Arrikitaun (Donostia). Hay que ir de freiduría, lo demás son tonterías

(+93 rating, 21 votes)Cargando... Va a dar la impresión de que empiezo provocando, metiendo el dedo en el ojo a mis vecinos, pero nada más lejos de mi intención. Sólo quiero hacer una composición de lugar al señalar que la hostelería donostiarra vive, salvo honrosas excepciones, lastrada por una serie de males entre los que figuran adocenamiento, hiperinflación galopante y monotonía. Por eso desde el primer momento, desde la misma semana que se puso en marcha, hemos apreciado y disfrutado la modesta propuesta de Arrikitaun, un pequeño negocio que se anuncia como “rinconzito andaluz” (sic), “un trocito de Andalucía en Donostia”. Un lugar diferente en San Sebastián. Nos gustan las tasquitas y somos felices en ese espacio recogido y alejado de las rutas turísticas de la localidad que despacha raciones a buen precio, muy contenido, un atractivo añadido. En ocasiones todo parece un poco amateur, sí, y sus preparaciones no abrazan la excelencia, no, pero aquí no sales con la sensación de que te estafan, ni soportas los empellones de franceses que realizan extrañas coreografías con brazos y platos al aire. Y siempre puedes matar los tiempos de espera reparando en los detalles de una pared, a franjas azules y blancas, donde encuentras un escudo del Sevilla junto a un lauburu, una txapela del equipo rival con el bordado “Gora er Beti”, otra que reza “Aupa Sevilla”, abanicos, castañuelas, farolillos de papel, imágenes de vírgenes, toreros, calesas, mantones y más iconografía lolaila. En suma, un sitio pequeño (sólo cuatro mesas apretadas, en el interior, y una pequeña terraza expuesta a la climatología del Golfo de Bizkaia, ya fuera) y muy desenfadado al que siempre vas con buenos amigos y donde, a mil kilómetros de la Tácita de Plata, apetece oír al G5 eso de “hay que ir a la freiduría, lo demás son tonterías” (‘El vino y el pescao‘). En Arrikitaun hemos pensado qué bueno está este jamón ibérico (12 euros). Y este queso manchego (6). Hemos dudado de la procedencia, la condición y...

leer más

Por comentar: Vinosfera, el secreto de Lakua (Vitoria-Gasteiz)

(+5 rating, 1 votes)Cargando... Permitan que les dé un consejo. Si paran por el barrio vitoriano de Lakua, una jornada que no sea domingo, festivo ni sábado por la tarde, y les apetece tomar un vino rico, entre las 10:30 y las 14:00, o de 17:00 a 21:00, no lo duden: dirijan sus pasos a Vinosfera, “La tienda del vino”. En el corto mostrador del negocio dirigido por los sumilleres Elías Rodero y Raquel Suárez, podrán beber uno de los caldos que ese día despachen por copas, que no son pocos; habitualmente, media docena de tintos, media decena de blancos y un par de cervezas. ¿Que no les convence ninguno? Siempre pueden dar buena cuenta allí mismo de alguna de las muchas otras botellas que despacha enteras (pagando no más 2 euros por el descorche). Pero muy antojadizo tiene que estar uno ese día para no conformarse e incluso atreverse a descubrir algo, pues el menda ha probado allí vinos de varias variedades, denominaciones de origen, tiempo de crianza y nacionalidades: España, Argentina, Chile, Estados Unidos… Allí ha bebido Seis Al Revés, Meditrina, Celeste, Primero, 12 Volts, Luis Alegre, Artadi (Viñas de Gain), Pittacum, Legaris, Xarmant, Lagar de Cervera, Ostatu, Gessami, Murmurón, Carmenere, Gómez de Segura…Para incrementar la satisfacción, pueden pedir raciones de jamón ibérico cortado a cuchillo (bien rico, habitualmente, por menos de diez euros la ración; con posibilidad de solicitar sólo media ración), de cecina (otra buena opción), de queso (según el día)… O una bolsa de patatas fritas ecológicas y alavesas. También despacha conservas (cardo, guindillas, tomate, alcachofas, ventresca, bonito, espárrago, pimientos…), buenos aceites y cuenta con una sección de accesorios y cristalería, para que quedes como un marqués o marquesa llevando a casa un juego de copas, un decantador, una bomba de vacío, un termómetro… Pijadas así. Además, los viernes organizan catas con asuntos tan interesantes como “Cavas vs. champagnes”; “Tintos con uvas nacionales”; y “Crianzas de diferentes zonas”. Tomar parte en las mismas suele costar entre 18,50 y 25...

leer más

Bienvenidos a El Desván del Abuelo (Punta Umbría)

Punta Umbría, en Huelva, es mucho más que una calle. Es también una playa amable y el sabor de sus imprescindibles gambas blancas, por ejemplo; pero entre todas sus arterias destaca una, la llamada Calle Ancha. En ella se concentran decenas de locales, de bares y restaurantes populares, que siembran de mesas buena parte de las aceras. Pónganos unas coquinas, se oye pedir. Y un platito de jamón. Y unas gambas, cómo no. Uno la puede atravesar esquivando más paseantes y fijándose, a izquierda y derecha, en lo que cae en los platos. Y llamará su atención un escaparate, el del bar ‘de copas’ El Desván del Abuelo, con su perchero, sus maniquíes, sus mesas y sillas, sus cervezas y su pizarra que anuncia la caña a un euro. Ya lo he dicho anteriormente: ¡¡yo emigro!! * Lo Que Coma Don Manuel coloca en la sección Bienvenidos aquellos muñecos, carteles y dibujos que, con cierta gracia, nos dan la bienvenida a restaurantes, bares, bistrós, tabernas, chigres, sidrerías y demás locales hosteleros que tanto nos gusta visitar. Esperamos sus aportaciones, queridos lectores * Igor CubilloPeriodista y gastrónomo. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). Tras firmar durante 15 años en el diario El País, entre 1997 y el ERE de 2012, Igor Cubillo ha logrado reinventarse y en la actualidad dirige la web Lo que Coma Don Manuel y el foro BBVA Bilbao Food Capital, es responsable de la programación gastronómica de Bay of Biscay Festival y escribe de comida y más cuestiones en las publicaciones Guía Repsol, 7 Caníbales, Gastronosfera y Kmon. Asimismo, es responsable de Comunicación de Ja! Bilbao, Festival Internacional de Literatura y Arte con Humor. Vagabundo con cartel, se dobla pero no se rompe, hace las cosas innecesariamente bien y ya han transcurrido casi 30 años desde que empezó a teclear, en una Olivetti Studio 54 azul, artículos para Ruta 66, Efe Eme, Ritmo & Blues, Harlem R&R ‘Zine, Bilbao Eskultural, Getxo A Mano (GEYC), DSS2016, Den Dena Magazine, euskadinet, ApuestasFree, eldiario.es, BI-FM...

leer más

Tosta de jamón de La Viña del Ensanche (Bilbao). Lamento

La semana pasada quedé con mi amigo Alfredo para ver a Mick Taylor y a Wanda Jackson, una sesión doble de clásicos que convenía afrontar con el estómago reconfortado. Así, antes de comer un pintxo de txangurro gratinado en El Globo, paramos en La Viña del Ensanche, donde saludé educadamente a un camarero y le solicité “una caña y una tosta de jamón”. Pese a que me encontraba frente a un plato repleto de tostas de sugerente aspecto, el sujeto desapareció de mi vista y volvió con la cerveza y una tosta bien desmejorada, con jamón escaso y chuchurrido, además de pálido, que apenas cubría una rebanada de pan donde sí abundaba el tomate. En mi otra vida la hubiera echado para atrás y le hubiera dicho al tipo que no sea tan cicatero, tan mezquino; en cambio, ahora soy más propenso a pensar “con que esas tenemos, ¿eh? Te vas a enterar, lo voy a tuitear…”. Eso hice: ” La Viña del Ensanche. 1,90 euros. La tosta. La que menos jamón tenía. Él sabrá por qué. Cuando lo lea en @lqcdonmanuel”. El caso es que estoy escribiendo esto, pero lo cierto es que no sé realmente por qué lo hizo. O quizá sí. Entiendo, aunque no comparto, que quiera que la barra luzca un mejor aspecto, aunque ello suponga castigar a los clientes más madrugadores; es habitual que en muchos bares se sirvan primero los pintxos más marchitos para que la oferta, el ‘escaparate’, no pierda atractivo y, a ser posible, lo gane. Entiendo también, aunque no comparto, que le parezca una víctima más propiciatoria un treintañero patilludo vestido con una camiseta negra adornada con los lemas “Vita intensa” y “Mondo difficile”; quién sabe si al camarero en cuestión le azotan una serie de complejos y prejuicios contra los que debe luchar a diario desde su puesto detrás de la barra. Lo que realmente no alcanzo a entender es por qué un local reputado como La Viña del Ensanche, que presume de haber...

leer más

Restaurante-Vinoteca Bernardina (Donostia). ¿Lo más pijo de la ciudad?

Jun 07, 12 Restaurante-Vinoteca Bernardina (Donostia). ¿Lo más pijo de la ciudad?

Publicado por en Euskadi, Gipuzkoa

Vaya por delante que no me considero nada pija, aunque alguno pueda llegar a pensar lo contrario. Y es que el local que visitamos el pasado viernes antes de cenar, traía dicha tarjeta de presentación. La culpable fue una buena amiga cuando al hablarme de la nueva vinoteca de Ondarreta, junto a la marisquería que ostenta el mismo nombre, apuntó que era un lugar cómodo y agradable pero frecuentado por lo más pijo de la ciudad. Ella avisa, hace bien, que sabe que de vez en cuando me planto unas deportivas, me pongo los cascos y hago mis caminatas. Yo sola, con mis pensamientos, que últimamente son unos cuantos. Y que estos arranques de mens sana suelen terminar en aperitivo o similar. “Ojo dónde te metes de esa guisa”. “No hay problema, prefiero el bar de siempre”. Así que mi esposo y yo dejamos la visita a la Vinoteca Bernardina para la tarde del viernes. Eran cerca de las ocho y resultó de lo más sencillo acomodarse en las banquetas rojas, negras o grises de una de sus mesas elevadas. El local aparentaba ser más grande desde fuera. Muy limpio y bien decorado, presenta una barra no excesivamente larga y unas 3 ó 4 mesas con un par de taburetes cada una, bien dispuestas para disfrutar de copa de cava o vino con alguna de las apetitosas raciones que vimos desfilar ante nosotros (a destacar la verdura en tempura). Aprecié dos pequeñas salas separadas como zona de restauración, con mesas de decoración cuidada y pulcra, mucho blanco y mucho gris. De dimensiones más bien reducidas, adecuadas a “comidas para dos”, con la discreción que otorgan los pequeños espacios. De las que me gustan, vaya. Apenas una pareja en la barra dejaba entrever unas cuantas bandejas de porcelana blanca con un jamoncito que aparentaba delicioso sobre gruesas tostas o en pequeños bocadillos. Llamó mi atención una fuente bien aceitada que contenía porciones de bonito de buen tamaño que servirían acompañadas de anchoas en salazón con...

leer más

Gure Etxea. La mejor hamburguesa de L.A.

Mar 26, 12 Gure Etxea. La mejor hamburguesa de L.A.

Publicado por en Bizkaia, Euskadi

Vivimos en Costa Rica. Controlamos L.A. y la República independiente de Romo. Sabemos que la oferta de hamburguesas no es pequeña en estos barrios getxotarras. Y entre todas ellas nos quedamos con una, la Gure Etxea de la taberna Gure Etxea. No se estrujaron el melón bautizándola, pero acertaron de pleno al mezclar carne picada, lechuga, cebolla pochada, setas, pimiento rojo, jamón… Entre pan pan, bien crocante, como debe ser. Se puede completar con copas de crianza, alguno de sus ricos pinchos, desde el tradicional jamón al audaz crujiente de chipirón, o con patatas de verdad. Incluso puedes traicionarla y comer una holandesa, con queso del rico. Y es que en el Gure no siempre derrochan simpatía ni brindan por los que vuelven con las luces de otro día, pero nunca falta el buen genero, su seña de identidad desde 1977. (igor cubillo) ver ubicación c/ Caja de Ahorros, 14; Romo, Getxo (Bizkaia) 94 463 68 80 Igor CubilloPeriodista y gastrónomo. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). Tras firmar durante 15 años en el diario El País, entre 1997 y el ERE de 2012, Igor Cubillo ha logrado reinventarse y en la actualidad dirige la web Lo que Coma Don Manuel y el foro BBVA Bilbao Food Capital, es responsable de la programación gastronómica de Bay of Biscay Festival y escribe de comida y más cuestiones en las publicaciones Guía Repsol, 7 Caníbales, Gastronosfera y Kmon. Asimismo, es responsable de Comunicación de Ja! Bilbao, Festival Internacional de Literatura y Arte con Humor. Vagabundo con cartel, se dobla pero no se rompe, hace las cosas innecesariamente bien y ya han transcurrido casi 30 años desde que empezó a teclear, en una Olivetti Studio 54 azul, artículos para Ruta 66, Efe Eme, Ritmo & Blues, Harlem R&R ‘Zine, Bilbao Eskultural, Getxo A Mano (GEYC), DSS2016, Den Dena Magazine, euskadinet, ApuestasFree, eldiario.es, BI-FM y alguna otra trinchera. Además, durante dos años colaboró con un programa de Radio Euskadi. Como los Gallo Corneja, Igor es de una familia con fundamento que...

leer más

Mesón Chuchi (Fuenmayor). Apuesta segura en Fuenmayor

El otro día tocó ir a Teruel para trabajar un poco. Allí nos trataron de maravilla en el Hotel El Mudayyan, un hotel supercoqueto que por 60 euros la noche te ofrece un trato más que amistoso, un desayuno casero delicioso y amenas lecciones de Historia de Teruel narradas por la encantadora dueña, Mª José, que además te enseña los secretos del subsuelo del hotel (hace unos siglos fue la casa del cura y tiene unas galerías que unen la casa con la Iglesia -¡qué discreto el señor cura!-). En Teruel, cómo no, dimos buena cuenta del resultón jamón de Teruel para comer, cenar y desayunar. Tras un par de días intensos tocaba viaje de vuelta. El que conducía, al que denominaré Presi Senior, es un gran aficionado al Mesón Chuchi así que, ¿casualmente?, nos plantó en su puerta a las tres en punto, mientras nos contaba la anécdota de que en este restaurante se reunieron para hacer ganchillo Arzalluz, Corcuera y Vera hace ya unos cuantos años. Presi Senior ya me descubrió el Chuchi allá por 2000 y en los últimos años por allí he ido llevando a Cuchillo y señora, al Rmrls  y familia… y siempre he triunfado. Sin duda, la estrella del Chuchi son los asados. Esta ocasión comimos uno de cabrito y, por cierto, pedimos tres raciones, más que suficiente para los cuatro. Como siempre, estaba superior, pero en Chuchi todo es delicioso. Hasta la humilde ensalada de lechuga que acompaña al asado está súper sabrosa; el secreto: el vinagre de tinto de Rioja que elaboran ellos mismos. Para ir haciendo boca, primero habíamos comido unas setas a la plancha que venían acompañadas por verduritas en tempura, de las que la jefa no dejó ni miga. Presi Senior nos recomendó un sencillo salchichón a la brasa; acepté la recomendación con reservas, pero estaba realmente bueno. También cayeron unas estupendas alcachofas con su jamoncito crujiente y unos exquisitos buñuelos de bacalao con su cremita de pimiento del piquillo. Tras el cabrito,...

leer más