Restaurante Kako (Astigarraga). Bien de salsas, y un poco de rentas

May 28, 13 Restaurante Kako (Astigarraga). Bien de salsas, y un poco de rentas

Publicado por en Destacado, Euskadi, Gipuzkoa

(+17 rating, 4 votes)Cargando... Tenía muchas ganas de ir a Kako, un restaurante inaugurado en 1968 que en su web se anuncia como exponente de la “cocina tradicional vasca de la más alta calidad”, y presume de “excelente servicio” y “atención personalizada”. Tantas ganas tenía, que cuando crucé por fin su umbral prescindí del menú del día, que esa jornada ofrecía por 25 euros dos platos a escoger entre garbanzos con hongos; sopa de pescado; ensalada mixtos; pudin de setas (hasta aquí, primeros); merluza rebozada; anchoas; tortilla de bacalao; y entrecot (estos cuatro últimos, a modo de segundos). No vaya a equivocarme y termine comiendo ensalada mixta y tortilla por más de 4.000 pesetas, pensé. Que me conozco. Por tanto, preferí sacrificar postre, crianza y café y, dado lo elevado del precio (algo habitual en Donostialdea), componerme una comanda a la carta por un coste similar. Así, aposté por pimientos rellenos de txipiron en su tinta (9€), a modo de arranque, y seguí con carrilleras de rape en salsa verde (13,5€). Todo regado con una botella de sidra Mina, del mismo Astigarraga, bien fresquita y ligera, nada pasada de amargor. Pero no nos anticipemos. Al llegar, un camarero de aire nada ceremonioso, más bien acelerado y de atención poco personalizada, me indicó que podía sentarme en una mesa cercana. Me atrevo a decir que el comedor, dividido en tres áreas y con paredes de piedra, resulta acogedor. Y lo afirmo pese a que yo me acomodé junto a un botellero, bajo un perchero y resguardado por la barricada que formaban dos barricas, sobre las que se depositaban paños y libro de reservas), y varias cubiteras (hasta 14 conté). Desde allí divisaba el montacargas y escuchaba los juramentos y chascarrillos de los camareros. Comentarios técnicos: “A ese flan le falta una bola de helado de queso”. Y juicios de valor: “Por muy bien que des de comer, si el servicio es tan pésimo como el que tenemos…”. La luz era tenue, lo que dificultaba la...

leer más

La Aldea (Bilbao). Más de Bilbao que la Ría

Antes de hablar de comida iré a lo anecdótico. El restaurante La Aldea, lugar de mérito,  como luego contaremos, es invisible en Internet. Me gusta, deformación profesional, además de comentar las plazas donde toreo,  ver como andan posicionados sus  sitios web, su reputación digital, su SEO, su posicionamiento, etc. En el caso de La Aldea, me imagino que hasta hoy y gracias a este post, su presencia era nula, inexistente. Es tan complicado esto, en el año de nuestro señor mariano del 2013, como lo contrario: tener un posicionamiento fetén, una reputación chachi y que la  presencia en Internet del establecimiento sea decidida por lo que guste  el dueño del negocio y no un mingafría de un blog como este de Lo que Coma Don Manuel. Introducción hecha. Ahora una descripción paisajística. Dentro de unos meses, somos de memoria frágil nadie se acordará que en Bilbao comenzó a llover un siete de enero de 2013 y hoy, día de san Valentín (felicidades corazones) sigue el cielo encapotado. Eso, para almas meridionales es similar a un vacío existencial pero provocado por los meteoros. Así que un día de enero, Cuchillo y Zuloko, decidimos hacer una reunión en la cumbre y, a falta de chicas que nos rieran las gracias (de nada), nos reunimos en alegre camaradería y decidimos atacar el costumbrismo gastronómico bilbaíno. Para empezar unos potes, en la zona aledaña a la plaza de la Casilla. Lugar donde nuestros mayores arriman cebolleta y zona de poteo popular con bares de gran mérito que otro día relataremos en crónica florida. Luego, animados por la ingesta de verdejos, caminamos por la zona de General Salazar hasta la plaza de Amézola, un lugar que no está en nuestra zona de paseo habitual. Me llamó poderosamente la atención que frente al tradicional  comercio viejuno de la Villa estas calles están tomadas por inmensos almacenes de venta de ropa cuya propiedad es de ciudadanos de origen asiático, vulgarmente conocidos como chinos. Dado que en esos inmensos almacenes no había el menor rastro de clientes, concluí que, como muy bien...

leer más

Bienvenidos a La Deliciosa (Bilbao)

Rodando por la bilbaína calle Jardines de pintxo-pote, pote-pintxo o como se diga (tampoco me preocupa en exceso, pues entiendo que el orden de los factores no altera el producto), me tropiezo cada jueves con la bicicleta del restaurante La Deliciosa. Literal. Empiezo a acusar la presbicia, a esa altura ya hemos tomado siete u ocho vinos para disimular la tartamudez, y lo último que uno espera encontrar ahí es una bici con la Carta sobre la rejilla trasera y otra caja con lechuga y verduras sobre la rueda delantera. Ni en Alpe d’Huez, oiga. Quizá sus responsables piensan tanto en la clientela que, además de darle de comer (“comida vasca tradicional y moderna”) y de beber, y de instalar un buen toldo en la fachada para que no se moje si le da por caer al sirimiri, le dejan a mano el vehículo, por si le da un arrebato, se monta en él y pedalea como un orate para dejar atrás mesa, asiento y factura. Lo que viene a llamarse un ‘simpa’, vaya. Detallazo. (cuchillo) * Lo Que Coma Don Manuel coloca en la sección Bienvenidos aquellos muñecos, carteles y dibujos que, con cierta gracia, nos dan la bienvenida a restaurantes, bares, bistrós, tabernas, chigres, sidrerías y demás locales hosteleros que tanto nos gusta visitar. Esperamos sus aportaciones, queridos lectores * Igor CubilloPeriodista y gastrónomo. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). Tras firmar durante 15 años en el diario El País, entre 1997 y el ERE de 2012, Igor Cubillo ha logrado reinventarse y en la actualidad dirige la web Lo que Coma Don Manuel y el foro BBVA Bilbao Food Capital, es responsable de la programación gastronómica de Bay of Biscay Festival y escribe de comida y más cuestiones en las publicaciones Guía Repsol, 7 Caníbales, Gastronosfera y Kmon. Asimismo, es responsable de Comunicación de Ja! Bilbao, Festival Internacional de Literatura y Arte con Humor. Vagabundo con cartel, se dobla pero no se rompe, hace las cosas innecesariamente bien y ya han transcurrido...

leer más

Bienvenidos al Restaurante Barbarin (Donostia)

Este estilizado cocinero tocado con bigote, cual delantero 80’s de la Real Sociedad, recibe a cuantos caminan por la donostiarra calle Del Puerto y deciden acercarse al Restaurante Barbarin. Nosotros lo hicimos en plena Aste Nagusia, de ahí que en su paellera figure un papel con los menús confeccionados para la ocasión por un negocio cuyo propietario presume en Internet de ofrecer “la más selecta cocina tradicional vasca en un entorno inmejorable”. Ahí es nada… * Lo Que Coma Don Manuel coloca en la sección Bienvenidos aquellos muñecos, carteles y dibujos que, con cierta gracia, nos dan la bienvenida a restaurantes, bares, bistrós, tabernas, chigres, sidrerías y demás locales hosteleros que tanto nos gusta visitar. Esperamos sus aportaciones, queridos lectores * Igor CubilloPeriodista y gastrónomo. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). Tras firmar durante 15 años en el diario El País, entre 1997 y el ERE de 2012, Igor Cubillo ha logrado reinventarse y en la actualidad dirige la web Lo que Coma Don Manuel y el foro BBVA Bilbao Food Capital, es responsable de la programación gastronómica de Bay of Biscay Festival y escribe de comida y más cuestiones en las publicaciones Guía Repsol, 7 Caníbales, Gastronosfera y Kmon. Asimismo, es responsable de Comunicación de Ja! Bilbao, Festival Internacional de Literatura y Arte con Humor. Vagabundo con cartel, se dobla pero no se rompe, hace las cosas innecesariamente bien y ya han transcurrido casi 30 años desde que empezó a teclear, en una Olivetti Studio 54 azul, artículos para Ruta 66, Efe Eme, Ritmo & Blues, Harlem R&R ‘Zine, Bilbao Eskultural, Getxo A Mano (GEYC), DSS2016, Den Dena Magazine, euskadinet, ApuestasFree, eldiario.es, BI-FM y alguna otra trinchera. Además, durante dos años colaboró con un programa de Radio Euskadi. Como los Gallo Corneja, Igor es de una familia con fundamento que no perdonaría la cena aunque sonaran las trompetas del juicio final, si es que no han sonado ya. Sostiene que la gastronomía es el nuevo rock and roll y, si depende de él, seguiréis teniendo...

leer más