Host. Sonría, por favor

El Basque Culinary Center acogió durante dos días Host, un encuentro donde se reivindicó la vital importancia del servicio de sala, hoy a la sombra de un personal de cocina encumbrado por los medios de comunicación.

leer más

Host. El papel capital del anfitrión

El Basque Culinary Center acoge Host, primer Congreso sobre Tendencias e Innovación en Sala y Servicio. Profesionales como José Carlos Capel, Josep Roca, Didier Fertilati y Joserra Calvo protagonizarán ponencias y talleres concebidos para evidenciar que un maestro de ceremonias no debe ser desabrido, sino empático, respetuoso y apasionado.

leer más

Pista: la hamburguesa de cabrales de Carpanta (Getxo)

Sep 26, 14 Pista: la hamburguesa de cabrales de Carpanta (Getxo)

Publicado por en Bizkaia, Destacado, Euskadi

El sabor intenso, profundo, del queso manda, pero el conjunto resulta armónico en esta hamburguesa con mucha historia. Especialmente con el dulzor y el crujiente de la cebolla, fría y levemente pochada.

leer más

Pista: La Antigua (Tarifa), cuando hay poco tiempo y poco dinero

Ago 08, 14 Pista: La Antigua (Tarifa), cuando hay poco tiempo y poco dinero

Publicado por en Andalucía, Cádiz, Destacado

La Antigua, un pequeño local bien situado, coqueto, decorado con gusto y con preparaciones sencillísimas a precios de lo más económico. Suficiente para salir del paso.

leer más

Igeldo / Mariñela (San Sebastián). La burbuja donostiarra

Ago 26, 13 Igeldo / Mariñela (San Sebastián). La burbuja donostiarra

Publicado por en Destacado, Euskadi, Gipuzkoa

Restaurante Igeldo, restaurante Mariñela; tanto monta, monta tanto. Ambos negocios comparten espacio en el puerto donostiarra, sus toldos conviven, uno junto al otro, en el mismo soportal, a la altura del número 15 del antiguo muelle de pescadores. Uno llama para reservar mesa al Mariñela, le sientan en el Igeldo, le alcanzan una carta del Mariñela y (tachán) el ticket lo encabeza el nombre «Rte. Igeldo Jatetxea». Es uno solo, vamos, y vive ajeno a la monumental crisis que azota al ciudadano peninsular desde hace, al menos, un lustro. La burbuja inmobiliaria ya estalló, afortunadamente, y ahora son los hosteleros quienes se las tienen que ingeniar para seguir ganando dinero pese a que éste escasea en los bolsillos de sus vecinos. La burbuja gastronómica también se desinfla y hasta los chefs más reputados diversifican y se embarcan en aventuras prêt-à-porter como gastrobares, despachos de tapas de autor, cursos y talleres… El único lugar de este planeta ajeno a tal realidad parece ser San Sebastián, donde aún hoy es posible pagar 40€ por tres anillas de calamar rebozadas, un puñado de ensalada, una docena de sardinas y arroz con leche. El turista accidental y el flujo constante de franceses con renta per cápita superior mantienen intacta la burbuja donostiarra, donde siguen empeñados en cobrarnos por encima de sus calidades, y de sus capacidades. Y, dado que hace años que borramos las fronteras, parece que al ciudadano no le queda otra que resignarse al atropello. ¿Les parece una exageración el caso de las sardinas a 40€? Pues está basado en hechos reales, concretamente en una cena celebrada allí, en el restaurante Igeldo – Mariñela, a principios de agosto. Tres parejas pedimos una ración de calamares, cinco de ensalada mixta, seis docenas de sardinas, cinco postres y algo de beber, y la cuenta ascendió nada menos que a 240,90 euros. Aurrera mutilak, aurrera Gipuzkoa… A ver, a mi plin, que soy de Bilbao, y a mi amigo Oier también (dejó 5€ de propina, aunque la factura ya incluía 7,04€...

leer más

Por comentar: la tortilla del Begihaundi (Pasai San Pedro), bien buena sin cebolla

Mar 25, 13 Por comentar: la tortilla del Begihaundi (Pasai San Pedro), bien buena sin cebolla

Publicado por en Euskadi, Gipuzkoa

Es curiosa, o no tanto, la admiración de los maestros de la nueva cocina, los gurús de las emulsiones y las mezclas imposibles, por la sencillez. José Carlos Capel tuiteaba hace unos días lo siguiente: «@JCCapel: Detalle entrañable Arzak: me gusta cocina moderna pero nada comparable a mojar pan (lo dice mojando jugo chuletón)». Y mi última visita al Mirador de Ulía se cerró con una conversación en la que el cocinero Rubén Trincado nos recomendó con énfasis la tortilla del bar Begihaundi, de Pasai San Pedro (Arraunlari kalea, 36). Mostraba su estupefacción porque tal manjar pueda salir de la mera unión de patata y huevo. Y se rendía ante la pericia de la cocinera. Sin estrella, pero mayúscula, a su juicio. Si Rubén nos dice id, nosotros vamos, así que hace unos días nos montamos en el coche, nos confundimos de Pasajes y tomamos el bote de San Juan (Pasai Donibane) a San Pedro (70 céntimos) para hincar el diente a la susodicha tortilla. Llevábamos el estómago regular, merced a la ingesta de unas patatas fritas británicas, de packaging atractivo pero contenido asaz acartonado, y a la grasilla del foie a la plancha del donostiarra bar Alcalde. Y, la verdad, el austero pintxo del Begihaundi fue mano de santo. Siempre en formato de pequeño bocadillo, o pulga, allí se despacha una tortilla consistente, pero bien agradable en su paso por el paladar. Sápida, pese a no incluir cebolla (!!), mullida y con buen punto de sal. Buen complemento para el disco de nuestro admirado Ruper Ordorika que amenizó nuestra estancia. Los pescadores se acercaban a la corta barra (al fondo hay varias mesas) para comprar latas de cerveza, los habituales se despedían aio, guipuzcoano cerrado, en vez de agur… ¿Y el precio? Dos pintxos (formato bocadillo, ya se ha dicho) y un botellín de Estrella Galicia, 4,20€. Café solo, 1,15€. ¿Merece la pena desplazarse hasta Pasaia con la sola intención de comer la tortilla del Begihaundi? Si estás San Pedro, merece la pena desplazarse...

leer más