Lobo (Donostia). El precio de la moda

Sep 11, 15 Lobo (Donostia). El precio de la moda

Publicado por en Destacado, Donostia-San Sebastián, Euskadi, Gipuzkoa

En el barrio de Benta Berri, pocos no han catado su carta de ensaladas, bocadillos, raciones y platillos de carne y pescado. Una oferta que Uve tilda de poco atractiva y sobrevalorada. Y ella sabe de lo que habla.

leer más

Bar Xibero (Errenteria). Esas hamburguesas, algo tienen

May 07, 14 Bar Xibero (Errenteria). Esas hamburguesas, algo tienen

Publicado por en Destacado, Euskadi, Gipuzkoa

El personal de Xibero se afana en preparar a la vista hamburguesas, sandwiches, ensaladas, revueltos, un montón de bocatas con buena pinta y platos combinados.

leer más

Mojo Club (Getxo). Burgers de Champions

Mar 21, 14 Mojo Club (Getxo). Burgers de Champions

Publicado por en Bizkaia, Destacado, Euskadi

(+79 rating, 18 votes)Cargando... La de cambios de decoración y de regencia que he vivido en el ahora denominado Mojo Club. Justo anteriormente se llamaba Noho y se trataba de un pub modernuqui que devastó toda la excelsa decoración del precedente Britannia, un pub inglés barroco copiado de uno isleño de verdad y que tenía una fastuosa cristalera en el techo, maderas cálidas por doquier, una luenga barra que se caga la perra y unos cómodos taburetes tipo trono (sentado en uno de ellos se durmió una noche mi amigo Gabi hablando con el camarero; Gabi, alias Cubatón, jo, jo, jo). En sus buenos tiempos, hace unos diez años, yo acudía al Britannia de mañana y tarde, y a veces de noche. Comía pinchos de bacalao al pil pil, tacos de bonito con vinagreta, bebía vino tinto en una cristalería del copón, y observaba a los burgueses, gente mayor la mayoría. Qué lujo accesible y diario. Lo malo es que ese negocio pretendía abarcar demasiado (desayunos, comidas y copas de noche, con todo lo de en medio, desde el aperitivo matutino a los cafés vespertinos) y no salió para adelante. Ahí hace una década curraban el roquero Jorge Clavo, que ahora toca la batería en Los Fastuosos de la Ribera, y la bacaladera Elisa, una beldad tipo Ava Gardner (pero mejor y más joven), que ahora sabe Dios dónde andará. Y pensando, remontándome en el tiempo, el Mojo antes se llamaba Donato. Joder, eso igual era hace un cuarto de siglo. El caso es que ahora suelo ir al nuevo Mojo Club. A tomar birras, a ver los partidos de Canal Plus (las pantallas de televisión con la nueva regencia son demasiado pequeñas, aviso) y a disfrutar sus burgers (¡sin cubiertos!). Pantalla enana y sin cubiertos, local con una decoración minimalista, esquinada e incómoda, y un horario reducido (tarde-noche; no abren los mediodías ni los findes), pero lo frecuento por la amplitud de sus espacios, la calidad de sus parroquianos (no chillan), su cerveza...

leer más

Bar Txuntxurro (Irun). Curiosa, cuanto menos, su tortilla de patata

Ago 12, 13 Bar Txuntxurro (Irun). Curiosa, cuanto menos, su tortilla de patata

Publicado por en Destacado, Euskadi, Gipuzkoa

¿Cuál es el secreto de la muy demandada tortilla de patata del Txuntxurro? “Yo le pongo más huevos”, asegura el José Otero en entrevista fotocopiada y enmarcada en el bar.

leer más

Café-bar Bully (Donostia). Lo perdono (casi) todo

El Bully es uno de mis lugares preferidos para improvisar un plato combinado con la family. Se aparca en la puerta, lo que ya es una ventaja, y cuenta con una amplia terraza de lo más agradable para las noches de verano. Y aunque en nuestro ranking particular siguen ganando la 8 y la 13 de Va Bene, a sus hamburguesas les damos un notable alto. El habitáculo está bien decorado, con motivos deportivos, temática hockey hierba. Cuelgan  de sus paredes fotografías de los primeros equipos del Atlético de San Sebastián, donde identifico algunas caras amigas. Las mesas siempre pulcras y bien dispuestas, redondas y cuadradas, de diversos tamaños y adaptables a grupos de todo tipo. Iluminación tenue y agradable, y servicio por lo general rápido. Un ejército de camareros con largos mandiles negros anudados a su cintura se ocupa de dar cobertura, de martes a domingo en horario ininterrumpido, al local y su terraza. El bar es frecuentado por un público de lo más variado. Las mañanas de los laborables son de los grupos de madres que, tras dejar a sus retoños en el cole, ocupan las mesas redondas para ese primer café. A mediodía, con su oferta del plato del día (10,90 €, con bebida y postre o café), acoge a jóvenes, menos jóvenes, ejecutivos y otros variopintos que se dejan caer para saciar su apetito de forma rápida. Los fines de semana el ambiente es más familiar. Aperitivos para disfrutar en la terraza del partido de hockey de las chicas, o baloncesto desde la cristalera interior. Las noches de viernes y sábado el asunto se complica. No se admiten reservas posteriores a las 21:00 horas, y el pleno está asegurado. Así que dos opciones, o paciencia y espera junto a la barra, o cenas con horario francés. A mí, no me convence ni lo uno ni lo otro, soy así de rara. Uno de estos viernes nos arriesgamos acudiendo a las nueve pasaditas, y tuvimos suerte. Nos acomodamos. Música a buen...

leer más

Restaurante Ein Prosit Bilbao. El alemán

(+18 rating, 5 votes)Cargando... No soy un especialista en comida germánica. Tal  vez por eso no sé cuántos restaurantes de ese tipo hay en la capital vizcaína, pero sí me consta que aquí cuando uno dice “voy a comer en ‘el alemán”, se refiere a que va a hacerlo en el restaurante Ein Prosit Bilbao. Así se llama el regentado por Enrique y Alfredo Thate, dos hermanos que heredaron la reputada charcutería alemana La Moderna y han sabido ganarse la simpatía de ciudadanía y clase política con su buen hacer y su don de gentes. El local, inaugurado en 1999 con interiorismo de Heinz Drobnitza, está decorado actualmente con profusión de elementos deportivos de marcado carácter forofogoitia, como corresponde a un espacio que es sede la “peña alemana” Müller-Dani, del Athletic Club (de Bilbao). Aunque no faltan guiños a Bilbao Basket, Kaiku y Bou Bizkaia, que todo queda en casa. Raro es el día que no tiene sus mesas repletas de gente ávida por llenar su panza con una oferta gastronómica que ofrece la posibilidad de contentarse con el menú del día (12,50 euros), optar por la formula txuleta + guarnición + vino o caña (18,50) o perderse en su carta, bien surtida de ensaladas, salchichas, pasteles de carne, codillos, hamburguesones, tablas de embutidos, patés y quesos, solomillos de cuadrúpedos varios y demás charcutería teutona. Ahora sabemos por qué el estereotipo de alemán es un ciudadano bien orondo, le dije a mi atractiva esposa en nuestra ultima visita, incapaz de encontrar pescado más allá de txangurro al horno (juraría que figuraba ente las recomendaciones del chef), trozos variados repartidos en ensaladas, bacalao a la plancha y a la romana, anchoas del Cantábrico (no del Cantábrico alemán, del otro) en aceite y “gambitas mariposa”. Ya nos habíamos acostumbrado al olor a mostaza que preside el sitio cuando fuimos atendidos estupendamente por una camarera que nos asesoró por defecto, por voluntad propia, sobre las cantidades a pedir, para no pasarnos, y no intentó aprovecharse de nosotros....

leer más

Bar Getaria (Vitoria-Gasteiz). Lost in Lakua?

Hay ocasiones en las que uno no puede comer a la hora establecida, a la socialmente aceptada. Por acumulación de tareas o porque simplemente aterriza en una ciudad a deshoras, cuando están cerradas incluso la mayoría de las cocinas españolas. Si esto te sucede en el barrio vitoriano de Lakua, una buena opción es acercarse al bar Getaria, donde anuncian servicio ininterrumpido de cocina de 10 a 24 horas. Su barra expone sandwiches y pintxos varios, pero nosotros ponemos la mano en el fuego por sus tortillas de patatas. Pinchos de buen tamaño y preparación, sin cuajar del todo, por 1,5 euros. Con chorizo, pimiento verde, jamón, bacon, champis, queso… Todas están buenas y normalmente jugosas. “Exquisitas”, sentencia nada menos que Marivi, directora de gabinete de Idoia Mendia, portavoz del Gobierno Vasco. No está nada mal la “torta rústica con aceite de oliva virgen aromatizado con ajo y tomillo y jamoncito serrano” (2,5 euros). Su carta incluye desde chocolate con churros (4 euros) a pechugas  con patatas (6) y huevos con complementos varios (4,50). También muchos bocatas, algún sandwich, raciones (patatas, anchoas con piquillos, croquetas…) y cosas tan originales y ricas como la hamburguesa con queso y foie sobre calabacín rebozado (6,50). Son contundentes las ensaladas, ilustradas o con arroz, pasta, pollo, bacalao… La mayoría cuesta entre 5 y 6 euros, ninguna llega a 7 euros. La oferta gastronómica es correcta, a pocos disgustará y, en lo referente a decoración, el local es sobrio, clásico, con dominio de madera, cristalera sobre la gran barra, suelo de terrazo y algún motivo marinero en las paredes. Sin exagerar. Mientras escribo esto, en uno de los bancos que hay al fondo del propio Getaria, suena el ‘Under The falling sky’ de Bonnie Raitt, luego el ‘Stealing kisses’ de Faith Hill,  y pienso que ha sido buena idea venir . Aunque más tarde vengan Leona Lewis, El Sueño de Morfeo y cosas aun más lamentables, como Tina Cousins. No en vano, yo sólo había venido a comer… (igor cubillo) ver ubicación Blas...

leer más

Fresc Co (Barakaldo). Eso lo dirán ellos

(No Ratings Yet)Cargando... Durante un tiempo se convirtió en mi lugar habitual de comida de fin de semana el Fresc Co, ya que al pequeño de la casa le gustan mucho las pizzas que allí preparan y, como lo de las ensaladas es bastante sano, decidimos volver una vez más. Tengo que decir que la impresión general siempre había sido muy correcta, pero esta vez la nota general iba a ser de suspenso. Llegamos a la franquicia ubicada en el Max Ocio de Barakaldo las cinco personas que componíamos el grupo de comida y, tras servirnos las ensaladas una amable señorita, nos dirigió a una mesa. La amabilidad pronto se convirtió en impertinencia, pues cuando le comentamos la posibilidad de sentarnos en una mesa redonda que le gustaba bastante mas al pequeño, frunció el ceño y pronunció un rotundo, “Os he dicho que en aquella”. Mal empezaba el asunto y todavía no habíamos probado bocado. Malhumorados nos sentamos en la mesa indicada y algunos se dirigieron a la nueva zona de plancha donde esperaban degustar comida ciertamente fresca, y cual fue su sorpresa al ver que lo que allí se exhibía eran restos de lo que días antes  serian entrecot, pizzas duras y recalentadas, langostinos deslavados y pasta que distaba mucho de estar al dente. Continuamos intentándolo con una especie de lasaña de verduras que tenía bastante buena pinta, pero que se quedó en apariencia ya que su textura y sabor fueron para olvidar. Guardaba buen recuerdo del helado de yogur que te puedes servir de postre, también hay de chocolate, pero esta vez todo estaba en nuestra contra; incluso esto estaba malo. Del café desistimos, por si acaso. No se si fue la “amabilidad” que nos brindó la camarera al principio lo que nos guió a lo largo de toda la comida, pero esta vez el Fresc Co fue un Fias Co. Por lo menos fue barato: 13,95 € por comensal. (no le agradan las camareras impertinentes a Iván)  web de Fresc Co ver ubicación...

leer más