Con las manos en la mesa. Una visión artística de la gastronomía

Nov 26, 14 Con las manos en la mesa. Una visión artística de la gastronomía

Publicado por en Araba-Álava, Destacado, Euskadi, Gastrocine

Vitoria-Gasteiz acoge durante cuatro días ‘Con las manos en la mesa’, una exposición multidisciplinar, impulsada por Josean Merino (perretxiCo), que encuentra inspiración en el universo gastronómico.

leer más

El Clarete (Vitoria). Cuéntamelo todo, o el noventa y nueve por ciento

Sep 15, 14 El Clarete (Vitoria). Cuéntamelo todo, o el noventa y nueve por ciento

Publicado por en Araba-Álava, Destacado, Euskadi

Disfrutamos en “la taberna” de El Clarete, un coqueto y cómodo espacio que recupera la barra como elemento clave para acercar al comensal la propuesta gastronómica del local. Producto de temporada bien trabajado en formato ración, acompañado siempre por buen vino.

leer más

La Casa del Patrón (Murgia). Más que un bar de carretera

Sep 12, 14 La Casa del Patrón (Murgia). Más que un bar de carretera

Publicado por en Araba-Álava, Destacado, Euskadi

El bar de La Casa del Patrón es amplio y rural pero modernito, y el comedor se encuentra en una fresca terraza con cenador. Óscar Cubillo se temió lo peor ante el prefijo “mini”, pero moló el local, moló el menú degustación y moló la excursión. Se puede parar más veces de camino (o regreso) a Vitoria. Además, hay raciones, cuidan los pinchos y proponen menús diarios.

leer más

Slow Irish Tavern (Vitoria). Prensa, pintas, pinchos y económico papeo popular

Jun 16, 14 Slow Irish Tavern (Vitoria). Prensa, pintas, pinchos y económico papeo popular

Publicado por en Araba-Álava, Destacado, Euskadi

La primera vez que, de casualidad matutina, pasé ante su fachada, de proporción estrecha para el fondo que posee el local, intuí que comería ahí. Por precio, propuestas (menú del día, que es lo mío, y cosas que no practico tanto como cazuelitas, combinados, bocadillos, hamburguesas, etcétera) y decoración de pub irlandés.

leer más

Tierra Agrícola Labastida. Vinos de excepción en una bodega familiar de La Rioja (alavesa)

Jun 11, 14 Tierra Agrícola Labastida. Vinos de excepción en una bodega familiar de La Rioja (alavesa)

Publicado por en Araba-Álava, Destacado, Euskadi, La Rioja

Una bodega que nos esperaba con la comida en la mesa. De nombre Tierra Agrícola Labastida En el pueblo un cielo azul como sólo los paisajes riojanos ofrecen, en el horizonte las vides verdes, los campos ocres.

leer más

Ruperto El Ciego (Amurrio). Comer sin dejarse un pastizal

May 20, 14 Ruperto El Ciego (Amurrio). Comer sin dejarse un pastizal

Publicado por en Araba-Álava, Destacado, Euskadi

(+10 rating, 3 votes) Cargando… Con los tiempos que corren, encontrar un menú del día a 16 euros es difícil. Pero posible. El restaurante Ruperto El Ciego se ha especializado en alubiadas y, de hecho, es el plato estrella en ese menú. Hay otro 10 euros más caro, más completo y algo más elaborado, pero, si se trata de pasar un día con la familia, la cuadrilla o de invitar a las visitas que llegan de fuera a comer sin dejar un pastizal, es una buena opción. Hace años era más bien un bar de barrio, en el que terminaban comiendo quienes acudían a pasar el domingo en las campas de San Roque. Hoy le han lavado la cara, se han puesto más mesas y el boca a boca ha hecho lo demás. Aún así, no es imprescindible reservar, salvo, quizá, en fechas muy concretas. ¿Qué comimos? Alubias con sacramentos, servidos aparte. Aunque el sabor de la legumbre delata que alguno de los ingredientes, de una u otra manera, ha estado en contacto con ellas. Chorizo, rico, muy rico. La morcilla, cortada en trozos y cocinada habilidosamente para que no se deshaga, no le va a la zaga en sabor. Y el bacon, turradito, como tiene que ser. Incluso sólo comiendo eso, uno ya no pasa hambre, pero hay más. Paella; bueno, arroz con carne y marisco. Ese día no era lo mejor. El arroz bastante pasado; quizá, simplemente, fue un mal día. Tras eso llega el pescado. Merluza, pequeños trozos de merluza sin piel albardados. Y luego la carne, redondo en salsa con champiñones de lata. Generosos trozos de esa carne se utilizan para la paella. Para postre: goxua, natillas, flan, tarta, helado, fruta, yogures… Y, si hace buen tiempo o no temes los chaparrones, en el exterior hay una terraza descubierta donde se puede tomar el café, que ya no está incluido en el precio. Después dará pereza, pero no es mala idea aprovechar para ir caminando por los senderos, para bajar la...

leer más

Taberna 113 (Vitoria). No pasen del menú del día

Feb 11, 14 Taberna 113 (Vitoria). No pasen del menú del día

Publicado por en Araba-Álava, Destacado, Euskadi

(+49 rating, 11 votes) Cargando… En el XII Azkena Rock Festival comí dos días solo. Sendos menús en la Taberna 113, pegada al parque Prado, cerca del recinto festivalero, de mi hotel Silken y de la redacción de El Correo. Comí sendos menús: de entresemana (a 11 euros, IVA y bodega incluidos) y de fin de semana (18 + IVA, pero sin bodega, lo que hay que ver). Comparados ambos, llego a la conclusión de que repetiría entresemana, nunca el finde, cuando la comida fue muy parecida y el precio más del doble. Se cumplió mi teoría de que merece la pena comer en bastantes sitios el menú del día entresemana, pero no así el finde, que se encarece hasta diluirse la relación calidad-precio. Pensaba ir al siguiente bar de esa acera, a Los Guaranís, donde ya comí bien el XI ARF, pero entre que era más caro (12,50 + IVA, frente a 11), que no me gustaba el menú y que en el 113 ponían lengua, pues ya está todo explicado. La Taberna 113 es moderna y está decorada con piedra, madera, cristal, metal, ventanales… Es actual y acogedora, tiene terraza con toldo, botelleros vinateros y un comedor más atractivo que el cerrado de Los Guaranís. El viernes de entresemana había mucha gente mayor respetable y muchas damas (una mesa de 11 charlatanas celebrando un cumpleaños a mi vera), lo cual es garantía de calidad. La música de fondo era mala y comercial, no estaba muy alta, y varias mesas se ocuparon dos veces. Comí leyendo el ABC. De primero había lentejas, ensalada mixta (buena pinta, con mucho bonito arriba) y lo mío: patatas en salsa verde con bacalao. Llegaron quemando demasiado. Ardían. Olían de lejos, estaban ricas, no demasiado densas y el bacalao era potente. Las disfruté y las ingerí con el vino, Iradier, cosechero de Ábalos, 13,5º, rico aunque demasiado frío también, muy oscuro y astringente. De segundo había costilla escoltada por patatas fritas (buena pinta), anchoas rebozadas (sin guarnición pero apetitosas y saludables) y lo...

leer más

perretxiCo (Vitoria). Opción de moda para cenar de picoteo

Ene 16, 14 perretxiCo (Vitoria). Opción de moda para cenar de picoteo

Publicado por en Araba-Álava, Destacado

(+13 rating, 3 votes) Cargando… perretxiCo es la taberna de marmitaCo, la última aventura de Josean Merino, cocinero autodidacta, Estíbaliz Pérez, su chica, y el resto de su equipo. Así se presenta esta filial del restaurante vitoriano señalado en 2011 como Mejor Barra de Pintxos y Tapas de España, en concurso celebrado en el marco del congreso Lo Mejor de la Gastronomía, en Alicante. El lugar está de moda y, aunque también ofrece menú del día, se ha convertido en un plan A para muchos aficionados a las cenas de picoteo, por lo que no siempre resulta sencillo hacerse un hueco en su mostrador ni en sus mesas. Quedan advertidos. Nosotros esperamos un rato departiendo junto a la barra, mientras tomábamos el pote de rigor y, cuando quedó una mesa libre, nos acomodamos en ella y seleccionamos seis propuestas de su carta de pintxos y raciones. Acudimos inducidos por un muy reputado chef de la capital alavesa, y nos quedamos a medias. Ni nos conquistó, ni nos disgustó del todo. Nos gusta ver trabajar a la gente, nos gustan las cocinas a la vista, y es digno de elogio el esfuerzo en la presentación de las preparaciones, pero, a nivel estrictamente coquinario, el resultado fue muy irregular. Lo mejor de todo fueron los paraguas de queso de cabra y boletus con cebolla confitada en miel (1,95€/ud.), creación de Estíbaliz que solicitan los clientes del marmitaCo desde hace más de diez años. Para elaborarlos, se pochan los hongos picados con cebolla y se añade el queso de cabra a la sartén, creando una especie de crema a la que, posteriormente, se suma miel. La masa resultante se envuelve en el abrigo clásico de los rollitos de primavera (spring roll), dándole forma de cono, se pincha con una brocheta y se fríe. También gustaron los langostinos empanados con cacahuete (8,50€, la ración), para untar en salsa curry. Aceptable resultó el arroz cremoso con pulpo y parmesano (3,50€), que tuvimos que solicitar por dos veces, al habérsele...

leer más

El Clarete (Vitoria). De lo mejor de la capital vasca

Dic 13, 13 El Clarete (Vitoria). De lo mejor de la capital vasca

Publicado por en Araba-Álava, Destacado, Euskadi

(+44 rating, 9 votes) Cargando… Mi hermano Igor en esta web Don Manuel afirmaba que El Clarete es el mejor restorán de Vitoria, la capital de Euskadi. ¿Mejor que mi favorito Zaldiaran? No puede ser. ¿Mejor que el acreditado Ikea también? Hum… pues podría ser, pero lo dudé al leerlo. O sea, que lo mejor era ir a comer ahí y comprobarlo. Acudimos Carlos y yo entresemana; entramos yo arrastrando mi maleta ruidosa de ruedas y él portando su mochila montañera, nos sentaron sin dilación y amable nos intentó explicar el encargado cómo funcionan en El Clarete. Le interrumpí: «Ya lo sabemos, lo hemos leído en Internet, no queremos el menú del día (plato de cuchara más un par de entrantes y postre, sin bodega por 22 euros; al final, unos 30 lereles por comer alubias, digamos para entendernos) y preferimos probar el menú degustación con bodega» (45 más IVA por un aperitivo, cuatro entrantes, un plato de pescado, un plato de carne y dos postres, más el vino; como avisan en su web: «La cantidad viene a ser como un primero, un segundo y un postre que lo dividimos en formato de medias raciones para conseguir el punto exacto de comer y disfrutar de una cocina tradicional, renovada y actualizada»). Además, en El Clarete a veces no revelan lo que van a traer para comer y aseguran que las propuestas complacerán al comensal. Nosotros comimos con agua (no recuerdo la marca) y vino monovarietal, un garnacha de Casa Primicia, de Laguardia (adonde nos encaminábamos). El encargado, un apasionado de los vinos que los explicaba a las distintas mesas, abrió la botella, olió el corcho y advirtió: «no hemos tenido suerte». El vino estaba húmedo o acorchado. Abrió otra y estaba fenomenal: cosecha 2007, poco color, tono cereza, olor que alegraba, sabor a frambuesa, 14 grados de alcohol bien llevados y producción de 9.796 botellas. Contentos y expectantes, y a la postre casi eufóricos y satisfechos, esto degustamos según se llenaba el comedor con gente chic: personajes televisivos, panaderos...

leer más

El Clarete (Vitoria). Evolucionado y pegado a la tierra

Oct 07, 13 El Clarete (Vitoria). Evolucionado y pegado a la tierra

Publicado por en Araba-Álava, Destacado, Euskadi

(+25 rating, 5 votes) Cargando… El Clarete me ha conquistado, señoras y señores. Y era complicado que lo hiciera, pues siempre procuro ir a los sitios sin ideas preconcebidas, sin crearme espectativas, para ahorrarme el riesgo de no verlas satisfechas. Y en este caso el listón estaba muy alto, pues llevo más de uno, más de dos y más de tres años escuchando a Zuloko decir que es el mejor restorán de Vitoria – Gasteiz, donde se hace la ley. Pues bien, por fin acomodé mis posaderas en una de sus sillas y la sensación de placidez y satisfacción va a ser complicado describirla y transmitirla en este texto. Aunque lo intentaré. De entrada, tras su austera fachada, me encontré con un espacio acogedor, grato por su sencillez, no te asalta. Elegante, sin necesidad de forrar todo en madera y cortinones. Contemporáneo, sin hacerte sentir en una especie de estación espacial. Y tranquilo, con mucho espacio entre mesas, lo que da la sensación de que ese día han abierto sólo para ti, aunque haya más comensales. Y la bienvenida nos la dio Patxi Fernández de Retana, un profesional que merece un capítulo aparte. No obstante, me limitaré a decir que es amable, cortés y un auténtico apasionado del vino al que dio gusto escuchar cómo explicaba la historia del caldo que solicitamos, sabiendo que era de Artuke, una bodega de la cual también apreciamos su Pies negros. Admiro esa pasión por el trabajo, por el oficio, por el producto, y su capacidad y disposición a compartirla. Al escuchar su completa descripción del vino Finca de los Locos, de sus características visuales y organolépticas, y también de su etimología, parecía que uno ya saboreaba la primera copa. Un vinazo, dicho sea de paso. La primera impresión fue, así, sobresaliente. Quedaba probar lo que sale de su cocina… Lo primero que hay que saber es que han retirado la carta, y ofrecen un menú degustación a 49,50 €, bodega incluida (100% garnacha, Bodegas Primicia, de Laguardia),...

leer más

Virgen Blanca (Vitoria). La teoría del paracaidista

Sep 09, 13 Virgen Blanca (Vitoria). La teoría del paracaidista

Publicado por en Araba-Álava, Destacado, Euskadi

(+20 rating, 4 votes) Cargando… En ocasiones, ni la estupenda compañía logra paliar la decepción de una comida. Es lo que sucedió un sábado de junio en el Virgen Blanca, restaurante asomado a un vértice de la plaza vitoriana de igual nombre, destacado enclave turístico de la capital alavesa. Pese a no tener gran queja de El Siete, de los mismos propietarios, y a haber leído más de una reseña laudatoria del lugar en blogs afines, el Virgen Blanca nunca me ha satisfecho plenamente. Cobra más por su menú, bastante variado, atractivo a priori, con algún atrevimiento y servido, normalmente, con buen gusto. Sí, es de los restaurantes que pintan  los platos. Y el vino (en esta ocasión, Hnos. Frías del Val, rioja de maceración carbónica) acostumbra a ser lamentable. Más aún, tratándose de un menú de 19,90€, que es dinero. ¿Tanto cuesta, señores hosteleros, gastarse unos céntimos más en un vino a la altura de su clientela? Cobren si quieren un euro más el menú, pero no nos castiguen con ciertos brebajes. Plis. He aquí la cronología de la velada en cuestión, que debía empezar a las 15:30 horas, pues ese día sólo era posible reservar para comer a las 13:30 o a las 15:30. Mal rollo. Me gusta reservar a las 15:00… 15:27. Nos presentamos en el Virgen Blanca. 15:35. Nos invitan a salir a la intemperie y esperar allí. Con tanto trajín que se traen, dentro molestamos. Anda que… 15:40. Seguimos en la calle. Alguien ha hecho mal su trabajo. 15:46. Se nos ocurren fórmulas para paliar el descontento de los clientes en nuestra situación, que todo puede pasar. ¿Les apetece tomar algo, para aplacar sed y calor, mientras esperan…? Enseguida está lista su mesa; tomen un canapé, y disculpen la espera… En fin, nada de eso sucedió. 15:48. Acompañadme a vuestra mesa. Apretaros aquí. Sí, junto a la barra. 15:50. Toma. Repartíos los cubiertos. 15:55. La camarera nos canta el menú. Primeros: juego de espinacas, trigueros y piquillos con bacalao confitado y all-cremat; alubia pinta alavesa...

leer más

Restaurante La Muralla (Laguardia). Pros y contras

Jun 13, 13 Restaurante La Muralla (Laguardia). Pros y contras

Publicado por en Araba-Álava, Destacado, Euskadi

Laguardia es mi pueblo vasco favorito. Es amurallado y medieval, y está dotado con numerosos bares y restaurantes. Estos son sobre todo turísticos y suelen servir menús diarios de batalla a precio oneroso, pues te cobran 15 aurelios como si te hicieran un favor. En estas propuestas turísticas abundan las patatas a la riojana y el cordero, con resultados culinarios irregulares. A Laguardia voy siempre que puedo y un día que mi esposa rechazó comer el menú del excepcional y extramuros Restaurante Amelibia (a 16,50), buscando una alternativa, nos topamos con el menú del Restaurante Cueva La Muralla, tasca de la que recordé algún escrito positivo en El Correo. Ese día, miércoles, había cordero y menestra, y barrunté que el vino no estaría mal. Debido al artículo mentado supuse que si no entraba ese día lo haría en una ocasión futura, así que, pensando ‘no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy’, cruzamos su bar en sombras, corto y cañí. Nos acomodamos en su comedor, de diseño pasado de moda y con una mesa reservada para ‘los padres’(imaginé que sería la familia, pero se trataba de dos curas que suelen almorzar ahí), y con las otras mesas repartidas entre habituales locales y turistas de paso que suelen llenar el figón y acostumbran a visitar el comedor de abajo, el de la bodega, el del calado, más atractivo. Bueno, pues ahí fuimos el menda lerenda y La Txurri (alias Mister No), nos sentamos y nos tomaron nota con bastante desparpajo y confianza (la camarera pensaría que éramos turistas de paso y después nos veía y nos saludaba y nos hablaba por las noches en los bares de Laguardia). La espera en La Muralla la amenicé libando el vino Vallobera de año, una buena marca del pueblo que en la barra de esa tabernita sirven por copas a un euro cada una. En el menú diario de entrante inesperado había ensalada, un fijo bien aliñado según Susana, con dos trozos de buen tomate y mucho verde....

leer más