Jose María (Segovia). Viva el rey (el del cochinillo)

Ene 27, 16 Jose María (Segovia). Viva el rey (el del cochinillo)

Publicado por en Destacado, Segovia

El restaurante de José María Ruiz Benito, exponente de la cocina de producto, es uno de los mejores lugares del mundo para degustar cochinillo. Regarlo con vino Pago de Carraovejas, también de su propiedad, es todo un ejemplo de armonía.

leer más

Ardoka (Hondarribia). Vinos, pintxos y raciones

Mar 07, 14 Ardoka (Hondarribia). Vinos, pintxos y raciones

Publicado por en Destacado, Euskadi, Gipuzkoa

(+24 rating, 5 votes)Cargando... Uno no está a gusto en todos los sitios. Por feos, a desmano o carga de malos recuerdos y vibraciones, hay pueblos a los que no apetece ir ni a heredar. Otros, en cambio, siempre los tenemos en mente, en cualquier momento parece buena idea dejarse caer por ellos. Es el caso de Hondarribia, a la sazón el pueblo más bello de Gipuzkoa, que merece ser visitado una y otra vez, entre otras cosas, por su enorme atractivo arquitectónico. Un reclamo que cuenta, además, con el plus de no ser homogéneo, con el valor añadido del contraste entre su área amurallada y el barrio de pescadores. Mi recomendación es empezar la visita en el casco histórico, vagabundeando entre adoquines, casas blasonadas y toneladas de piedra. Las del imponente palacio de Carlos V, hoy Parador de Turismo, en cuya cafetería siempre es agradable tomar un café; las de su Plaza de Armas; las de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y del Manzano, donde contrajeron nupcias María Teresa de Austria, hija de Felipe IV, y Luis XIV, el célebre Rey Sol; las de la referida muralla; las de las puertas de Santa María (entrada principal de la villa y del Camino Real) y de Santo Tomás; y las de numerosos palacios y casas construidos entre los siglos XVI y XVII. Luego, qué mejor que bajar andando (para subir también hay un ascensor público que deja en la trasera del referido Parador), extramuros, acercarse a la desembocadura del Bidasoa, contemplar la bahia de Txingudi y dar un paseo hasta la cercana Marina, el arrabal de pescadores donde se alinean bares y restaurantes en los bajos de dos hileras de casas blancas adornadas con balcones de maderas coloristas. Nos gusta el vino (aún) y menear el bigote, así que habrá que cerrar la excursión, o hacer un avituallamiento, allí mismo, teniendo cuidado con dónde paramos. Hay lugares populosos y populares, como Lekuona, y terrazas donde cobran los mejillones a precio de almeja (cuando...

leer más

José María (Segovia). Acueducto y cochinillo

Nov 04, 13 José María (Segovia). Acueducto y cochinillo

Publicado por en Castilla y León, Destacado, Segovia

(+30 rating, 6 votes)Cargando... Por asociación de ideas, Segovia equivale a acueducto y cochinillo. El acueducto ya lo conocía, pero el cochinillo… ¡Ay, el cochinillo! En sus calles abundan los restaurantes y los mesones que ofrecen en sus escaparates sus preciados manjares, principalmente judiones y el simpático gorrino. Por recomendaciones, tres excelentes lugares; el afamado Mesón de Cándido, El Duque y el no menos reconocido, y muy bien recomendado por nuestro amigo el Dandy, José María. Como pernoctamos en la ciudad preferida de Alfonso X el Sabio, pues reservamos mesa el sábado para el domingo a 13:45 horas. Nos presentamos tarde, a las 14:00 horas, y había cola con gente intentando comer sin reserva. Sin embargo, la respuesta era la misma: “a partir de las 15.30 horas, después del segundo turno”. Como éramos los últimos de Filipinas, tuvimos que cruzar, por pasillos laberínticos, tres ó cuatro comedores enormes rebosados de parejas y familias enteras disfrutando encima de los platos. Los comedores son espacios singularmente decorados y con nombre propio (Reina Isabel, El Buen Yantar, Arcipreste de Hita, Biblioteca del Gourmet…). A nosotros nos tocó el denominado El Altar del Vino. Al fondo, junto a la pared, nos esperaba la última mesa libre con mantelería blanca y bordado del nombre del local, y en sus paredes cuadros firmados por los famosos. La Ro se sentó en el de Carlos Herrera y yo en el de Olé Olé, lo que dio rienda a mi excitación cochinil pensando en que las posaderas de Vicky Larraz o Marta Sánchez habían ocupado mi silla. Nos ofrecieron las cartas y al poco se presentaron para tomarnos las comandas. Como lo teníamos estudiado del día anterior, sólo dudamos en el tamaño de las raciones. Aclarado nuestro entuerto, pedimos la Perdiz de temporada estofada con setas de cardo y cebolletas (21´82€), para Ro, y Cochinillo asado (22´73€), para mí. Ni entrantes ni ná; si estamos a setas, estamos a setas, no estamos a Rolex. Durante la espera nos sirvieron una bola de mousse de queso, con confitura y...

leer más

Bar Cuesta (Cerrazo). Menudo ambientazo

Sep 24, 13 Bar Cuesta (Cerrazo). Menudo ambientazo

Publicado por en Cantabria, Destacado

(+45 rating, 12 votes)Cargando... Hace poco se cruzó en Gorliz mi prima Bego con mi esposa Susana y le comentó la primera: «¿No os gusta mucho a ir a Suances? ¿Conocéis el restaurante Cuesta? Nos costó llegar y, aunque había mucha gente, conseguimos comer. Siempre debe de estar lleno. Las raciones son enormes, para dos personas, y es muy barato: lechazo a unos 10 euros. Hasta los postres son para dos personas. Se come en plan raciones y las rabas están buenísimas». Hum… Busqué el local en Internet y todo eran parabienes de los clientes satisfechos. Había unanimidad en que ahí se come bueno y barato. Imaginé que sería una casa de comidas rural con espacios limitados, pero mi impresión se rompió al llegar, tras dar varias vueltas por los vericuetos de asfalto entre Suances, Santillana del Mar y San Miguel. Ahí estaba el garito, pegado a la carretera. Primera sorpresa: dispone de un aparcamiento enorme, síntoma de su concurrencia. Segunda  sorpresa: habíamos acudido temprano y había mucha gente al aire libre. Tercera sorpresa: tiene otro aparcamiento más pequeño cerca del edificio. Cuarta sorpresa: a la izquierda de la fachada se yergue, a modo de añadido, un comedor acristalado, moderno y metálico que aporta un aspecto chic al Cuesta. Quinta sorpresa: al entrar vimos que el bar estaba a tope, en plan Guerra Mundial Z, con familias alteradas, desde los críos chillones hasta los abuelos nerviosos. Sexta sorpresa: la barra, las mesas y la cocina con la puerta entreabierta eran un bullir de trabajadores. Uh, menos mal que soy intelectual y no me asombro ante nada. Confiados nos acercamos a la barra, me acodé y pedí mesa para dos en alguno de los comedores. El Cuesta tiene al menos tres, aparte de las terrazas con bolera del exterior. ¿Tienen reserva?, preguntó la chica. No (glups). La morena consultó a un encargado flaco y con camisa muy chillona para mi gusto (que, ya saben, mi manga es muy ancha para estas prendas), y confirmó que...

leer más

Bar-restaurante Ibai (Donostia). Eso se avisa, oiga

Mar 09, 12 Bar-restaurante Ibai (Donostia). Eso se avisa, oiga

Publicado por en Euskadi, Gipuzkoa

El restaurante Ibai de Donostia resultó ser un mal trago. No diremos que nos trataron mal pero tampoco podremos decir que salimos contentos.

leer más