La Bodeguilla (Matiena-Abadiño). La mejor morcilla con tomate del Duranguesado y parte del extranjero

Nov 18, 13 La Bodeguilla (Matiena-Abadiño). La mejor morcilla con tomate del Duranguesado y parte del extranjero

Publicado por en Bizkaia, Destacado, Euskadi

(+14 rating, 3 votes)Cargando... Rara es la vez que cambio entre semana el tupper de mi madre o, en su defecto, el no muy apetecible comedor del trabajo por ir a comer fuera. Mainly, porque en las afueras del Gran Bilbao la oferta gastronómica merma y, también porque, cuanto menos minutos gaste en comer, antes puedo salir pitando para casa. Pero la semana pasada hicimos una excepción y nos acercamos hasta el vecino Abadiño a probar La Bodeguilla, que tan buena fama le otorgan los compañeros de currelo. El comedor es chiquitajo (de bodega de pueblo, vamos), pero tienen también terraza, por lo que entra bastante gente de una tacada. A la hora que fuimos estaba a tope. Sólo estaba libre nuestra mesa con su clásico cartel metálico de “reservado”. Con eso de que no podíamos enrollarnos mucho, al hacer la reserva ya dijimos que nos fueran preparando una ensaladita de tomate y cebolleta para cada uno, así como morcilla con salsa de tomate de segundo. Sí, tomate con tomate, cierto… pero es que es lo típico de La Bodeguilla. Los must de la casa. La ensalada, muy rica y bien de cantidad. Aunque sí es verdad que, personalmente, eché de menos un tercer ingrediente, por aquello de que tuviera un poco más de gracia el tema. Mientras llegaba el segundo, un platito de morcón hizo más agradable la espera (que no fue nada larga). Yo tuve que cambiar el embutido por medio bocadillo de queso de oveja, lo que no me importó en absoluto. Como siempre digo, si ante una catástrofe apocalíptica hubiera que racionar la comida y me hicieran elegir un único alimento con el que subsistir hasta el fin de los días, sería queso. Casi casi cualquiera me serviría. Enseguida llegó la famosa morcilla con salsa de tomate. Una cosa bárbara. La mejor que recuerdo. Para mojar, remojar y hasta para rechupetear el plato si se te terminaba el pan. Ganas me entraron de pedir un bote para casa de esa salsita espesa con un punto dulzón para hacerme un arroz con...

leer más

El Churrasco (Bilbao). No sólo de moderneces se alimenta el treintañero bilbaíno

Oct 28, 13 El Churrasco (Bilbao). No sólo de moderneces se alimenta el treintañero bilbaíno

Publicado por en Bilbao, Bizkaia, Destacado, Euskadi

(+13 rating, 3 votes)Cargando... Teníamos pendiente una cena con nuestros amigos Diana e Íñigo desde julio. Pero entre vacaciones de unos y otros, y viajes laborales al otro lado del mundo, no habíamos podido coincidir hasta el pasado sábado. Nos propusieron para la velada ir al restaurante El Churrasco, en Bilbao La Vieja, esa zona que tan poco frecuento y que, visto lo visto, tiene aún mucho que ofrecerme. Pues resulta que El Churrasco es un sitio de Bilbao de toda la vida, y yo sin saberlo. Como prueba, los cuadros que lucen orgullosas sus paredes con autógrafos y dedicatorias de un buen número de “celebrities” que por allí han pasado a través de los años. Desconozco la fecha de inauguración del local, pero dados los looks de las fotos, se abriría, como pronto, allá por los 80. El comedor, un tanto viejuno, estaba a rebosar. Y no precisamente de gente mayor, como yo esperaba. Los clientes eran más bien jóvenes (buena señal, pensé). Una encantadora camarera nos llevó a nuestra mesa y nos contó todo lo que ese día tenían fuera de carta. Pintaba genial, la verdad. Nos decantamos por los siguientes entrantes: jamón ibérico, ensalada de salmón marinado y queso de cabra, falsa lasaña de pisto y anchoas, y almejas a la marinera. Del jamón, sólo puedo hablar de la pinta y del olor: la pinta, muy buena; el olor, gloria bendita. Y el sabor, por lo que dijeron los afortunados que se comieron mi parte, entre un 8 y un 9. La ensalada de salmón, correcta y sabrosa, sin nada que resaltar. La falsa lasaña, que realmente era una lustrosa tostada de pan rectangular, cubierta de una generosa capa de pisto y, sobre ésta, anchoas en vinagre, resultó abundante y rica a partes iguales. Y, por último, las almejas: no supe calcular cuantos kilos tenía el plato pero, vamos, que era una animalada que sólo costaba 10 euros. ¡Un regalo! Y, además, aunque un poquito saladas, bien ricas con su salsa marinera para mojar...

leer más

Capuccino (Bilbao). La mejor cocina étnica low-cost

Oct 17, 13 Capuccino (Bilbao). La mejor cocina étnica low-cost

Publicado por en Bilbao, Bizkaia, Destacado, Euskadi

(+17 rating, 5 votes)Cargando... Lo del sábado pasado tuvo mucha guasa, ciertamente. Quisimos reservar en Milagros (japo-mexicano), pero sólo nos daban para el último turno, a eso de las 23:30 horas. Muy tarde. Mejor cambiamos plan. Nos acordamos del Adriatik, un albanés la mar de apañado de Leioa, al que hacía mucho que no íbamos. Y tanto que hacía mucho… Cuando nos presentamos allí, el nombre seguía siendo el mismo, pero los ricos y baratos platos mediterráneos se habían convertido, como por arte de magia, en platos combinados, de esos que no tienen nombre, sino números. Gracias al cielo que llegamos pronto y nos dio tiempo a reaccionar, poniendo rumbo a Bilbao centro raudos y veloces. De camino, intentamos reservar en un nuevo restaurante griego, de nombre Algo Diferente, en el local donde, hasta no hace mucho, se encontraba el Lu’um. Pues estaba completo. ¿Quién dijo crisis? Total que, como teníamos ganas de rollo étnico, acabamos yendo a lo seguro (por calidad, servicio y precio): Capuccino, el egipcio de la calle Gordoniz, junto a AlhóndigaBilbao (que no confunda el nombre; es egipcio, sí). Tuvimos suerte y, como aún no era muy tarde, pudimos cenar sentados en la terraza (esa que no tiene más de tres mesas) en lugar de en la barra. La barra, para ir dos, no está muy mal, pero para cuatro, como éramos el sábado, se hacía un poco incómodo. Lo dicho, en la terraza que acabamos, divinamente y sin lluvia (que amenazaba la muy traidora). Como entrantes, el socorrido hummus y un queso especiado (queso crema, juraría que ese que tiene nombre de ciudad estadounidense, con pimentón, perejil y aceite). El queso no decía mucho, tendríamos que haberlo cambiado por la ensalada griega (sencilla, pero muy rica en anteriores ocasiones). El hummus, correcto, pero poco espeso para mi gusto. La verdad, y sin ánimo de presumir, me quedo con el que hace mi husband cuando se acuerda (lo que viene a ser dos veces al año, tolomás). Y, como platos...

leer más

Aponiente (El Puerto de Santa María). Donde el mar es el rey absoluto

Sep 19, 13 Aponiente (El Puerto de Santa María). Donde el mar es el rey absoluto

Publicado por en Andalucía, Cádiz, Destacado, Estrellas Michelin

(+30 rating, 6 votes)Cargando... Tras el periplo levantino de primeros de agosto, pusimos rumbo a Cádiz para disfrutar del otro pueblo, el de gananciales. Y el martes 13, sin superstición alguna, empezamos el día visitando las más que recomendables bodegas de Tío Pepe en Jerez, nos acercamos hasta el Puerto de Santa María para comer en Aponiente (casa del Premio Nacional de Gastronomía 2012, el señor Ángel León), merendamos un té moruno con pastas en mi pueblo favorito del mundo mundial (Vejer de la Frontera) y terminamos cenando en un marroquí en Tarifa. Planazo de día. El menú nos salió gratis. Y no, no es que me invitaran por acreditarme como colaboradora de LQCDM (todo llegará), si no que teníamos un bono de Smartbox, regalo de mis compañeros de currelo. Antes de empezar, tengo que decir que si bien fui yo la que eligió dónde consumir el bono, ya que tenía muchas ganas de probar el menú a base de productos del mar que ofrece el chef gaditano, no es menos cierto que fui un tanto expectante sobre qué me iba a encontrar… Preparada para que no todo fuera de mi agrado, si es que era el caso. Y todo porque las ostras, que para mí es lo que más sabor a mar puede tener, no terminan de convencerme del todo, por más oportunidades que les he dado. El menú incluido en el bono era el mismo que el llamado “Acercamiento al mar”, el cual se ofrece a unos 70€, sin bodega. De hecho, en nuestro caso, a cada uno nos invitaron a una cerveza artesana, dos copas de vino (el consorte tuvo suerte y le invitaron a una tercera) y café. La primera sorpresa, nada más entrar. Ángel León en la puerta para recibirnos, llevarnos a la mesa, y preguntarnos si teníamos alguna intolerancia o algo que no nos gustara especialmente. Ahí dije yo: “¡Esta es la mía! ¡Me saco foto con él y para el facebook que va!”. Pero me controlé, lo pensé mejor, y decidí que le pediría la foto al terminar de comer, que iba...

leer más

La Taberna del Gourmet (Alicante). Caro y pijo, sí, pero imprescindible

Sep 11, 13 La Taberna del Gourmet (Alicante). Caro y pijo, sí, pero imprescindible

Publicado por en Alicante, Comunidad Valenciana, Destacado

(+38 rating, 8 votes)Cargando... Este año las vacaciones han sido lo que se dice “de ir al pueblo”, que la cosa está achuchá. Pero bueno, no me quejo, ya que soy bastante suertuda en este aspecto y mis pueblos son Alicante capital (el mío) y San Roque, provincia de Cádiz (el de gananciales). Que con todos los respetos para los que tengan pueblo de interior y, sin ánimo de dar envidia, molan bastante para el mes de agosto. Y cuando voy a Alicante, además de disfrutar de la gente que no tengo a mano el resto del año, me gusta hacer lo típico… Una horchata de Peret, una ensaladilla rusa bien cubierta de mayonesa por encima, unos montaditos del Capri… Esas cosas. Y de unos años a esta parte, si se puede, intento escaparme un día a La Taberna de Gourmet, en la calle San Fernando, al ladito de la célebre Explanada azul y roja. La Taberna no deja de ser un ‘gastrobar’ de estos tan de moda últimamente que, con incluir los términos gourmet, gastro, vinoteca, o similares en el nombre, ya se sienten con el derecho de clavártela (pero bien) en la cuenta. Y, ¿qué tengo que decir por mi parte sobre este tema? Pues que algunos lo valen y otros muchos, pues no. La Taberna, para mí, es de los que lo valen. Con la cocina a la vista nada más entrar, destaca el mega surtido de quesos. Si es que mira que son listos los jodíos… Yo, que soy de la opinión de “para qué pedir queso o jamón en un restaurante, si no requiere preparación alguna (salvo un buen corte) y te lo puedes comprar tú mismo y comértelo en tu casa tranquilamente por un precio mucho más barato?”, caí cual ratón en la ratonera… El mejor de todos, el Stilton (Inglaterra). Pese a la fama del Roquefort, para mí, el azul inglés le gana por goleada. Muy buenos también los “acompañamientos” para el queso, aunque se podrían haber estirado con...

leer más

Regi Taberna (Urduliz). El curioso caso de la comida que empezó en invierno y terminó en verano

Jul 23, 13 Regi Taberna (Urduliz). El curioso caso de la comida que empezó en invierno y terminó en verano

Publicado por en Bizkaia, Destacado, Euskadi

(+25 rating, 5 votes)Cargando... Lo bueno que tiene trabajar en las afueras de la gran ciudad es que, cuando cae la fiesta local, es un gustazo que los demás trabajen y tú no. Y, además, se puede aprovechar para ir a comer un menú del día de esos estupendos que aún quedan por ahí. Como tal me ‘vendieron’ con muy buena fé el menú bistrot de la Taberna Regi, en el costero pueblo de Urduliz. Por 20 eurillos, con el IVA incluido (25 por la noche), un menú con muy buena fama y aperitivos incluidos, además de primero, segundo, postre y bebida. No pintaba mal. Llegamos puntuales al restaurante de la familia de la txirrindulari Joane Somarriba; las 14.30, hora a la que teníamos hecha la reserva. Para esa hora el cielo encapotado que nos ha acompañado durante meses seguía haciendo acto de presencia, sin vislumbrar atisbo de mejora. Para empezar, decir que el comedor es bastante cuqui, como muy femenino todo. Una pena que el más que considerable ruido que preside la estancia rompiera todo el encanto al cruzar el umbral de la puerta. Eso, unido a que para conseguir sentarte en la mesa tenías que ser lo menos un acróbata del Circo del Sol (muchas mesas en muy poco sitio, con muchos obstáculos), y a que estuvimos esperando unos incomprensibles 15 minutos a que nos sentaran en la mesa (que ya estaba montada), nos puso un poco de mala leche, pa qué negarlo. Nos sentamos y elegimos los platos. Lo primero que llegó a la mesa fue el vino incluido en el menú, elaborado en exclusiva para el restaurante y de nombre A Mi Manera (Rioja 2011, de Benjamín Romeo). La botella ya vino abierta (punto negativo) y picaba en exceso, poco agradable de tomar (y, nótese, yo de vinos sé más bien poco o nada). Unos 20 minutos después de sentarnos en la mesa, llegó el famoso y abundante aperitivo invitación de la casa del Regi: croquetas de chorizo, de jamón...

leer más

Restaurante Ágape (Bilbao). Pequeña gran joya en Bilbao La Vieja

Jul 15, 13 Restaurante Ágape (Bilbao). Pequeña gran joya en Bilbao La Vieja

Publicado por en Bilbao, Bizkaia, Destacado, Euskadi

(+26 rating, 6 votes)Cargando... Años habían pasado desde nuestra primera y única visita al moderno Ágape, en la calle Hernani. Recuerdo que fuimos cuando se empezaba a oír que Bilbao La Vieja iba a ser un barrio lo más de lo más, al estilo Soho neoyorkino (lo que creo que tampoco es que haya sucedido del todo aún, aunque va la cosa encaminada…). Así que ya tocaba volver para comprobar si el buen recuerdo que guardábamos continuaba siendo realidad o el tema se había relajado un poco. Dado que fue uno de los pocos días verdaderamente primaverales de los que hemos tenido la dicha de disfrutar en este nuestro Mordor vasco, empezamos la jarana previa en el cercano Marzana 16, una tasca con solera en sus años mozos y ahora el sitio perfecto para empezar la noche con una cerveza excelentemente tirada. Tras un par de rondas, y dado que no teníamos reserva hecha, fuimos pronto al restaurante, no fuera a ser que no tuviéramos mesa (sigo creyendo que los garitos chulos se llenan en fin de semana, pese a la crisis). Nos dieron a elegir entre un par de mesas. Al sentarnos, vimos que nuestros vecinos nos sonaban… Sí, los acabábamos de ver tomando cervezas (nos habían copiado el planazo de sábado). El fin de semana ofrecen dos tipos de menú: menú de noche, por 21€, sin bebida; y menú Ágape, por 36€, con bebida incluida. Elegimos el menú barato, el cual consistía en un primero, un segundo y un postre, con unas cinco opciones a elegir en cada uno de los casos. Y para beber un Tilenus del Bierzo, por 19€. No estuvo nada mal, pero con demasiado “cuerpo”, que dicen los entendidos, para mi gusto. Los entrantes fueron una ensalada de patata y langostinos con guacamole (x2), una sopa de tomate con romero, uvas y parmesano, y un wok de verduras al pesto. La sopa, refrescante y sabrosa. Me gustó la combinación de fruta+queso+hortalizas. El wok muy correcto y “perfectamente ejecutado”...

leer más

Made in Japan. Crónica de la cocina nipona (la de verdad)

Jul 03, 13 Made in Japan. Crónica de la cocina nipona (la de verdad)

Publicado por en Destacado, Japón

(+20 rating, 4 votes)Cargando...   Ha sido un viaje genial. A todo el que me pregunta que qué tal Japón, le respondo diciendo “muy divertido”. Es que es la verdad, nos divertimos y reímos mucho desde que aterrizamos en Tokio hasta que despegamos de Osaka. Y lo siguiente que digo es: “ha sido el viaje en el que más sano y barato hemos comido”. Otra verdad como un templo de los muchos que hemos visto. Este no va a ser un comentario de ningún restaurante, tasca o bareto japonés en concreto. Va a ser una recopilación breve de la cocina nipona callejera, casera y tradicional, para que aquél que se anime a ir hasta allí (lo que recomiendo encarecidamente, ya que no sale para nada lo caro que la gente se piensa) sepa que hay un mundo más alla del sushi y los fideos udon. Antes de empezar, decir que no tiene que preocuparos la barrera lingüística. En Japón, las cartas de los restaurantes funcionan por fotos. Por lo que, aunque no sepáis el nombre del plato, se señala lo que quieres y punto. O, si no, lo señalas en el ‘escaparate’ donde colocan las réplicas de plástico de los platos. También resulta muy útil el ranking de los platos más vendidos de cada chiringuito (esto en concreto me hizo mucha gracia). El menú de mediodía japonés suele ser un ramen (versión japonesa de la sopa de fideos china). Además de los fideos, suele llevar cerdo, verduras, algas, huevo cocido, tofu, miso y todo lo que se le ocurra al cocinero. Por muchos ingredientes que lleve, todos están “ordenados”, cada uno tiene su lugar en el cuenco. Hasta en las tascas más cutrillas cuidan estos detalles. Comimos muchas de estas sopas en sus distintas versiones, que en general estuvieron muy buenas y llenaban muchísimo. A destacar un ramen frío que comí en Kamakura, que llevaba un huevo crudo. Suena fatal, pero lo recuerdo como uno de los mejores platos que me comí en todo el viaje. Y también recordaré Kamakura por...

leer más

Restaurante La Hacienda (Santurtzi). Tasca mejicana y performance, por el mismo precio

Jun 19, 13 Restaurante La Hacienda (Santurtzi). Tasca mejicana y performance, por el mismo precio

Publicado por en Bizkaia, Destacado, Euskadi

(+59 rating, 14 votes)Cargando... Descubrimos el restaurante mejicano La Hacienda en una cena de cuadrilla para despedir el 2012. Por aquel entonces, los Manueles aun no contaban con mis servicios, por lo que estaba deseando volver para sacar las oportunas fotos y dar a conocer al mundo esta genuina (y barata) tasca mejicana que bien merece el desplazamiento hasta la localidad sardinera. Situado en la misma calle que el afamado Kai Alde, llama la atención del viandante por sus psicodélicas luces de neón, que le dan un cierto aire de restaurante de despedida de solter@. Una vez dentro, los lauburus de las paredes hacen deducir que, antes de ser tasca mejicana, aquello era un batzoki o similar. Yo creo que han hecho bien en no quitarlos… le dan un toque de lo más eusko-kitsch al asunto. Mientras preparan la mesa, tienen el detalle de invitarte a unos chupitos de margarita y unos pintxitos de tortilla (otra muestra de la fusión entre culturas) para que la espera no se haga tan tediosa. Aunque las dos veces que hemos ido, a los cinco minutos ya estábamos en la mesa. Por lo que es más bien el equivalente al aperitivo-snack de los sitios de postín. La carta no es muy extensa, la verdad (habrá a quien incluso le parezca escasa): unos 7 entrantes y otros tantos platos principales. Pero, ¿para qué más? Si total con el mejicano pasa un poco como con el chino, que al final todos pedimos sota, caballo y rey. Anotada la comanda por el amable camarero (de Monterrey de pura cepa), nos traen sin haberlo pedido un platazo de patatas fritas auténticas, no de las congeladas, doradas por fuera y blanditas por dentro, con dos salsas para ir abriendo boca. Otro detalle (aunque las patatas fritas no creo que sean muy mejicanas, no…) de los que no se ven a menudo y que a mi, personalmente, hacen que me quede con buen recuerdo de los sitios. Para empezar, como no podía ser de...

leer más

Restaurante La Bola (Madrid). Cocido madrileño con prisas

(+10 rating, 2 votes)Cargando... Un par de veces al año cae una escapadita a la capital del reino. La última ha tenido como excusa llevar a mi sobrina a ver un espectáculo de esos que se supone que son para público infantil, pero que los mayores disfrutamos más que ellos. Particularmente en mi caso, ya que no hay cosa que más me guste en esta vida (después del buen comer) que un musical en vivo y en directo. Da igual que sea bueno o malo. Si hay cante y baile de por medio, me vale. Teniendo en cuenta que mi sobrina es muy mala comedora (lo que se está perdiendo la pobre; ya se arrepentirá, ya), y que de las pocas cosas que le hacen tilín es la sopa con fideos, la elección fue bien fácil: La Bola. Sopita para ella, cocido completo para el resto, y todos contentos. Además, estaba cerca del teatro para ir poder ir andando tras la comilona. En la Bola sólo ofrecen dos turnos de comida: uno excesivamente pronto, a las 13:30 horas (la hora de las rabas en Bilbao), y otro muy tarde, a las 15:30 (casi casi la hora del patxaran). Así que, como teníamos que estar en el teatro a las 17:30 horas, elegimos el primer turno. Llegamos con diez minutillos de retraso al local, y nuestra mesa era la única que faltaba por ocupar. Qué puntualidad más británica la del resto de comensales… Sorprendente. Nos empezamos a quitar los abrigos y, casi antes de sentarnos, el camarero nos pregunta (más que nada por educación, porque se da por hecho que todos los que van a La Bola comen lo mismo) si queremos cocido para todos. Le puntualizo que sólo dos y una sopa sin “sacramentos” (a los sacramentos sólo les llamamos así en el País Vasco, ¿no?), a modo de menú infantil castizo, para mi sobrina. Para que los garbanzos pasaran mejor, elegimos un Beronia crianza. Pues fue sentarnos, ponernos la servilleta encima y ya...

leer más