Cerveza Top Budget. Lo barato sale caro

Jul 01, 14 Cerveza Top Budget. Lo barato sale caro

Publicado por en Destacado, Francia, Producto prescindible

Cerveza francesa con aroma a malta, de intensidad normal, algo agrio, poco agradable. La nariz concuerda con su cuerpo pobre, sin consistencia, casi acuosa. Y su gusto es poco agradable, algo agrio, algo ácido. Vamos, que lo tiene todo.

leer más

Prepoetinado: cheeseburger Carrefour, ángel de amor

Abr 21, 14 Prepoetinado: cheeseburger Carrefour, ángel de amor

Publicado por en Destacado, Prepoetinado, Producto prescindible

(+20 rating, 4 votes) Cargando… ¿No es verdad, ángel de amor, que en cualquier hamburguesería el pan es más tierno, el queso de verdad y la carne mejor? (Cuchillo) * Prepoetinados = precocinados poéticos ** “6 preparaciones de pan especial con preparación cocida de carne picada de vacuno, salsa y queso fundido. Comida preparada ultracongelada. Ingredientes: Pan especial 43%: Harina de trigo, agua, dextrosa de trigo, azúcar, levadura, aceites y grasas vegetales, granos de sésamo, sal, harina de haba, emulgentes: esteaoril – 2 -, lactilato cálcico mono-, diglicéridos de ácidos grasos y ésteres monoacetil y diacetil tartárico de los mono-, y diglicéridos de los ácidos grasos, almidón de trigo, gluten de trigo, antioxidante: ácido ascórbico, agente de tratamiento de la harina: L-cisteína. Preparación cocida a base de carne picada de vacuno 34%: Carne picada de vacuno francesa 80%, proteínas vegetales de soja rehidratadas 17%, pan rallado (harina de trigo, sal, gasificantes: carbonato ácido de amonio), sal, aroma. Salsa 13%: agua, mostaza (granos de mostaza, sal, acidulante: ácido cítrico, azúcar, especia, antioxidante: disulfito potásico, extractos de especias), azúcar, concentrado de tomate, cebolla, pepinillos, almidón modificado de maíz o de patata, vinagre de alcohol, sal, aroma. Queso fundido 10%: quesos, agua, mantequilla, proteínas de leche, sales fundentes: citratos de sodio y fosfatos de sodio, almidón modificado de maíz o de patata, sal, aroma, acidulante: ácido láctico, colorante: beta-caroteno”.   El autor: CUCHILLO Es el pequeño de los Cubillo Brothers. Nació en 1991, en el mismo Bilbao, es más de salado que de dulce y acostumbra a disociar, con lo cual cambia de apariencia física con frecuencia. Como Robert de Niro antes de rodar Toro Salvaje, pero a lo tonto, por la cara. Él es más de toro tataki. Aprendió pronto que Dow Jones no es un cantante, le incomoda la fama de criticón, pues siempre ha sentido simpatía por el débil, y una máxima guía su proceder: “más vale que zozobre, que no que zofarte…”. Católico practicante, que no celebrante, en su bautizo el párroco ofició vestido...

leer más

Prepoetinados: Fideuá Eroski, monotonía eres tú

Abr 01, 14 Prepoetinados: Fideuá Eroski, monotonía eres tú

Publicado por en Destacado, Prepoetinado, Producto prescindible

(+30 rating, 6 votes) Cargando… ¿Qué es monotonía?, dices mientras clavas tus minúsculos trozos de pota, mejillón y gamba en mi pupila azul, y envuelves con maltodextrinas, antioxidantes, estabilizadores, fideos recocidos y aromas mi cavidad bucal. ¿Qué es monotonía? ¿Y tú me lo preguntas, Fideuá Eroski? Monotonía eres tú. (Cuchillo) * Prepoetinados = precocinados poéticos   El autor: CUCHILLO Es el pequeño de los Cubillo Brothers. Nació en 1991, en el mismo Bilbao, es más de salado que de dulce y acostumbra a disociar, con lo cual cambia de apariencia física con frecuencia. Como Robert de Niro antes de rodar Toro Salvaje, pero a lo tonto, por la cara. Él es más de toro tataki. Aprendió pronto que Dow Jones no es un cantante, le incomoda la fama de criticón, pues siempre ha sentido simpatía por el débil, y una máxima guía su proceder: “más vale que zozobre, que no que zofarte…”. Católico practicante, que no celebrante, en su bautizo el párroco ofició vestido de Elvis, cantó himnos y salmos, y entonó el ‘Burning Love’. Vio la luz el día que se fotografió con Ferran Adrià y el de L’Hospitalet de Llobregat le puso una mano sobre el hombro al tiempo que decía: “Cuchillo, la gastronomía es el nuevo rock and roll”....

leer más

Porras Maeso. Ideas para carnaval

Nov 26, 13 Porras Maeso. Ideas para carnaval

Publicado por en Destacado, Producto prescindible

(+25 rating, 5 votes) Cargando… Ya tengo ganas de que llegue carnaval. Me disfrazaré de policía, bajaré al bar e impondré mi ley a porrazo limpio. Con mi porra de Maeso, por supuesto. Decidí la indumentaria escuchando ‘Morir en primavera’ mientras esperaba que los referidos “churros XXL” terminaran de hacerse al horno (12-14 minutos), sobre papel vegetal, tal y como se indica en el envase. Cuando Loquillo cantaba eso de “Alguien está sufriendo una confusión, entre inspirar respeto y crear terror”, sonó la alarma, abrí la puerta del electrodoméstico, llamé a la chavalería, espolvoreé con azúcar las nueve porras (adquiridas por unos 2 euros en la sección de congelados de supermercados BM), llené las tazas de chocolate y mordí el anzuelo, que se anuncia tierno y crujiente. Buah, me río de la defensa de los antidisturbios. Aquello era como hincar el diente a un trozo de pan que hubiera quedado olvidado hace varios días. Seco como el desierto de Atacama. Duro como la carne de pescuezo. Ya tengo ganas de que llegue carnaval. (Tolosa le pilla lejos, aún, a Cuchillo) El autor: CUCHILLO Es el pequeño de los Cubillo Brothers. Nació en 1991, en el mismo Bilbao, es más de salado que de dulce y acostumbra a disociar, con lo cual cambia de apariencia física con frecuencia. Como Robert de Niro antes de rodar Toro Salvaje, pero a lo tonto, por la cara. Él es más de toro tataki. Aprendió pronto que Dow Jones no es un cantante, le incomoda la fama de criticón, pues siempre ha sentido simpatía por el débil, y una máxima guía su proceder: “más vale que zozobre, que no que zofarte…”. Católico practicante, que no celebrante, en su bautizo el párroco ofició vestido de Elvis, cantó himnos y salmos, y entonó el ‘Burning Love’. Vio la luz el día que se fotografió con Ferran Adrià y el de L’Hospitalet de Llobregat le puso una mano sobre el hombro al tiempo que decía: “Cuchillo, la gastronomía es el nuevo rock and roll”....

leer más

Por comentar: qué malos los burritos Doña Lupe

Sep 05, 13 Por comentar: qué malos los burritos Doña Lupe

Publicado por en Destacado, Producto prescindible

(+10 rating, 2 votes) Cargando… Estabilizantes E-422 y E-412; dextrosa; gasificantes E-450, E-450i, E-500ii y E-341i; conservador E-211, E-202, E-281 y E-282); emulgente E-471; acidulantes E-296 y E-330; agente de tratamiento de la harina E-920; corrector de acidez E-330; jarabe de glucosa; almidón modificado; estabilizadores E-412, E-410 y E-407; aromas… Todo esto figura en la relación de ingredientes de los burritos de chili con carne que comercializa Doña Lupe, marca de Audens Food S.A., empresa con sede en Granollers, fusión de Freigel Food Solutions S.A. y Prielá S.A. Aunque la firma, que se anuncia “líder del mercado de platos precocinados y snacks congelados”, prefiere, claro, anunciar el producto de este otro modo: “Exquisitos burritos con un 15% de carne de ternera, tomate, frijoles, maíz, cebolla, pimiento rojo, comino y otras especias, y envueltos en una tortita elaborada con la mejor harina de trigo, son excelentes como aperitivo, entrante o segundo plato”. Bien, tras la cuña, retomemos la información del primer párrafo. ¿Puede salir algo satisfactorio de la unión de ese sinfín de aditivos? Si tomamos como referencia los referidos burritos precocinados y ultracongelados, la respuesta es no. Monótonos y privados de todo atractivo, resultan inexpresivos, inconsistentes, incómodos, impersonales y más cosas con i. Al menos, cuando se preparan al microondas, siguiendo las instrucciones del fabricante. Esto debe ser lo que llaman comida basura. Sin duda. Yo no vuelvo a picar, por baratos que sean. Que lo son....

leer más

Por comentar: ¿Mejillón en salsa de tomate de Angulas Aguinaga? Mejor bajo al bar…

(+10 rating, 2 votes) Cargando… Estaba yo pensando en apuntarme al programa de Fundamentos de la Cocina Española de la sucursal madrileña de Le Cordon Bleu, por aquello de terminar de pillar el punto al arroz, al punto de nieve y a la bechamel, cuando reparé en el precio de matrícula y reserva de plaza: 4.450 euros del ala, por ser yo. !Hala! Sumé a eso las juergas, las resacas y los gastos de alojamiento de tres meses en el Foro y concluí: mejor sorprendo a mi pareja con una bandeja de “Mejillón en salsa de tomate” de Angulas Aguinaga, presentado con disimulo en una ensaladera de mi propiedad, al tiempo que cuento (a mi esposa) cuánto tiempo he invertido en limpiar los moluscos lamelibranquios, ligar esa salsa a base de … Etcétera. En eso estaba ayer, mientras abría una botella de Viña Albina Fermentado en Barrica (90% viura y 10% malvasía de Rioja, de 2010, Bodegas Riojanas; a un paso de la sequedad y aspereza del fino) y esperaba a que el plato se templara tras pasar dos tandas de 150 segundos en el microondas, cuando vi en la cara de mi partenaire la primera mueca provocada por el mal sabor de alguna pieza. Luego, yo mismo experimenté esa sensación, mastiqué mejillones un tanto duros, tiesos en demasía, aparté cáscaras rotas, deseché uno cerrado, topé con alguna molesta piedrita… y llegué a una segunda y definitiva conclusión: no merece la pena acercarse a la cámara de congelados para comprar estos mejillones. Si no quieres limpiar y ligar salsa, mejor bajas al bar. Sugiero.  (cuchillo) El autor: CUCHILLO Es el pequeño de los Cubillo Brothers. Nació en 1991, en el mismo Bilbao, es más de salado que de dulce y acostumbra a disociar, con lo cual cambia de apariencia física con frecuencia. Como Robert de Niro antes de rodar Toro Salvaje, pero a lo tonto, por la cara. Él es más de toro tataki. Aprendió pronto que Dow Jones no es un cantante, le incomoda...

leer más

Filetes de anchoas Leribe. Lamentable

(+10 rating, 2 votes) Cargando… Me pasaría la vida comiendo anchoas Sanfilippo. O mismamente Ortiz, más accesibles. Pero me gustan tanto que debería buscar otro curro para pagarme el vicio, y la coyuntura de marras no está para pensar en pluriempleo. No. Así, es frecuente que compre muchas latas de la más diversa calidad y precio, para compensar. La anchoa es un género en el que la calidad sí suele ir asociada a su precio, por lo que acostumbro a hacer la vista gorda y acompaño buen bonito, cebolla común y guindillas de Ibarra con género intrascendente, para qué negarlo. Hoy saladito, mañana bien armado de espinas, otro día de textura inadecuada… Total, que no soy un tiquismiquis en materia anchoil, que no me quejo por quejarme, que si saco a colación las vergüenzas de los “filetes de anchoas en aceite vegetal Leribe” es porque son muchas. Y reseñables, aunque la lata de 22 gramos cueste menos de un euro. Porque no se discute el precio, se discute la presencia, el sabor, la calidad. Lo primero que llama la atención de la referida conserva es su tamaño insignificante, apenas retazos de lomos, trozos minúsculos de filete, algunos ínfimos; entre uno y tres centímetros, la mayoría. Y si cerramos los ojos, ¿la cosa mejora? Pues no. Las dos latas que abrimos (dos, no una) presentaban un producto seco, reseco como la mojama. Y salado. Y desabrido. Lamentable. Señores de Yurrita e Hijos, S.A., piqué porque su sede está en Mutriku, en la carretera a Ondarroa, lo cual me ofrecía cierta garantía (estúpido de mí), pero no volveré a hacerlo. Cuánto mal hacen episodios así a la industria conservera. Terminada la lectura, le sobreentiendo advertido, apreciado lector.  (Cuchillo) El autor: CUCHILLO Es el pequeño de los Cubillo Brothers. Nació en 1991, en el mismo Bilbao, es más de salado que de dulce y acostumbra a disociar, con lo cual cambia de apariencia física con frecuencia. Como Robert de Niro antes de rodar Toro Salvaje, pero a...

leer más

Del panga se puede salir

Jul 02, 12 Del panga se puede salir

Publicado por en Cajón desastre, Producto prescindible

¡¿Un pez sin espinas?! Si yo fuera pez, la última cloaca en la que querría desovar seria el Mekong. Textura pastosa, insipidez… Sí, del panga se puede salir.

leer más

Comer pollas. Del Concepto a la práctica

Aviso para los jovenes de corazón. De lo que vamos a hablar a continuación no es de un plato de buen gusto. Es un trago amargo, pero el interés informativo hace que lleguemos hasta al fondo de la cuestión. Como dicen en Tele 5,  “la sociedad nos lo demanda”; eso,  el SEO,  el desaforado deseo de visitas que hacen que las miserables existencias de los que escriben en el blog tengan algún sentido, hacen que descendamos, una vez más, a los infiernos de la antropofagia. Un canibalismo localizado. Vayamos por  partes. El idioma de Cervantes es muy explícito en lo que se refiere al sexo oral cuando el sujeto paciente de la cuestión es un hombre del sexo masculino. “Comer pollas” es una expresión que en sus derivadas es tremendamente rica en significados. Desde el insultante me vas a comer la p. a los neologismos eres un@ “comep.” y así en un largo etcétera. El castellano,  en lo tocante a palabras soeces, es un idioma vibrante y expresivo. Los extranjeros cuando lo aprenden descubren alborozados un mundo de posibilidades en cuanto al insulto y la grosería. Los localismos del sexo oral perpetrado en miembros masculinos son infinitos: “bajar al pozo”, en Puerto Rico; “conferencia de prensa”, en Chile; “comer la empanada”, en Uruguay; “limpiar el sable” (en celebrada expresión popularizada por Torrente); “hacer unos wend’ys”, en México. El límite, la imaginación. Naturalmente, nadie en su sano juicio pretende llevar la frase a su literalidad. Salvo que uno se llame Mao Sugiyama, un artista japonés que se define como “asexual” y que ahora es “asexual” en toda la crudeza de la expresión. Mao decidió que sus genitales no eran una parte vital para su anatomía, por lo que el pasado 8 de abril decidió escribir en su Twitter el siguiente mensaje: “Estoy ofreciendo mis genitales (pene, testículos y escroto) como comida por 100.000 yenes. Los prepararé y cocinaré como pidan los compradores en el lugar que elijan”. Como hay ‘gente pa to’, hubo seis personas,...

leer más

El infame sandwich de bonito y pimiento de Bocadis

El martes pasado fui de visita a Lakua, a la sede del Gobierno Vasco, donde trabaja un buen amigo. Un amigo, al menos. Y, como me recordó a una de las tortillas “especiales” que despachan en el New Inn Urrestarazu, a la hora de comer tuve la desafortunada ocurrencia de contentarme con un sandwich de “bonito y pimiento” elaborado por la empresa vizcaína Bocadis, y despachado en la correspondiente maquina expendedora automática. Primer motivo de insatisfacción, y no es la primera vez que me pasa con esta casa: el atún sólo ocupaba 8 cm2 sobre una superficie total de 60. De 120, si tenemos en cuenta que el sandwich era de dos pisos. Una miseria, un ejercicio de racanería que la Administración debería tener en consideración a la hora de valorar los criterios subjetivos en el próximo proceso de contratación/adjudicación. Sugiero. Segundo motivo: el poco atún está estratégicamente colocado al borde del pan, en el corte, para fomentar otro engaño, la falsa percepción de que el sandwich está a reventar. Cuando realmente está casi casi vacío. Tercer motivo: no es bonito. Esa es otra… Le llaman de “Bonito y pimiento” y luego reconocen en el detalle de ingredientes que ese ‘bonito’ es realmente la suma de atún (95%), aceite vegetal (4%) y sal (1%). Un engaño, a mi humilde entender. Consentido por quien permite ese etiquetado, que esa es otra. Cuarto motivo: el gusto. Es bien pringoso, sobrado de mayonesa, empalagoso, grasiento en boca… Espesa la saliva y deja la boca pastosa. Quinto motivo: deja pringue y olor acre y/o agrio en las manos. Sexto motivo de insatisfacción: para qué seguir enumerándolos… Resultó un sandwich infame. Con productos así en nuestra dieta, nunca figuraremos entre los trabajadores mas productivos. Y eso que Bocadis tiene una línea “Gourmet” auspiciada por Fernando Canales y presume de certificado de calidad UNE-EN ISO 9001:2008. Anda que…...

leer más

Quenelles de saumon de Côté Table. Error, terror y pavor

Es domingo, un día que tradicionalmente despierta mi yo misericordioso, y ni así soy capaz de morderme la lengua. Cuando me da el punto anacoreta, me gusta caminar mucho (cosa rara en mí), hablar poco (inédita) y no cocinar. Voy al bar o tiro de las conservas más singulares, como si fuera un inconsciente concursante de ‘Humor amarillo’. Rara vez acierto, y reconozco que no me preocupa, que me pongo en la piel de un conejillo de indias que experimente el mal en su cuerpo, en sus propias carnes y estómago, con el noble fin de advertir a la raza humana de cuánto mal se apila en los lineales del supermercado. La ultima experiencia digna de ser tildada de desagradable, rayana con lo repugnante, fue la apertura y posterior cocinado (bueno, mas bien calentado) de una lata de “quenelles de saumon” con “sauce crevette” de Côté Table. Algo así como croquetas de salmón con salsa de gambas.Lamentables desde la misma denominación, sí. Si fuese una cata ciega, tras olerlo hubiera pensado que era una de las baratas latas de calamares en salsa americana que asaltan el mercado. O algo similar. Desprendía ese aroma de los escabechados industriales más siniestros. Visualmente el producto es poco atractivo, casi repelente, con reminiscencias de cine gore. En boca la cosa no mejora, es como si comieras un dantesco pudding de pescado con poco pescado (13%, y me imagino la calidad) y muuuucha manteca de vacuno, harina, aceite de palma parcialmente hidrogenado, huevo, sal, gluten de trigo, lactosa, proteínas de leche, cúrcuma y extracto natural de pimienta. Sin pasar por alto trazas de moluscos (quién los pillara), apio y mostaza. Ah, y un espectacular 0,5% de gamba deshidratada en la composición de una salsa de ‘marisco’ que supone nada menos que el 64% del contenido. En boca el conjunto es blandurrio, sin llegar a gelatinoso, pastoso a más no poder y ciertamente desagradable. No terminé el plato. Es de las peores cosas que me he llevado a la boca....

leer más

Manitas de cerdo de Collado Hnos. Qué lata

(+13 rating, 3 votes) Cargando… Cuando esos cuatro pelaos tomaron (el islote de) Perejil pensé que la invasión iba en serio y corrí al supermercado para aprovisionarme de latas de conserva, temeroso de que la resolución del conflicto bélico pasase por el desabastecimiento de la población civil. Cogí la tarjeta de crédito y agoté el saldo adquiriendo montañas de cartón y hojalata rellena de pescado, guisantes, brotes de soja, piña y melocotón en almíbar, perdices y codornices escabechadas, callos a la madrileña y, a modo de capricho, manitas de cerdo de Collado Hnos., casa fundada en 1955, con sede en Logroño, que proclama las bondades de la cocina riojana. Las manitas son uno de mis platos preferidos. Las que prepara mi amatxu serían reverenciadas si se exhibieran en un altar. Están bien buenas las que sirve con foie el restaurante El Portalón, en Vitoria. Y no están nada mal las que rellena con queso de cabra La Corrada del Obispo, en Oviedo. Sólo con este background puedo presumir de objetividad al juzgar un plato de patas de cerdo, y pueden ustedes otorgarme cierta credibilidad cuando afirmo que la lata de Collado Hnos., pese a su estética rancia y demodé que pretenderá transmitir autenticidad, contiene un producto deslavazado. No por falta de higiene, pues la empresa asegura que se trata de un alimento cocinado esterilizado en autoclave, sino por falta de consistencia, de enjundia, de carácter y, por qué no decirlo, de carne. Apenas se perciben dos minúsculos cacahuetes entre un montón de gelatina, piel y huesitos cocido y embotado junto a un líquido sin vida que dicen contiene tomate, cebolla, aceite vegetal y sal. No seré yo quien meta un trozo de pan en ese charco que bien podría ser una piscina de grasa diluida tras su paso por el microondas. Antes pensaba que del cerdo me gusta todo, incluso sus andares. Ahora estoy convencido de que del cochino me gusta todo todito todo, salvo las manos de Collado Hnos. (cuchillo) El autor: CUCHILLO Es...

leer más