Bienvenidos a Arratzain Sagardotegia (Usurbil)

Abr 10, 13 Bienvenidos a Arratzain Sagardotegia (Usurbil)

Publicado por en Bienvenidos, Gipuzkoa

El barril sobre la puerta aporta un toque de rusticidad aún mayor a unas instalaciones, las de Arratzain Sagardotegia, en las que se aprecia cierto desorden

leer más

Breaking news! El Tribunal de Arbitraje Deportivo indulta a la ternera guipuzcoana

Feb 06, 12 Breaking news! El Tribunal de Arbitraje Deportivo indulta a la ternera guipuzcoana

Publicado por en Euskadi, Gipuzkoa

La UE ha declarado la alerta alimentaria por contaminación con sustancias engordantes no autorizadas procedente de terneras guipuzcoanas.

leer más

Asador Lukainkategi (Donostia). Apuesta casera y segura

Feb 06, 12 Asador Lukainkategi (Donostia). Apuesta casera y segura

Publicado por en Euskadi, Gipuzkoa

Tocaba cambio, sí señor. Llevaba ya demasiado tiempo este caserío con la misma carta, sin alterar una sola letra. Y es que dicho lugar, perdido en el monte, en el límite entre Usúrbil y San Sebastián, es el claro ejemplo de que el ‘boca-oreja’ funciona. Que yo sepa, no se ha prodigado demasiado en los mundos del marketing, ni ha hecho grandes inversiones para ver su nombre rubricado en la prensa local. Tampoco le ha hecho falta. Quien lo conoce lo hace por su cocina casera, sencilla pero bien preparada. Y una estupenda relación calidad/precio. De nombre difícil de pronunciar, y casi imposible de recordar, ha contado desde sus inicios con una clientela fiel, y para los que frecuentamos el restaurante desde hace muchos años era común coincidir con los mismos rostros cada viernes noche. Más conocido por su oferta en carnes, admito que tienen buena mano con los pescados. Tampoco despreciaré el cordero ni la menestra de verduras del tiempo. Y confieso que soy de siempre fan de la costilla a la brasa. Para mí, la preparan como nadie. Cortada muy fina, bien hecha, con su ajito crudo por encima… acompañada de ensalada de lechuga y cebolla de su huerta… bien aliñada… ¡ñam, ñam! Hace ya unos cuantos años, el comedor fue restaurado totalmente, impregnándolo de un estilo clásico pero más acogedor, sustituyendo el frío blanco de las paredes por un cálido amarillo que contrasta con la madera de las vigas. Posteriormente, acometieron la obra exterior, cubriendo una pequeña terraza y convirtiéndola en coqueto cenador muy agradable para los mediodías estivales, y perfecto para las cálidas noches que tanto escasean en el verano donostiarra. Pero la oferta culinaria seguía intacta. Que no, que si algo funciona, para qué cambiarlo. Como decía, tocaba cambio y ha llegado. Leve y sutil, sin perder su esencia. Desconozco las razones de tal exceso. Quizás la crisis ha hecho que esa clientela se viera tentada por ofertas diferentes, ocurre en todos los sectores; lo sabré yo. Puede ser...

leer más