Bar Txuntxurro (Irun). Curiosa, cuanto menos, su tortilla de patata

Ago 12, 13 Bar Txuntxurro (Irun). Curiosa, cuanto menos, su tortilla de patata

Publicado por en Destacado, Euskadi, Gipuzkoa

¿Cuál es el secreto de la muy demandada tortilla de patata del Txuntxurro? “Yo le pongo más huevos”, asegura el José Otero en entrevista fotocopiada y enmarcada en el bar.

leer más

Cafetería Florida (Bilbao). Un telegrama por su hamburguesa

Recientemente me dejé caer por la Cafetería Florida, uno de las despachos de comida rápida con mejor fama de Bilbao… STOP… el toldo anuncia platos combinados y sandwiches, pero a mi me habían hablado maravillas de sus burguers… STOP… fui con mi buen amigo Tsustas, y nos hicimos fuertes en un rincón del local, sentados en dos de los taburetes fijos que rodean la barra naranja y donde la clientela es distribuida, e incluso redistribuida, para hacer hueco a los nuevos comensales… STOP… allí cocinan a la vista de todos, con la plancha cerca del mostrador, para que veas qué se incluye en tu pedido y cómo se manipula… STOP… eso mola… STOP… pedimos dos hamburguesas completas, compuestas por carne de ternera, cebolla, tomate, lechuga, pepinillo y salsa americana … STOP… todo dentro de un bollo de pan de molde con pepitas de sésamo… STOP… eso no mola, preferimos el ‘pan pan’… STOP… la hamburguesa no estaba mal, y era curiosa la presentación de la cebolla, como rebozada y nada aceitosa, pero en absoluto era algo extraordinario, como correspondería a la mejor hamburguesería de la capital del mundo mundial… STOP… es más, ni siquiera la considero sobresaliente… STOP… en cuanto a la ración de patatas fritas, es enorme, sí, pero son congeladas… STOP… imperdonable… STOP… eso sí que no mola absolutamente nada… STOP… finalmente pagué 19,45 euros por dos hamburguesas (5,25 c/u), una ración de patatas (4,15) y dos carísimas cañas (2,40 c/u)… STOP… el condumio resultó saciante y no nos quedó espacio para uno de sus postres, entre los cuales ellos destacan como “plato estrella” las tortitas con nata y sirope… STOP… conclusión: las hamburguesas del Florida no están mal, pero quizá viven un poco de las rentas, de la buena prensa cosechada muchos años atrás, hace incluso 31 años, cuando el cocinero riojano Antonio Cuesta puso en marcha el negocio… STOP… entonces la competencia era escasa en la villa… STOP… ahora está al frente del negocio su hijo Iñigo Cuesta.. FULL STOP...

leer más

Cafetería Izarraitz (Oñati). Restaurante fantasma

Oct 24, 11 Cafetería Izarraitz (Oñati). Restaurante fantasma

Publicado por en Euskadi, Gipuzkoa

La de espía siempre ha sido una ocupación solitaria, pero en esta ocasión Igorr y Aitorsky se desplazaron juntos a Oñati. En coches separados, eso sí. Al menos uno de los dos debía sobrevivir, a cualquier precio, para contar aquí qué habían comido. En esta ocasión lo que les llevó a la villa que vio nacer a Ruper Ordorika no fue un asunto de faldas, sino una convención itinerante de seguidores del Rubin Kazan. Aitorsky montó en su Volga Siber, puso a todo volumen un disco de Mélnitsa y empezó a pensar en las piernas de Maria Yuryevna Sharapova. Casi se escacharra en un par de curvas (de la carretera), pero finalmente arribó a la localidad guipuzcoana seguido de cerca por el Ë-Mobile de Igorr, quien no se quitaba de la cabeza los movimientos del último duelo Anatoli Kárpov – Garry Kasparov, entre riffs y consignas anarquistas de Mongol Shuudan. Acabada la convención, ambos se dirigieron al centro del pueblo a pie, y pronto se toparon con un paisano a quien preguntaron, marcando las erres, claro, dónde podían comer. “Buff, ya es un poco tarde…”, resopló el viandante. ¡¡Eran las 14.40 horas!! ¿Acaso había fallado el navegador y nuestros amigos se habían plantado en Francia? Igorr dudó, pero vio a lo lejos la bella silueta de la antigua universidad, inaugurada en 1548, y una señal de tráfico que indicaba la dirección a seguir para llegar al Santuario de Arantzazu, en cuyo friso talló Oteiza 14 (¡¡14!!) apóstoles, e insistió al lugareño, como en las novelas de Dostoievski. Éste (el escritor ruso no, el ciudadano guipuzcoano) terminó recomendándoles la cafetería Izarraitz, sin mucha convicción, como queriendo escurrir el bulto, perderles de vista. Y lo logró, pues nuestros protagonistas se dirigieron allí. Fue toda una experiencia, como sumergirse en ese universo chic y/o snob de casas de comidas escondidas, de apariencia clandestina, de esos comedores secretos instalados en comercios y locales imposibles (tintorerías…) de cuya existencia se tiene conocimiento por el boca a oído, o por...

leer más