado para la comida íntima o para hablar de negocios. Y la comida muy bien, gracias. Por un menú de 10,95 euros comimos un entrante de ensalada con taquitos de pollo rebozados en panko. De segundo probamos California Uramaki (con aguacate, pepino y cangrejo). Nos pusieron seis piezas por cabeza, así que por cantidad no nos pudimos quejar. El sabor de la combinación delicioso y, como somos muy pejigueros, si algo se le puede achacar a la terminación es que el arroz no seguía los cánones de los uramaki a los que estamos acostumbrados por la excelencia de Sumo, pero aún así, volviendo a la relación calidad precio poco malo podemos decir. El segundo plato se compuso de unos pequeños taquitos de solomillo de ternera con mucho sabor y colocados sobre un puré de...

leer más