Por comentar: el Restaurante Ein Prosit Bilbao satisface más con descuentos

Aprovecho para comentar mi primer bono de Oferplan, el cupón de descuentos del periódico El Correo. Fui a comer con Pato al alemán de Bilbao y cada uno puso 20 euros de bote, pues en total el cupón costaba 39,90 y se supone que descontaba desde los 67. Nos ubicaron en una cómoda mesa, nos atendieron estupendamente y como la bebida era una jarra de cerveza de medio litro Löwenbräu per cápita, Pato pidió al poco otra ronda aparte, pues se quedaba seco. Empezamos con una vistosa tabla de embutidos teutones, con rodajas de mortadelas, cabeza de jabalí y morcilla con lengua (14 en la carta), entre otras viandas frías riquísimas que iban de maravilla con la birra y con los panecillos variados que nos sirvieron en una cestita. Luego llegaron tres sabrosas salchichas (se supone que wiener con queso, pero poco queso capté) guarnecidas por unas estupendas patatas fritas de sartén que siguieron satisfaciéndonos y que mojamos con las mostazas de los frascos de la mesa. El plato fuerte, el remate, fue el codillo asado al horno (14,5 en carta, también los ofrecen cocidos al mismo precio pero con otra guarnición), que nos hizo salivar y no nos decepcionó: tierno por dentro, durísima su piel tostada, y acompañado de puré de patatas y berza alemana. Yo acabé con el hueso en las manos, chupándolo a modo. De postre había para elegir sorbete de mandarina, que elegí yo y estaba aparente, y Pato una apetitosa tarta de manzana alemana que llaman Apfelstrudel (a 6 euros en la carta del Ein Prosit) y que me pareció una suerte de hojaldre de pantxineta con manzana caliente por dentro y abundante nata por fuera. No quisimos café y nos conformamos con el chupito de licor del cupón, un contundente Schnapps. Cuando oferten otro bono del alemán, lo compraré. (ahorra comprando bonos, Óscar Cubillo) web del restaurante ver ubicación Plaza del Ensanche, 7; 48009 Bilbao (Bizkaia) 94 424 13 11 Óscar CubilloOtro más de los licenciados en Ciencias...

leer más

Bienvenidos al restaurante Ein Prosit (Bilbao)

Este simpaticón, que nos recuerda a un defensa tirolés del Athletic Club de Bilbao, saluda a cuantos acuden a degustar comida germánica al Ein Prosit Bilbao, el restaurante de la familia Thate. Colocamos la foto esta semana, sabedores de que se juega la final de la Copa del Rey de fútbol. En este caso, de imparciales tenemos poco. Línea a línea, preferimos los pimientos de Gernika a la fruta brasileira, la cuajada a los crepes, la porrusalda al saka saka de Mali, el txuleton al asado argentino… * Lo Que Coma Don Manuel coloca en la sección Bienvenidos aquellos muñecos, carteles y dibujos que, con cierta gracia, nos dan la bienvenida a restaurantes, bares, bistrós, tabernas, chigres, sidrerías y demás locales hosteleros que tanto nos gusta visitar. Esperamos sus aportaciones, queridos lectores * Igor CubilloPeriodista y gastrónomo. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). Tras firmar durante 15 años en el diario El País, entre 1997 y el ERE de 2012, Igor Cubillo ha logrado reinventarse y en la actualidad dirige la web Lo que Coma Don Manuel y el foro BBVA Bilbao Food Capital, es responsable de la programación gastronómica de Bay of Biscay Festival y escribe de comida y más cuestiones en las publicaciones Guía Repsol, 7 Caníbales, Gastronosfera y Kmon. Asimismo, es responsable de Comunicación de Ja! Bilbao, Festival Internacional de Literatura y Arte con Humor. Vagabundo con cartel, se dobla pero no se rompe, hace las cosas innecesariamente bien y ya han transcurrido casi 30 años desde que empezó a teclear, en una Olivetti Studio 54 azul, artículos para Ruta 66, Efe Eme, Ritmo & Blues, Harlem R&R ‘Zine, Bilbao Eskultural, Getxo A Mano (GEYC), DSS2016, Den Dena Magazine, euskadinet, ApuestasFree, eldiario.es, BI-FM y alguna otra trinchera. Además, durante dos años colaboró con un programa de Radio Euskadi. Como los Gallo Corneja, Igor es de una familia con fundamento que no perdonaría la cena aunque sonaran las trompetas del juicio final, si es que no han sonado ya. Sostiene que la gastronomía...

leer más

Restaurante Ein Prosit Bilbao. El alemán

(+18 rating, 5 votes)Cargando... No soy un especialista en comida germánica. Tal  vez por eso no sé cuántos restaurantes de ese tipo hay en la capital vizcaína, pero sí me consta que aquí cuando uno dice “voy a comer en ‘el alemán”, se refiere a que va a hacerlo en el restaurante Ein Prosit Bilbao. Así se llama el regentado por Enrique y Alfredo Thate, dos hermanos que heredaron la reputada charcutería alemana La Moderna y han sabido ganarse la simpatía de ciudadanía y clase política con su buen hacer y su don de gentes. El local, inaugurado en 1999 con interiorismo de Heinz Drobnitza, está decorado actualmente con profusión de elementos deportivos de marcado carácter forofogoitia, como corresponde a un espacio que es sede la “peña alemana” Müller-Dani, del Athletic Club (de Bilbao). Aunque no faltan guiños a Bilbao Basket, Kaiku y Bou Bizkaia, que todo queda en casa. Raro es el día que no tiene sus mesas repletas de gente ávida por llenar su panza con una oferta gastronómica que ofrece la posibilidad de contentarse con el menú del día (12,50 euros), optar por la formula txuleta + guarnición + vino o caña (18,50) o perderse en su carta, bien surtida de ensaladas, salchichas, pasteles de carne, codillos, hamburguesones, tablas de embutidos, patés y quesos, solomillos de cuadrúpedos varios y demás charcutería teutona. Ahora sabemos por qué el estereotipo de alemán es un ciudadano bien orondo, le dije a mi atractiva esposa en nuestra ultima visita, incapaz de encontrar pescado más allá de txangurro al horno (juraría que figuraba ente las recomendaciones del chef), trozos variados repartidos en ensaladas, bacalao a la plancha y a la romana, anchoas del Cantábrico (no del Cantábrico alemán, del otro) en aceite y “gambitas mariposa”. Ya nos habíamos acostumbrado al olor a mostaza que preside el sitio cuando fuimos atendidos estupendamente por una camarera que nos asesoró por defecto, por voluntad propia, sobre las cantidades a pedir, para no pasarnos, y no intentó aprovecharse de nosotros....

leer más