Oddity Cafe Lounge (Bilbao). Bar y coctelería en el corazón del Casco Viejo

Ene 08, 14 Oddity Cafe Lounge (Bilbao).  Bar y coctelería en el corazón del Casco Viejo

Publicado por en Bilbao, Bizkaia, Destacado, Euskadi

(+27 rating, 6 votes)Cargando...En ocasiones la vida parece estar mandando mensajes en clave. Uno de los avisos más potentes de estas navidades llegó en forma de película. En concreto gracias ‘La Vida Secreta de Walter Mitty’. No me extenderé sobre esto, porque ya hablé de ello en mi blog (sí, uno tiene una bitácora personal desde el prehistórico  año 2001, además de ser honrado currante para Don Manuel). En concreto, este bello film, que se vertebra en torno a una potente banda sonora, tiene un papel importante el Space Oddity de David Bowie. Un album que escuché en su día hasta la rayadura (yo de tierno infante escuchaba a Bowie y trataba de entender las letras con un diccionario Larousse; y no es postureo, chúpate esa) y que, ahora, signo de los tiempos, dormitaba escondido en un sector del disco duro de mi ipod. Esta canción narra la odisea espacial del Mayor Tom, lanzado al espacio, separado de la tierra, y habla de sus sensaciones de soledad en el viaje por el infinito desolado en una diminuta cápsula espacial. Diremos que, si sirve para Walter Mitty, también vale para nosotros e incluso para esta sociedad pelín autista que viaja ensimismada encerrada en sus cápsulas hacia nadie sabe dónde. [youtube=http://youtu.be/ZrZlhD0Oeto&w=520&rel=0] Y, curioso, al de un par de días de ver a Ben Stiller hacíamos la ruta espacial  habitual por el Casco Viejo de Bilbao, decidimos entrar al Bukoi y, como en los relatos de Poe, o en un Expediente X, entramos en una dimensión paralela. Para empezar, la calle era la misma pero lo que antes era un bar decorado con gusto, con barra bien surtida, con luz y jamones colgados, se había transformado en una especie de lounge bar oscuro, amplio y bien dispuesto, pero diferente. Y (guiño, guiño) el local se llamaba, lo han adivinado Odditty. Tuvimos una discusión pensando que nos habíamos equivocado de calle (para los que conozcan la diminuta calle Jardines sabrán que es harta complicada la confusión) o que estábamos...

leer más

The Willows (Getxo). 19 mujeres y yo

Nov 19, 13 The Willows (Getxo). 19 mujeres y yo

Publicado por en Bizkaia, Destacado, Euskadi

(+15 rating, 3 votes)Cargando... Estaba yo sentado en The Willows Tea Room, en una de sus ocho mesas vestidas con mantel verde, flores artificiales, servilletero de metacrilato y cartelito que anuncia parte de la oferta de desayunos. Estaba, decía, sentado en una de sus sillas flamencas, con madera blanca y asiento de mimbre, viendo caer telones de agua sobre la célere coreografía de paraguas que animaba esa mañana la calle Las Mercedes, en el barrio getxotarra de Las Arenas. Ya había apurado mi “desayuno ligero” (café solo y pintxo, 2,60€), y me entretenía observando la estantería de Ikea donde se muestra un surtido de tes, mermeladas y otros artículos a la venta, cuando vino a mi mente el mantra que Manu ‘El Gallego’ (a la sazón cantante de Porco Bravo) repetía para convencerme a la hora de comprar el rico orujo que distribuía en el Gran Bilbao: “Licor da Azucena, en la comida, merienda y cena”. El verso-claim me asaltó cuando pensaba relajado, mientras escuchaba Arcade Fire, que, por fin, he dado en L.A. con un buen lugar para practicar los nobles artes del desayuno, la comida y la merienda. Un lugar tranquilo, que ofrece calidad, producto propio, toneladas de ilusión, trabajo y una oferta diferenciada, distintiva, que permite hacer pequeñas incursiones en las costumbres inglesas; desde las judías del desayuno al fish & chips del almuerzo, sin pasar por alto la hora del té. Sea cual sea. Uno puede empezar a paladear la amplia oferta de infusiones desde la mañana, cuando el mostrador lo ocupan pequeños sandwiches, quichés, tortillas y repostería casera, amasada y horneada por la risueña Adriana, la joven al mando del negocio desde hace tres años y medio. Pero no todo está a la vista pues, además del desayuno ligero y del “vitamina” (café o té, zumo de naranja y scone o tostada o croissant o pintxo o yogur; 3,80€), uno puede optar por el inglés (6,60€), con su bacon churruscado, retorcido, fino y de grato sabor; baked beans con agradable caldo dulce; tortilla melosa,...

leer más

David Bowie. ‘The stars (are out tonight)’

(+5 rating, 1 votes)Cargando... La verdad es que 24 horas no, pero diez años sí que dan para mucho. Y más en el caso de un artista. Es casi imposible que, en ese lapso de tiempo, a un cantante no se le escape un solo gallo en algún disquillo. Si se da el caso, lo normal es que la rumorología y la canallesca le sitúen con un pie en la tumba. Y eso es lo que le ha pasado al (no por andrógino menos) bueno de David Bowie. Los periódicos y revistas del ramo ya tenían redactado el correspondiente obituario, cuando El Duque Blanco ha decidido dejar con un palmo de narices a los agoreros y publicar un nuevo álbum, ‘The next day’, a la venta el próximo martes. ¿Cómo podremos obtener suficiente eco para que este comeback no caiga en saco roto?, se preguntó el inglés, en cuya carrera nunca han faltado la osadía ni rasgos de introspección y teatralidad. El creador de Ziggy Stardust, icono del glam rock, barajó, por lo visto, grabar una adaptación de ‘El muerto vivo’ (ya saben, la rumba de “no estaba muerto, estaba tomando cañas”), pero lo hizo para si mismo y, afortunadamente, ningún productor despistado se percató. Finalmente, decidió que lo más oportuno era dotar de contenido gastronómico al videoclip de ‘The stars (are out tonight)’, para asegurarse la presencia en este trampolín que es el Momento musical de Lo Que Coma Don Manuel. Et voilà, aquí tenéis el clip realizado por Floria Sigismondi, donde Bowie irrumpe en escena hablando con el frutero del supermercado, mientras ojea una revista (Pantheon) y, con aire distraído, coge una lata de conservas del estante. Por si fuera poco, ella, la actriz Tilda Swinton, afronta la parte final del vídeo trinchando, ya vampirizada, un pato o un pavo (sin plumas no los distingo, ya ven) sin cocinar, aunque plantado sobre la correspondiente bandeja en la elegante mesa de la cena. Que te hemos pillado, David Bowie, que te hemos pillado… Chavalín....

leer más