LLanes, diez restaurantes y diez experiencias imprescindibles en el Oriente de Asturias

May 27, 13 LLanes, diez restaurantes y diez experiencias imprescindibles en el Oriente de Asturias

Publicado por en Asturias, Destacado, Destinos, Llanes

Reseñamos los mejores restaurantes de Llanes y, como pista extra, añadimos experiencias para visitar y rutas para recorrer en el Oriente de Asturias

leer más

Aperitivos de domingo (II): croquetas. Hay alternativa

(+10 rating, 2 votes)Cargando... Creo no equivocarme al decir que a todos nos gusta que, de vez en cuando, nos regalen el oído. Supongo que cada cual puede buscar en sus habilidades el motivo de tal lisonja. Y eso no lo consigo yo con las croquetas, ese sencillo y recurrido entrante, esa tapa que acompaña al marianito de domingo. Es mi batalla perdida. Me llevo el premio de consolación (últimamente acumulo unos cuantos) ya que, sin duda, ganan por goleada los fritos de bechamel que prepara la abuela con su receta tradicional: de carne, pollo o bacalao. Vaya que sí. La medalla de plata la puede lucir orgullosa mi amiga María; qué maja María. Huevo y jamón bien picado, y mejor mezclado con una fina crema. Las elabora en cantidades industriales y las alinea con precisión sobre blancas bandejas para, posteriormente, repartirlas por doquier entre sus mejores amigos. Está claro que soy una de ellos, todo un honor. Y pienso, ya que estamos en la era del emprendizaje, de la innovación y la creatividad, no queda otra que ir más allá y preguntarse: ¿hay alternativa? Vaya pregunta. Es inútil pelear por lo que tienen otros sin algo nuevo a cambio. Imposible ganar sin una buena oferta. Atractiva. Con seguridad. Sin medias tintas. ¿Mejor? Diferente, pretendidamente mejor. A priori sólo se me ocurre no competir directamente con lo que hacen los demás. Probar ingredientes diferentes: parmesano, hongos, gambas, bacon, espinacas, atún, salmón, foie,  morcilla… hasta 80 variedades, que comentan algunos, que incorporaremos a la bechamel. ¡La de siempre! Ligera, que no desleída, con dos cucharadas de aceite y una de mantequilla, para evitar que se tueste en exceso la harina… y leche poco a poco, y remover y remover, hasta que se despegue de la sartén. Limpiamente. Y a reposar un buen rato, que las cosas importantes se hacen esperar. Además, cambiemos el nombre. Nada de croqueta. Serán bocaditos. O delicias.  Y, en cuanto a la forma, nada de ovaladas. Fuera manga pastelera. Las haremos...

leer más

Bienvenidos a Lautxo (Bilbao)

Lautxo (antes Lau Lau), la pequeña y bonita tienda ubicada frente a El Arenal bilbaíno, en el número 2 de la calle Fueros, despacha platos cocinados y otros a los que les queda sólo un empujón: bacalao, pimientos y mejillones rellenos, canelones, sanjacobos… Pero la especialidad, siendo la tienda tan coqueta, no podía ser otra que la croqueta (ja). Por eso es la protagonista de su escaparate, posada, en grupo, sobre los platos que portan dos elegantes cocineros de pega, entre utensilios de cocina; por eso, porque la gente hace cola en fechas señaladas para llevárselas a casa y presumir. Uno tira el envoltorio a la basura, lo entierra o cubre bien, las pasa por la sartén, las coloca en el centro de la mesa, saca pecho y pregunta: ¿qué, cómo me han quedado las croquetas de bacalao a la vizcaína? ¿Y las de gambas, y las de gambas y setas, y las de txipiron, y las de jamón, y las de chorizo, y las de espinacas, y las de champis, y las de roquefort, y las de…? Qué morro tenemos. Sí. (Igor Cubillo) * Lo Que Coma Don Manuel coloca en la sección Bienvenidos aquellos muñecos, carteles y dibujos que, con cierta gracia, nos dan la bienvenida a restaurantes, bares, bistrós, tabernas, chigres, sidrerías y demás locales hosteleros que tanto nos gusta visitar. Esperamos sus aportaciones, apreciados lectores * Don...

leer más

Taberna Ekaitz (Donostia). Casa Polipaso, benditos sacramentos

(+28 rating, 8 votes)Cargando... Donostia-San Sebastián siempre nos recibe con los brazos abiertos. Hacer el pertinente eslalon por la autopista A-8 merece la pena pues, tras las temidas cabinas de peaje y el sinfín de curvas, esperan amigos y familiares dispuestos a entablar conversación, compartir mesa y mantel, y brindar por la certeza de lo que ya pasó y la ilusión de lo que aún está por venir. Uno de los últimos encuentros fue en la Taberna Ekaitz, en lo más alto de Igeldo, justo en el edificio que igeldotarras y antiguotarras conocen como Casa Polipaso, donde uno puede dejar atrás la capital donostiarra y poner rumbo a Orio, donde todavía abundan los lugareños y se dice que lo mejor es pedir croquetas de ensueño, guisos aprendidos en casa, chuleta a la parrilla y pescados como la merluza, que las hermanas Etxarri cocinan con mimo. Pues bien, nosotros pedimos alubias. Y no fuimos los únicos. La meteorología incitaba ­al cocido y al guiso contundente. Fuera arreciaba la lluvia, no faltaba el viento y el frío atería los huesos, la pequeña terraza estaba desmantelada y numerosos coches reposaban inertes y empapados frente a la austera fachada del asador. Ya sentados a la mesa, casi en el centro de su apretado comedor, decorado con chimenea y profusión de lauburus, pedimos una botella de Muga (19,80 euros), un crianza de 2008 prácticamente infalible, a base de tempranillo (70%), garnacha (20%), mazuelo (7%) y graciano (3%). Clásico, en absoluto audaz, pero un valor seguro. Abrimos boca con unas anchoas ricas (15,40), aunque el abundante aceite, extrañamente, no invitaba a sumergir pan en él. Y cometimos el error de pedir revuelto de morcilla (8,80), que resultó ser una tortilla sencilla e innecesaria, dado que pronto llegarían los sacramentos de la alubiada. ¡Ah, qué sacramentos! Benditos sean. Alabados sean el tierno y sabroso chorizo, la fina morcilla de verdura, la abundante berza y esa tiernísima carne que se deshacía en la boca cual delicada carrillera. Todo dispuesto en cantidad suficiente en el pertinente...

leer más