Club Náutico Binisafúa (Sant Lluís). ¿Cambiar para peor?

Sep 04, 15 Club Náutico Binisafúa (Sant Lluís). ¿Cambiar para peor?

Publicado por en Baleares, Destacado, Menorca

Había una vez un chiringuito caótico, divertido y sabrosón. Con un pescado magnífico, tapas y una excelente relación calidad/precio. El año pasado lo renovaron, lo pintaron y cambiaron la gerencia ¿Para mejor? No lo sabemos.

leer más

Moby Dick (Ondarroa). Evocación de una excursión

Ago 20, 15 Moby Dick (Ondarroa). Evocación de una excursión

Publicado por en Bizkaia, Destacado, Euskadi

A un salto del centro del pueblo y del puerto, Moby Dick es mucho más que un chiringuito arenero, con sus dos terrazas. Sus raciones y servicios principales no defraudan en su cometido de fast food vasca, de apetitosos platos combinados aptos para salir del apuro playero.

leer más

El Rincón del Pulpo (Nueva de LLanes). Pulpo de pedreru junto a la playa de Cuevas del Mar, para resucitar a un muerto

Ago 21, 13 El Rincón del Pulpo (Nueva de LLanes). Pulpo de pedreru junto a la playa de Cuevas del Mar, para resucitar a un muerto

Publicado por en Asturias, Destacado, Llanes

(+94 rating, 21 votes)Cargando... AVISO. ESTE LOCAL SE ENCUENTA EN ESTOS MOMENTOS CERRADO. SEGUIREMOS INFORMANDO. En ocasiones creo que he muerto. Sé que puede sonar un poco duro. Muerte en el primer párrafo de un post. No susto, directamente muerte. Pero es que es asi como me veo. Como en una novela de realismo mágico hispanoamericano (perdón, latinoamericano; está claro que fueron los centuriones romanos los que colonizaron América), estoy muerto, a días sí, y a días no. Yo, como soy más listo que Bruce Willis, me he dado cuenta antes y no he esperado que acabe la película para atar cabos. El otro día, en esta vida viajera que llevo, acudí a mi sede a hacer gestiones y me ocurrió algo increíble. En la otra acera, a diez metros, se encontraba mi amiga y musa y bloguera de moda Iwihsiwerekarl. Estaba con otra amiga/diosa (ella sólo tiene amigas que están requetebuenorras). Hablaban ellas todas engoriladas. Empezaron a cruzar el paso de cebra y yo hice lo mismo, con la mejor de mis sonrisas. Al quedarnos frente a frente, a cuarenta centímetros, grité «ciao, bellas!». Y, opps, siguieron adelante, sin oírme, sin verme. Seguí gritando ehh, ehhh, ehhhhhhh (fade out), y nada, ni por esas. Con el sentido del ridículo hecho trizas, pensé: «qué impresión de loqueras habré dado al resto de la peña por lo friki de la situación». Y allí vino lo más inquietante: nadie se dio por aludido, nadie vio, ni oyó nada. Conclusión, ese día estaba  muerto. Ayer, sin ir más lejos, estaba muerto sólo a medias. Para unas sí, para otros no. Acudimos al chiringuito de la playa de Cuevas del Mar. Un lugar en el que tengo ganas de cenar un día a gusto, sin prisas y recorriendo su carta, que está llena de sorpresas. Además, me lo ha recomendado gente de la que me fío. El lugar mágico y, como diría un periodista muy cursi, del que no citaré nombre, un marco incomparable. Una prestosa DJ recorría en la terraza los éxitos del R&B, el sol se...

leer más

Por comentar: ¿Mejor cuanto más cerca? No siempre

Jun 29, 13 Por comentar: ¿Mejor cuanto más cerca? No siempre

Publicado por en Destacado, Por comentar

(+60 rating, 12 votes)Cargando... Vale que todos estemos deseosos de verano, de ese sol que se ha empeñado en esconderse más de la cuenta. Vale que necesitemos disfrutar el aperitivo en terraza, haciéndonos los fuertes; sin sombrilla, ¡ea!, que llevo protección 50. Todo vale. Todo menos la falta de decoro/recato. Y es que no llego a comprender, me hace daño al ojo (soy así), no puedo con ese personaje que se te sienta al lado, close to you, o que apoya su axila junto a las gambas de la barra (¡qué culpa tendrán las pobres gambas!), como recién salido de la playa. O como si todavía estuviese en ella. Y repito recién, por esos cuerpos serranos embadurnados en crema; de coco, para más inri y aroma. Sudorosos todos ellos, pies enchancletados con bien de arena, sin camiseta, bañador súper-mega-ajustado, segunda piel, ¡buah! Y cada vez que la canícula me deleita con tal espectáculo, se me corta hasta la mahonesa, y viene a mi mente un artículo de Arturo Pérez Reverte de hace ya unos años. Diré que soy más fan de los artículos de Reverte que de su novela. Y que aquel verano, aquel largo y cálido verano, su reseña semanal en cuestión vinculaba indumentaria con gastronomía, o más bien ciertos hábitos (malos) en el vestir con ciertas actitudes (peores, aún) a la hora de comer. Se me antojó gracioso el relato, quedando grabado en mi subconsciente por numerosas razones. Entre ellas, su título, tan musical y fácil de recordar: “No me pises que llevo chanclas”. También por su contenido, con el que comulgaba (y comulgo) totalmente, de principio a fin. Hoy puedo afirmar que es atemporal, que hay cosas que no cambian, por muy europeos que nos sintamos. Reverte presenta un país de pandereta con esa ironía tan suya, relatando su experiencia en dos situaciones muy diferentes en las que tuvo el honor de compartir espacio con varios de los referidos pepepiscinas; la primera, degustando unas manitas de cerdo en salsa de cigalas,...

leer más

Bienvenidos a Bar Boca do Río (Porto do Son)

Mar 21, 12 Bienvenidos a Bar Boca do Río (Porto do Son)

Publicado por en A Coruña, Galicia

Un singular robot construido con piezas de automóvil, entre otros elementos, recibe a cuantos se acercan al bar Boca do Río, ubicado junto a la playa coruñesa de Río Sieira.

leer más