Kalma (Madrid). Sabores y aires mediterráneos

Jun 07, 19 Kalma (Madrid). Sabores y aires mediterráneos

Publicado por en Destacado, Madrid

Kalma sirve comida sabrosa, platos sencillos de toda nuestra vida pasados por el tamiz de la actualidad y de productos quizás no tan clasicotes y españoles.

leer más

Apartaco RestoBar. Venezuela en Madrid

May 13, 19 Apartaco RestoBar. Venezuela en Madrid

Publicado por en Destacado, Madrid

Apartaco es un local muy correcto, divertido y simpático donde descubrir en Madrid, qué es la cocina venezolana, de la mano de Leo Araujo. Una ventanita a una cultura gastronómica sabrosa y colorida de un país cálido y atractivo que, desgraciadamente, no pasa por sus mejores momentos.

leer más

Casa Dani (Madrid). ¿La mejor tortilla de patata de España?

Mar 27, 19 Casa Dani (Madrid). ¿La mejor tortilla de patata de España?

Publicado por en Destacado, Madrid

La cocinera Lola Cuerda prepara en Casa Dani (Madrid) una de las mejores tortillas de patata del país. No es ningún secreto, pues allí despachan más de 500 unidades diarias.

leer más

Restaurante Manolo o el arte del cocido madrileño

Mar 22, 19 Restaurante Manolo o el arte del cocido madrileño

Publicado por en Destacado, Madrid

Dentro de la IX Ruta del Cocido Madrileño, Manolo es uno de los restaurantes más típicos, antiguos y entrañables donde podemos ir, por la calidad de su comida y porque allí todo ‘sabe’ a historia de Madrid.

leer más

Bodega de La Ardosa (Madrid). Una tortilla pistonuda

Ene 25, 18 Bodega de La Ardosa (Madrid). Una tortilla pistonuda

Publicado por en Destacado, Madrid

Sabrosa, consistente, con cebolla y patata monalisa, jugosa en su punto justo y de gusto notable. Manjarosa, en suma. Así es la tortilla de patata de Bodega de La Ardosa, tasca castiza fundada en 1892.

leer más

DiverXO (Madrid). Telegrama desde el Disneyland de la gastronomía

Dic 23, 16 DiverXO (Madrid). Telegrama desde el Disneyland de la gastronomía

Publicado por en Destacado, Estrellas Michelin, Madrid

El restaurante DiverXO representa el universo onírico de Dabiz Muñoz. En él uno es sorprendido con un viaje culinario por varios continentes, presentaciones impecables y un servicio divertido. Marco idóneo para disfrutar con las creaciones de un genio.

leer más

Sala de Despiece (Madrid). Una barra en el matadero

Abr 01, 15 Sala de Despiece (Madrid). Una barra en el matadero

Publicado por en Destacado, Madrid

Las carnes de La Finca de Jiménez Barbero figuran entre los atractivos de este local, con estética de matadero, que homenajea al clásico poteo de Chamberí con una barra de diez metros que sirve para exponer, trabajar y degustar.

leer más

‘El XOw’. La ruleta rusa de Dabiz Muñoz y DiverXO

Oct 17, 14 ‘El XOw’. La ruleta rusa de Dabiz Muñoz y DiverXO

Publicado por en Destacado, Gastrocine, Madrid, Momentos Musicales

Sólo los lunáticos pueden aspirar a la genialidad. Dabiz DiverXO lo sabe. Sorpresa, incertidumbre, goce, hilaridad, erotismo, procacidad… Hagan juego, señores.

leer más

Bienvenidos a La Mordida (Madrid)

Oct 15, 13 Bienvenidos a La Mordida (Madrid)

Publicado por en Bienvenidos, Destacado, Madrid

(+10 rating, 2 votes) Cargando… Recuerdo que cuando visité la península del Yucatán la mayoría de las advertencias iban dirigidas a que procurara pasar lo más desapercibido posible (¡¡con estas patillas!!), para evitar la mordida de los policías locales, esa suerte de chantaje que se inflinge al turista amparada en la sensación de desprotección e incertidumbre que procura el dejar tras de ti todo un océano. Un rasgo de ‘cuartomundismo’ inaceptable. No obstante, mi amiga María Huidobro ha enviado, para esta sección Bienvenidos, una imagen que remite a una mordida mucho más sugerente, pues los responsables del restaurante en cuestión únicamente recurren al vocablo para contextualizar con precisión una oferta gastronómica que se pretende centrar en comidas y bebidas de México. La fotografía captura la figura que recibe al comensal en La Mordida, despacho de comida mexicana con cinco sedes en Madrid. Promociona con orgullo producto «100% mexicano», y en su carta no faltan nachos, enchiladas, jalapeños, tiras, fajitas, tacos, frijoles, quesadillas, ni cochinita pibil. No he tenido oportunidad de probar lo que sale de sus cocinas, pero el reclamo ya me resulta atractivo. Cuando visite el Foro, si tengo ocasión, me dejaré caer por ahí con mi t-shirt de los Delta Saints, regalo de Tsustas, un gran amigo al que no se le escapa que me gustan las calaveras mexicanas. Como dijo Joaquín Sabina, para reír, los amigos; para olvidar, la bebida; para ser feliz, contigo; para todo, La Mordida. Ándele. (a veces se le escapa lo de viva México, cabrones, a Cuchillo) web de La Mordida El autor: CUCHILLO Es el pequeño de los Cubillo Brothers. Nació en 1991, en el mismo Bilbao, es más de salado que de dulce y acostumbra a disociar, con lo cual cambia de apariencia física con frecuencia. Como Robert de Niro antes de rodar Toro Salvaje, pero a lo tonto, por la cara. Él es más de toro tataki. Aprendió pronto que Dow Jones no es un cantante, le incomoda la fama de criticón, pues siempre...

leer más

Bienvenidos a Sidrería Diego (Madrid)

May 15, 13 Bienvenidos a Sidrería Diego (Madrid)

Publicado por en Bienvenidos, Madrid

La calle Hartzenbusch es conocida (en su casa, a la hora de comer) por ser una de las vías con denominación más extraña e impronunciable de cuantas surcan el callejero madrileño. Pero aquí, en esta casa, cobró fama en el mismo momento en que la misteriosa Blackie se topó en su número 6 con el minero de la imagen, expresó «¡Menudo Bienvenidos!», tomó las fotografías correspondientes y nos las hizo llegar. Toda maja ella. Merçi!!! (sic) El papel que pende del cuello del maniquí ofrece arroz con bogavante y gambas, más botella de sidra, por 32 euros (dos personas). Es sólo una de las combinaciones que se pueden degustar en el Mesón Sidrería Restaurante Diego, responsable de tan singular atrezo, entre aromas de raciones y platos típicos asturianos. Suponemos que el grueso de su clientela será lo que mayormente venimos a llamar currelas, y estudiantes, que no será el lugar más indicado para una cena romántica en el barrio de Chamberí. Pero es sólo un suponer. Conste. (estima la cuenca minera, borracha y dinamitera, Cuchillo) ver ubicación * Lo Que Coma Don Manuel destaca en la sección Bienvenidos aquellos ornatos, muñecos, carteles, dibujos y otras decoraciones singulares que, con cierta gracia, nos dan la bienvenida a restaurantes, bares, bistrós, tabernas, chigres, sidrerías, tascas y demás locales hosteleros que tanto nos gusta visitar * [youtube=//www.youtube.com/watch?v=4FcP9HaFFUE] Don...

leer más

Restaurante La Bola (Madrid). Cocido madrileño con prisas

(+10 rating, 2 votes) Cargando… Un par de veces al año cae una escapadita a la capital del reino. La última ha tenido como excusa llevar a mi sobrina a ver un espectáculo de esos que se supone que son para público infantil, pero que los mayores disfrutamos más que ellos. Particularmente en mi caso, ya que no hay cosa que más me guste en esta vida (después del buen comer) que un musical en vivo y en directo. Da igual que sea bueno o malo. Si hay cante y baile de por medio, me vale. Teniendo en cuenta que mi sobrina es muy mala comedora (lo que se está perdiendo la pobre; ya se arrepentirá, ya), y que de las pocas cosas que le hacen tilín es la sopa con fideos, la elección fue bien fácil: La Bola. Sopita para ella, cocido completo para el resto, y todos contentos. Además, estaba cerca del teatro para ir poder ir andando tras la comilona. En la Bola sólo ofrecen dos turnos de comida: uno excesivamente pronto, a las 13:30 horas (la hora de las rabas en Bilbao), y otro muy tarde, a las 15:30 (casi casi la hora del patxaran). Así que, como teníamos que estar en el teatro a las 17:30 horas, elegimos el primer turno. Llegamos con diez minutillos de retraso al local, y nuestra mesa era la única que faltaba por ocupar. Qué puntualidad más británica la del resto de comensales… Sorprendente. Nos empezamos a quitar los abrigos y, casi antes de sentarnos, el camarero nos pregunta (más que nada por educación, porque se da por hecho que todos los que van a La Bola comen lo mismo) si queremos cocido para todos. Le puntualizo que sólo dos y una sopa sin «sacramentos» (a los sacramentos sólo les llamamos así en el País Vasco, ¿no?), a modo de menú infantil castizo, para mi sobrina. Para que los garbanzos pasaran mejor, elegimos un Beronia crianza. Pues fue sentarnos, ponernos la servilleta encima y...

leer más

Orio Gastronomía Vasca (Madrid). O la eterna paradoja

¿Sabes cuando te pasa algo o has estado en algún sitio y, de repente, empiezas a ver cosas por todos lados que te recuerdan a eso? Pues eso; desde que vivo en Euskadi veo vasquedades por todas partes. Y esta situación se vuelve mucho más obsesiva cuando voy a Madrid, ya que busco correlaciones absurdas entre mis dos hogares, mi ciudad natal y la ciudad donde vivo. Pues paseando, paseando, por la calle Fuencarral, me encontré hace tiempo, un bar de pintxos cuyo nombre llamó rápidamente mi atención. Orio, pueblo guipuzcoano al que solía ir cada mañana a recoger a una compañera de trabajo y que me recuerda a la boda más surrealista a la que he acudido por la mezcolanza de culturas de los que allí asistimos. Dejando mis tonterías aparte, vamos a lo que os interesa a vosotros, sabedores de los placeres de la gula y entendidos del buen vivir. Hace poco volví a pasar por la puerta y, tras asomarme, decidí entrar. De repente estaba en Donosti (seamos realistas, Orio es muy bonito, muy marinero y todo lo que quieras, pero no tienen esos bares y, es más, resulta surrealista que en un bar con ese nombre tengan carteles de la trainera de San Sebastián… en fin). Volvamos al tema. Estaba en Donosti, con sus barras y paredes de madera, una trainera gigante colgando del techo, vasos de txakoli, y una barra a reventar de suculentos pintxos. Su especialidad, según reza en las vitrinas de la entrada, son las ostras de Arcachon (más paradojas) y casi todo el mundo con el que pude hablar en el bar era vizcaíno… Pero, más allá de lo incomprensible de la elección de su nombre, fue reconfortante encontrar un pedazo de Euskadi en Madrid, tan bien ambientado, con unos pintxos tan buenos y la típica tradición para el guiri de contar los palillos del plato que tanta rabia me da (aunque comprensible ya que puedo asegurar, como madrileña, que la picaresca castiza no permitiría subsistir...

leer más