Taberna 113 (Vitoria). No pasen del menú del día

Feb 11, 14 Taberna 113 (Vitoria). No pasen del menú del día

Publicado por en Araba-Álava, Destacado, Euskadi

(+49 rating, 11 votes)Cargando... En el XII Azkena Rock Festival comí dos días solo. Sendos menús en la Taberna 113, pegada al parque Prado, cerca del recinto festivalero, de mi hotel Silken y de la redacción de El Correo. Comí sendos menús: de entresemana (a 11 euros, IVA y bodega incluidos) y de fin de semana (18 + IVA, pero sin bodega, lo que hay que ver). Comparados ambos, llego a la conclusión de que repetiría entresemana, nunca el finde, cuando la comida fue muy parecida y el precio más del doble. Se cumplió mi teoría de que merece la pena comer en bastantes sitios el menú del día entresemana, pero no así el finde, que se encarece hasta diluirse la relación calidad-precio. Pensaba ir al siguiente bar de esa acera, a Los Guaranís, donde ya comí bien el XI ARF, pero entre que era más caro (12,50 + IVA, frente a 11), que no me gustaba el menú y que en el 113 ponían lengua, pues ya está todo explicado. La Taberna 113 es moderna y está decorada con piedra, madera, cristal, metal, ventanales… Es actual y acogedora, tiene terraza con toldo, botelleros vinateros y un comedor más atractivo que el cerrado de Los Guaranís. El viernes de entresemana había mucha gente mayor respetable y muchas damas (una mesa de 11 charlatanas celebrando un cumpleaños a mi vera), lo cual es garantía de calidad. La música de fondo era mala y comercial, no estaba muy alta, y varias mesas se ocuparon dos veces. Comí leyendo el ABC. De primero había lentejas, ensalada mixta (buena pinta, con mucho bonito arriba) y lo mío: patatas en salsa verde con bacalao. Llegaron quemando demasiado. Ardían. Olían de lejos, estaban ricas, no demasiado densas y el bacalao era potente. Las disfruté y las ingerí con el vino, Iradier, cosechero de Ábalos, 13,5º, rico aunque demasiado frío también, muy oscuro y astringente. De segundo había costilla escoltada por patatas fritas (buena pinta), anchoas rebozadas (sin guarnición pero apetitosas y saludables) y lo mío: lengua....

leer más

Restaurante Los Guaranís (Vitoria). Se come bien

(+5 rating, 1 votes)Cargando... Le dije a mi hermano el menor, a la sazón rector de este blog, que iba a escribir un post sobre la cafetería-restaurante Los Guaranís de Vitoria, y saltó: «Dicen que ahí se come bien». Eso me pareció cuando comí el menú del día del que trata este texto. Fuimos dos comensales y no dejamos ni un charquito de salsa, ni un grano de arroz, ni un rastro de nata, ni una gota de agua ni, claro, ni una gota de vino. Pero no nos dio vergüenza. Cuando vamos al Azkena Rock Festival suelo pasarme por Los Guaranís, que queda cerca del recinto de Mendizabala, donde se celebra tal cita roquera. Con La Txurri ahí he estado bastantes tardes, refrescándonos con buenas birras, apreciando los vinos, comiendo pinchos ricos (tortilla, bonito, ensaladillas…), observando a los muchos parroquianos y deseando… probar las raciones que exponen en el mostrador de Los Guaranís. En su web veo que también sirven menús de picoteo y especiales, y parece que no tiene carta. Yo debuté ahí con un efectivo menú del día durante el 11º Azkena Rock Festival. Fui con mi amigo Carlos y salimos contentos. Mucho. Y si el vino hubiera estado un pelín mejor, habríamos salido levitando. Llegamos al parque del Prado, pasamos frente a la fachada del local, ignoramos a los clientes de la terraza, vi que el cartel del menú anunciaba lengua en el menú de 12,50 lereles, y no dudé. Entramos, atravesamos su larga barra de la derecha (hay otra paralela a la izquierda, separada) y entramos en el comedor, que tiene dos fallos: es cerrado, sin ventanas, y el color gris de las paredes mejoraría la estancia si fuese más cálido, tipo salmón, por ejemplo. Una cosa positiva del comedor: las mesas están muy separadas. Cuando arribamos al refectorio estaba lleno de hombres. Luego llegó una pareja. Ahí olía bien a comida, a vinagreta, y vi algún perchero. Respecto a lo anunciado en el cartel de la calle, hubo...

leer más