The Willows (Getxo). 19 mujeres y yo

Nov 19, 13 The Willows (Getxo). 19 mujeres y yo

Publicado por en Bizkaia, Destacado, Euskadi

(+15 rating, 3 votes)Cargando... Estaba yo sentado en The Willows Tea Room, en una de sus ocho mesas vestidas con mantel verde, flores artificiales, servilletero de metacrilato y cartelito que anuncia parte de la oferta de desayunos. Estaba, decía, sentado en una de sus sillas flamencas, con madera blanca y asiento de mimbre, viendo caer telones de agua sobre la célere coreografía de paraguas que animaba esa mañana la calle Las Mercedes, en el barrio getxotarra de Las Arenas. Ya había apurado mi “desayuno ligero” (café solo y pintxo, 2,60€), y me entretenía observando la estantería de Ikea donde se muestra un surtido de tes, mermeladas y otros artículos a la venta, cuando vino a mi mente el mantra que Manu ‘El Gallego’ (a la sazón cantante de Porco Bravo) repetía para convencerme a la hora de comprar el rico orujo que distribuía en el Gran Bilbao: “Licor da Azucena, en la comida, merienda y cena”. El verso-claim me asaltó cuando pensaba relajado, mientras escuchaba Arcade Fire, que, por fin, he dado en L.A. con un buen lugar para practicar los nobles artes del desayuno, la comida y la merienda. Un lugar tranquilo, que ofrece calidad, producto propio, toneladas de ilusión, trabajo y una oferta diferenciada, distintiva, que permite hacer pequeñas incursiones en las costumbres inglesas; desde las judías del desayuno al fish & chips del almuerzo, sin pasar por alto la hora del té. Sea cual sea. Uno puede empezar a paladear la amplia oferta de infusiones desde la mañana, cuando el mostrador lo ocupan pequeños sandwiches, quichés, tortillas y repostería casera, amasada y horneada por la risueña Adriana, la joven al mando del negocio desde hace tres años y medio. Pero no todo está a la vista pues, además del desayuno ligero y del “vitamina” (café o té, zumo de naranja y scone o tostada o croissant o pintxo o yogur; 3,80€), uno puede optar por el inglés (6,60€), con su bacon churruscado, retorcido, fino y de grato sabor; baked beans con agradable caldo dulce; tortilla melosa,...

leer más

Made in Japan. Crónica de la cocina nipona (la de verdad)

Jul 03, 13 Made in Japan. Crónica de la cocina nipona (la de verdad)

Publicado por en Destacado, Japón

Un recopilación breve de la cocina nipona callejera, casera y tradicional, para que aquél que se anime a ir hasta allí sepa que hay un mundo más alla del sushi y los fideos udon.

leer más

Oasis. ‘Digsy’s dinner’

Oasis, estandarte del brit pop y de muchas otras cosas, utilizó como arma de seducción la lasaña, el té, las fresas y la crema en ‘La cena de Digsy’, esta canción de su estreno, el recordado ‘Definitely maybe’. [youtube=http://www.youtube.com/watch?v=L-2QmgTRFMw&feature=related] Igor CubilloPeriodista y gastrónomo. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). Tras firmar durante 15 años en el diario El País, entre 1997 y el ERE de 2012, Igor Cubillo ha logrado reinventarse y en la actualidad dirige la web Lo que Coma Don Manuel y el foro BBVA Bilbao Food Capital, es responsable de la programación gastronómica de Bay of Biscay Festival y escribe de comida y más cuestiones en las publicaciones Guía Repsol, 7 Caníbales, Gastronosfera y Kmon. Asimismo, es responsable de Comunicación de Ja! Bilbao, Festival Internacional de Literatura y Arte con Humor. Vagabundo con cartel, se dobla pero no se rompe, hace las cosas innecesariamente bien y ya han transcurrido casi 30 años desde que empezó a teclear, en una Olivetti Studio 54 azul, artículos para Ruta 66, Efe Eme, Ritmo & Blues, Harlem R&R ‘Zine, Bilbao Eskultural, Getxo A Mano (GEYC), DSS2016, Den Dena Magazine, euskadinet, ApuestasFree, eldiario.es, BI-FM y alguna otra trinchera. Además, durante dos años colaboró con un programa de Radio Euskadi. Como los Gallo Corneja, Igor es de una familia con fundamento que no perdonaría la cena aunque sonaran las trompetas del juicio final, si es que no han sonado ya. Sostiene que la gastronomía es el nuevo rock and roll y, si depende de él, seguiréis teniendo noticias de este hombre al que le gusta ver llover, vestirse con traje oscuro y contar historias de comida, amor y muerte que nadie puede entender. Eso sí, dadle un coche mirando al sol, una guitarra y una canción, una cerveza y rock and roll, y no le veréis el pelo más por aquí. Tiene perfil en Facebook, en LikedIn, en Twitter (@igorcubillo) y en Instagram (igor_cubillo), pero no hace #FollowBack ni #FF. Se le resisten ciertas palabras y acciones con...

leer más

Cafés Panchito (Bilbao). Atención, variedad y calidad

De un tiempo a esta parte ha crecido exponencialmente mi afición por el café. No es que me haya convertido de la noche a la mañana en un experto en identificar variedades y sabores pero, desde luego, sí sé distinguir uno bueno de uno malo. Vayamos a lo nuestro que es el Café Panchito donde, circunstancias de la vida, este fin de semana he aterrizado tres veces y he podido comprobar en cada una de estas visitas el buen hacer de sus dependientes-camareros, así como la calidad de su café. Se trata de un pequeño local situado en el Casco Viejo de Bilbao y que, no sé si por el tamaño de local o por la licencia del mismo, no permite consumir sus bebidas en el interior. Vamos, un take away. Dentro uno puede solicitar una gran variedad de cafés, infusiones, cookies y muffins, o pedir para preparar luego en su casa una variedad del café que mas le guste. También tienen mermeladas y chocolates. Junto a la barra disponen de un surtido de azúcares y edulcorantes varios para que cada uno pueda combatir los excesos de colesterol a su gusto. La primera visita de la semana se produjo la tarde del viernes. Aparecí por allí con el pequeño de la casa que, segundos después de leer que preparaban frappés, ya estaba pidiendo uno. Por qué les enseñarán a leer tan pronto en el colegio… En este caso fue de chocolate y, como el día en el exterior era especialmente fresco y lluvioso, la camarera nos preguntó si lo queríamos con un poco menos de hielo de lo habitual, a lo cual respondimos afirmativamente. Elegimos el tamaño mediano y por 2,5 euros pudimos disfrutar de un delicioso frappé de chocolate. Bueno, disfrutó él, ya que no me dejó casi ni probarlo. Al día siguiente, y animado por el devora frapes, volvimos al establecimiento. Esta vez el pequeño repitió con el frapé de chocolate (la atenta camarera le preguntó si lo quería con poco hielo,...

leer más