Bienvenidos a Silver’s Tavern (Getxo)

Jul 10, 13 Bienvenidos a Silver’s Tavern (Getxo)

Publicado por en Bienvenidos, Destacado, Euskadi

(+21 rating, 5 votes) Cargando… “Esta cabeza, cuando viva, tuvo sobre la arquitectura de estos huesos carne y cabellos, por quien fueron presos los ojos que mirándola detuvo. Aquí la rosa de la boca estuvo, marchita ya con tan helados besos; aquí los ojos, de esmeralda impresos, color que tantas almas entretuvo. Aquí la estimativa, en quien tenía el principio de todo movimiento; aquí de las potencias la armonía. ¡Oh, hermosura mortal, cometa al viento! ¿En donde tan alta presunción vivía, desprecian los gusanos aposento?” Uno entra a Silver’s Tavern, uno de los bares que constituyen la oferta hostelera del Puerto Deportivo de Getxo, ve las tres calaveras (tres) que dan la bienvenida al local, y le vienen a la mente esos versos de Félix Lope de Vega. Por algo el madrileño tiene una calle a su nombre en mi barrio… En cuanto a la imagen, a ver, que uno ha hecho un cursillo online y podía haber sacado una foto requeteperfecta, pero preferí sacar una así como desenfocada, con bien de grano y movida, para dar la sensación de que me llevé un buen susto al ver una botella de Heineken en la recargada composición de reminiscencias corsarias, literarias (ah, el ser o no ser de Shakespeare…), etcétera. Si he transmitido algo parecido, guai. Si no, confesaré que, vale, efectivamente, saqué la foto a botepronto, camino del Gran Cabo Matxitxako, un bar que me gusta muuuuucho más, y quedó como quedó. Joer, la cosa es quejarse, al menos no salgo yo reflejado… (Cuchillo, el más pirata de todos) * Lo Que Coma Don Manuel destaca en la sección Bienvenidos aquellos ornatos, muñecos, carteles, dibujos y otras decoraciones singulares que, con cierta gracia, nos dan la bienvenida a restaurantes, bares, bistrós, tabernas, chigres, sidrerías, tascas y demás locales hosteleros que tanto nos gusta visitar...

leer más

Bienvenidos a bar A Fuego Negro (Donostia)

Jun 26, 13 Bienvenidos a bar A Fuego Negro (Donostia)

Publicado por en Bienvenidos, Destacado, Euskadi, Gipuzkoa

(+35 rating, 7 votes) Cargando… A Fuego Negro y yo estamos llamados a entendernos, pues tenemos aficiones comunes. La música y la gastronomía son nuestras pasiones compartidas. Yo más rock and roll y sus regentes más música negra, pero por el camino nos encontramos… Me gusta el rollo que llevan: ceden las paredes del local a artistas primerizos; tienen un estante con publicaciones gratuitas; suena buena música; mola su interiorismo en negro y rojo; tienen grifos de Estrella Galicia; sus pintxos marcan la diferencia en la parte vieja de Donostia por su creatividad; venden cerveza artesanal con el careto de un zztop en la etiqueta… Incluso tengo en casa un libro-disco suyo (‘Pintxatu’) que aúna recetas y un repertorio bien trufado de dub, hip hop, soul requeteurbano, boogaloo… una amalgama bailable, con escalas en cadencias jamaicanas y la firma de artistas como Fermin Muguruza, Sorkun y Makala. No paran quietos, destilan desenfado, el facebook de El Baret de Miquel Ruiz (Dénia) le señala como “el baret vasco”, bautizan sus creaciones con gracia (Conejo conajo; Camino al comino; Plato no! Plátano!), se ríen de sí mismos en vídeos promocionales como el de aquí abajo… ¿Que después de todo son un poco modernuquis? Pues sí, pero se les perdona. Si estás en Donostia, merece la pena acercarse al número 31 de la calle 31 de agosto, probar sus pintxos y tapas de autor, e incluso sacarse una foto junto a ese perol sobre el que borbotean discos de vinilo que te dan la bienvenida y una idea de qué te espera al traspasar el umbral de A Fuego Negro. (le gusta ponerle mucho soul, a Cuchillo) [youtube=http://www.youtube.com/watch?v=AnrgWUN1vdM&w=520&rel=0] El autor: CUCHILLO Es el pequeño de los Cubillo Brothers. Nació en 1991, en el mismo Bilbao, es más de salado que de dulce y acostumbra a disociar, con lo cual cambia de apariencia física con frecuencia. Como Robert de Niro antes de rodar Toro Salvaje, pero a lo tonto, por la cara. Él es más de toro tataki....

leer más

Bienvenidos a La Vecchia Roma (Dénia)

(+5 rating, 1 votes) Cargando… ¡Ay, que nos derriban San Mamés! Más de un aficionado se instalaría el arco de La Catedral en el jardín de casa, si fuera un marajá de esos. O pondría una réplica del mismo a la entrada de su negocio, en la fachada; más chulo que un ocho. Eso han hecho para aplacar la morriña, o simplemente para ambientar la cosa, los responsables de La Vecchia Roma, restaurante italiano ubicado en el número 31 de la Calle la Mar de Dénia. Bueno, obviamente ellos no han recurrido a la iconografía forofogoitia; en su caso, la nostalgia la mitigan colocando sobre una puerta una réplica del Coliseo romano, el anfiteatro donde se celebraban luchas de gladiadores, naumaquia, ejecuciones y otros “espectáculos” públicos.  No hemos probado sus pizzas (uno no va a la cuna de la gamba roja para eso, convendrán), ni otras muestras de “cocina basada en las recetas tradicionales italianas” que pueblan su carta, según aseguran en una web que recibe al visitante al son de la ‘Vecchia Roma’ de Lando Fiorini. Es más, confieso que regresaré a Dénia y volveré a pasar de largo, en busca de gambas, un buen arroz o la imaginación de Miquel Ruiz. Pero miraré con simpatía su atrezzo, esa especie de maqueta que me trae a la memoria los plastazos que se dieron Bruce Lee y Chuck Norris en la peli ‘Way of the dragon’. (prefiere la gamba roja a la pizza, Cuchillo) * Lo Que Coma Don Manuel destaca en la sección Bienvenidos aquellos ornatos, muñecos, carteles, dibujos y otras decoraciones singulares que, con cierta gracia, nos dan la bienvenida a restaurantes, bares, bistrós, tabernas, chigres, sidrerías, tascas y demás locales hosteleros que tanto nos gusta visitar * El autor: CUCHILLO Es el pequeño de los Cubillo Brothers. Nació en 1991, en el mismo Bilbao, es más de salado que de dulce y acostumbra a disociar, con lo cual cambia de apariencia física con frecuencia. Como Robert de Niro antes de rodar...

leer más

Bienvenidos a bar Garbola (Donostia)

Jun 12, 13 Bienvenidos a bar Garbola (Donostia)

Publicado por en Bienvenidos, Destacado, Euskadi, Gipuzkoa

(+10 rating, 2 votes) Cargando… Conozco el bar Garbola a raíz de su aparición destacada en la ‘Antiguía de San Sebastián‘ publicada por Gontzal Largo en traveler.es. En ella se describe, y alaba, el local de Gros de este modo: “Lo mínimo que hay que exigirle a una cocktelería es que el barman tenga bigote. Y chaleco brillante. En el Garbola (Paseo de Colón, 11) se cumplen ambos requisitos y algunos más de corte excéntrico, como servir algunos de los pintxos más bizarros de las vascongadas (de tiburón, de canguro…) o forrar el escaparate con todos los recortes que la prensa ha dedicado en los últimos años a este templito de la gastrococktelería naïf. Además, se bebe bien, a precios razonables (razonables para la media donostiarra) y se está de un agustico casi cirrótico. Es tontería recomendar nada porque Gregorio (Goio, cuando lleves tres copas o más) es como un médico que receta en función de lo que ve y le apetece. Lleva tras una barra casi tanto tiempo como el mar frente a San Sebastián”. Nuestros contactos en Donostia señalan su decoración demodé, pero también su aspecto cuidado y limpio; que tiene su clientela fiel, ya entradita en años; y que alguna vez se ha visto en su interior a Loquillo. Y en 11870.com he leído que “el camarero es como Ron Jeremy“, lo cual no es precisamente un destilado… O, mejor, sí lo es… Pero, en fin, para el caso que nos ocupa, como si lo seriese (sic)… El hecho es que, aunque no traspasé su umbral, al pasar junto a él no pude resistir la tentación de fotografiar el ramillete de cócteles y combinados colocados a la entrada, sobre una mesa alta, a modo de reclamo y bienvenida. Algo kitsch, efectivamente. (seguro que le gusta el pintxo de tiburón a Igor Cubillo) * Lo Que Coma Don Manuel destaca en la sección Bienvenidos aquellos ornatos, muñecos, carteles, dibujos y otras decoraciones singulares que, con cierta gracia, nos dan la bienvenida a...

leer más

Bienvenidos a Mesón El Pícaro (Benavente)

Jun 05, 13 Bienvenidos a Mesón El Pícaro (Benavente)

Publicado por en Bienvenidos, Castilla y León, Destacado, Zamora

Pícaro: bribón, chusco, culebrón, fullero, galopín, granuja, ladino, marrullero, perillán, randa, rufián, sátrapa, socarrón, truhán, tunante… Y no sigo por no aburrir. Pero cuánto sinónimo nos ofrece la RAE de esta simpática palabra que, además de definir un género literario, pone nombre al restaurante que hace años detentó el título de más afamado de la comarca de Benavente y los Valles, en plena Tierra de Campos.   Pues bien, mi sensación al atravesar el umbral del citado local es que podría llegar a toparme con el mismísimo Buscón, e incluso compartir mantel con el hambriento Lazarillo. Quizás por la rústica decoración del lugar, por la indumentaria de los camareros, por las recias sillas tan castellanas o por el amarilleado de sus paredes. Es la propia literatura picaresca la que nos presenta al pícaro como el antihéroe, hábil y descarado, capaz de utilizar todas sus artes y disimulos para lograr lo que desea. Lo que hoy diríamos un listillo. Descarao. ¿El anticaballero? Tal vez. Por eso sorprende que el Mesón El Pícaro, especializado en lechazo y jarrete de cordero, nos reciba a sus puertas con un “Ésta es la mansión del caballero”. Desconozco los motivos de tal título y, sin tiempo de documentarme, no me aventuraré a hacer suposiciones, que nos conocemos. Pero me gustaría imaginar que existe la pretensión de limpiar la imagen de ese personaje astuto y marginado, hambriento pero a la vez holgazán: “[…] porque siempre quise más comer berzas y ajos sin trabajar, que capones y gallinas trabajando […]” (Uve) web de El Pícaro ver ubicación C/ Dominicas 4; 49600 Benavente (Zamora) 980 63 17 93 / 980633171 / 628002235 * Lo Que Coma Don Manuel destaca en la sección Bienvenidos aquellos ornatos, muñecos, carteles, dibujos y otras decoraciones singulares que, con cierta gracia, nos dan la bienvenida a restaurantes, bares, bistrós, tabernas, chigres, sidrerías, tascas y demás locales hosteleros que tanto nos gusta visitar...

leer más

Bienvenidos a El Faro de Castro (Castro Urdiales)

May 22, 13 Bienvenidos a El Faro de Castro (Castro Urdiales)

Publicado por en Bienvenidos, Cantabria

Ahí le tienen. Más chulito que si asomara su linterna al puerto de San Sebastián. Pintado a franjas azules y blancas, este coqueto faro recibe a cuantos se aproximan a El Faro de Castro, bar ubicado en las proximidades del ayuntamiento de Castro Urdiales. Su oferta (la del bar) se extiende “desde el desayuno hasta la copita de después de cenar”, la vista por sus ventanas (embarcadero, iglesia de Santa María de la Asunción, faro del Castillo de Santa Ana…) es muy reconfortante, pero no guardo especial recuerdo ni del café ni del pintxo de tortilla de patata con bonito que zampé en mi estreno. Eso sí, quizá por motivos sentimentales (cada Bienvenidos de LQCDM ocupa un hueco en mi apesadumbrado corazoncito) vuelva a cruzar su umbral cuando reúna pasta y pasee por el Paseo Marítimo antes de comer pescado y marisco en uno (dije que reuniría dinero, no que robaría un banco) de mis dos restaurantes pendientes en el municipio marinero: El Puerto y La Arboleda. Y, recuerden: qué bonito es Castro, qué bonito es Castro… ¡Más son las castreñas! (tiene buenos amigos en Castro, Cuchillo) * Lo Que Coma Don Manuel destaca en la sección Bienvenidos aquellos ornatos, muñecos, carteles, dibujos y otras decoraciones singulares que, con cierta gracia, nos dan la bienvenida a restaurantes, bares, bistrós, tabernas, chigres, sidrerías, tascas y demás locales hosteleros que tanto nos gusta visitar *...

leer más

Bienvenidos a Sidrería Diego (Madrid)

May 15, 13 Bienvenidos a Sidrería Diego (Madrid)

Publicado por en Bienvenidos, Madrid

La calle Hartzenbusch es conocida (en su casa, a la hora de comer) por ser una de las vías con denominación más extraña e impronunciable de cuantas surcan el callejero madrileño. Pero aquí, en esta casa, cobró fama en el mismo momento en que la misteriosa Blackie se topó en su número 6 con el minero de la imagen, expresó “¡Menudo Bienvenidos!”, tomó las fotografías correspondientes y nos las hizo llegar. Toda maja ella. Merçi!!! (sic) El papel que pende del cuello del maniquí ofrece arroz con bogavante y gambas, más botella de sidra, por 32 euros (dos personas). Es sólo una de las combinaciones que se pueden degustar en el Mesón Sidrería Restaurante Diego, responsable de tan singular atrezo, entre aromas de raciones y platos típicos asturianos. Suponemos que el grueso de su clientela será lo que mayormente venimos a llamar currelas, y estudiantes, que no será el lugar más indicado para una cena romántica en el barrio de Chamberí. Pero es sólo un suponer. Conste. (estima la cuenca minera, borracha y dinamitera, Cuchillo) ver ubicación * Lo Que Coma Don Manuel destaca en la sección Bienvenidos aquellos ornatos, muñecos, carteles, dibujos y otras decoraciones singulares que, con cierta gracia, nos dan la bienvenida a restaurantes, bares, bistrós, tabernas, chigres, sidrerías, tascas y demás locales hosteleros que tanto nos gusta visitar *...

leer más

Bienvenidos a Olasagasti Sagardotegia (Donostia)

No osaré jamás decir de Joxe Mari Olasagasti que fue cocinero antes que fraile. Pero sí me permitiré la licencia de alterar tal dicho popular, y afirmar que antes fue aizkolari que sidrero. Y eso es así; lo demuestra cuando entrena sobre un tronco y nos lo muestra en el rótulo que acerca hasta la mismísima puerta de su sidrería. Puro marketing cargado de simbología: hacha y manzana. Para qué complicarse. Hombre de pocas palabras, conciso y sencillo. Práctico. Tan pronto sirve un menú de sidrería de precio aproximado, como vende leña o incluso arregla tu jardín. Buena estrategia de venta la suya, buen negociante. De caserío él. Oriundo y de sobra conocido en el barrio de Igeldo, ostenta desde hace unos años un bonito caserón en las campas igueldotarras, donde solamente se puede ir a cenar, de martes a sábado, que por las mañanas se deja ver con sus bueyes, y los domingos hay que descansar. Y ese mismo hombre que corta troncos como si de plastilina se tratase, que tiene las manos como remos, que sirve el café de puchero en el mismo vaso del vino (aclarado en agua previamente, que hay modales)… presume de bañar a sus bueyes en agua caliente, y hasta perfumarlos con Nenuco. Suena a broma, pero viéndole a él, no seré yo quien lo cuestione…. (Uve) web de Olasagasti Jatetxea ver ubicación Arritxulo bidea, 22; 20008 Igeldo, Donostia-San Sebastián (Gipuzkoa) 943 21 32 90 * Lo Que Coma Don Manuel destaca en la sección Bienvenidos aquellos ornatos, muñecos, carteles, dibujos y otras decoraciones singulares que, con cierta gracia, nos dan la bienvenida a restaurantes, bares, bistrós, tabernas, chigres, sidrerías, tascas y demás locales hosteleros que tanto nos gusta visitar *...

leer más

Bienvenidos a Ajuria Taberna (Getxo)

Abr 24, 13 Bienvenidos a Ajuria Taberna (Getxo)

Publicado por en Bienvenidos, Bizkaia, Euskadi

Cuando uno pasea por Algorta, no extraña encontrarse en la pared de Ajuria Taberna un mural, firmado por Bengoetxea (el 2 de julio de 2003), que reproduce una escena portuaria. No choca, porque una de las rutas para llevan al bar transita entre las casas blancas del muy marinero Puerto Viejo para, una vez arriba, torcer a la izquierda en la calle Andrés Cortina, segunda perpendicular. Eso sí, quizá porque acudimos un lunes, pero uno entra dentro y da la impresión de que el Kadagua (así se llama el barco del mural) no descarga en Ajuria, pues en su barra no hay rastro de pescado, sólo fina tortilla de champiñón dispuesta sobre rodajas de pan, bocadillitos de chorizo vela o “de bocadillo”, sandwiches mixtos, una pequeña tortilla de patata y gruesas cuñas de queso curado. Poco sugerente. Y muy rústico, como el medio utilizado para asegurar el botellón de 5 litros de Piérola sobre la barra: ¡¡cinta adhesiva!! Tras el tablón, un chorizo, un queso empezado y productos de pretéritas revoluciones industriales: una máquina registradora, una cafetera Bravo y un par de grandes molinillos. En las paredes, su escudo del Athletic, su lauburu, una trompeta o corneta (no las distingo, la música militar nunca supo levantar), su reloj de Guinness… Todo viejuno. Ciertamente enfrentado a cualquier corriente contemporánea de diseño. Ése es su encanto. No se me moleste nadie. (cuchillo) * Lo Que Coma Don Manuel destaca en la sección Bienvenidos aquellos ornatos, muñecos, carteles, dibujos y otras decoraciones singulares que, con cierta gracia, nos dan la bienvenida a restaurantes, bares, bistrós, tabernas, chigres, sidrerías, tascas y demás locales hosteleros que tanto nos gusta visitar...

leer más

Bienvenidos a Restaurante La Niña (Hendaia)

Abr 17, 13 Bienvenidos a Restaurante La Niña (Hendaia)

Publicado por en Bienvenidos, Francia

Cuesta creer que parte de la tripulación de Cristobal Colón se embarcara en un bote de apenas dos metros de eslora, con velas de madera y ruedas bajo el casco, dispuesta a descubrir nuevas rutas comerciales y nuevos mundos. Aunque, si la tierra era plana y finita, mejor le hubieran venido unas alas, algún iluminado contemplaría la barca como un gran ingenio, dado su carácter de vehículo anfibio, pero en dichas condiciones de hacinamiento no extraña que los hermanos Pinzón, Niño y compañía se amotinaran. Y cuesta pensar que no se fuera a pique en la primera tempestad. La imagen que abre este post no gana atractivo ni recordando los versos del granadino Manuel Benítez Carrasco (“Por una quilla de oro y dos remos de esmeralda le vendo… el aire que lleva dentro; por una rosa de nácar… la arena donde se acuesta; y por un timón de plata… ese mar en duermevela en el fondo de la barca, donde estrellas marineras reman de noche a sus anchas), pero hay que reconocer que la cosa molesta. Sí, se distingue del resto del mobiliario urbano de la tranquila Hendaia y hace que exclames “¡¿qué leches pinta esto aquí?!”. Enseguida resuelves la duda: da la bienvenida al bar restaurante La Niña y resume su oferta gastronómica. Objetivo cumplido, pues. Aunque el parecido con la carabela original sea inexistente, y nadie haga cola para retratarse junto a ella llevándose la palma de la mano a la sien, imitando torpemente el saludo de los marineros. (Cuchillo) * Lo Que Coma Don Manuel destaca en la sección Bienvenidos aquellos ornatos, muñecos, carteles, dibujos y otras decoraciones singulares que, con cierta gracia, nos dan la bienvenida a restaurantes, bares, bistrós, tabernas, chigres, sidrerías, tascas y demás locales hosteleros que tanto nos gusta visitar...

leer más

Bienvenidos a Arratzain Sagardotegia (Usurbil)

Ayer mismo tuvimos conocimiento de que el domingo por la noche fueron sustraídas las campanas que los responsables del restaurante El Chalet, de Getxo, tenían ancladas en su jardín, junto a la acera de la calle Manuel Smith, en Las Arenas. E incluso hay lectores que nos atribuyen parte de la responsabilidad en el lamentable suceso, porque hace dos semanas dimos publicidad gratuita al referido restorán en nuestra sección Bienvenidos. De locos. En fin, sin comentarios. El caso es que, como muestra de respeto, para no levantar más sospechas a corto plazo, y para que LQCDM no se convierta en medio de referencia o guía de consulta en todas las Escuelas de Delincuencia del país (rama Atrezo de Negocio Gastronómico), hemos decidido señalar esta vez un objeto de escaso valor. Tal es el caso del tonel que amenaza con partir un día la crisma a algún despistado que cruce el umbral del agroturismo-sidrería Arratzain en día de ventisca. El barril en cuestión aporta un toque de rusticidad aún mayor a unas instalaciones en las que se aprecia cierto desorden. Con maquinaria y material de construcción en la misma fachada, como se observa en la imagen inferior, bien distinta a la que difunde su web. Y palés repletos de botellas vacías, esperando ser llenadas de sidra “ecológica”, en el comedor. Un zumo de manzana fermentado que el cliente puede beber sin cortapisas de ocho depósitos. Así lo hice recientemente, para regar un menú un tanto decepcionante. El chorizo cocido, minúsculo; más un canapé que un pintxo. La tortilla de bacalao, muy aparente, bien rolliza, aunque un tanto sosa; eso sí, fue lo mejor. El bacalao, seco, y acompañado de pimientos verdes; para gustos, yo prefiero los rojos. La txuleta a la parrilla, viuda, sin ningún acompañamiento, sin gran valor gastronómico, ni una triste base que la mantuviera caliente o permitiera terminar de hacer la carne a tu gusto. El postre, a base de queso, membrillo y nueces, digamos que escaso. Lo dicho, salvo que medie...

leer más

Bienvenidos a restaurante Don Peppone (Getxo)

Pese a no haber formado parte de los catorce millones de afortunados desplazados esta Semana Santa, pude vivir por unos breves momentos la sensación de haber estado al otro lado del charco. Dicen que no hay (casi) nada que la casualidad y un poco de imaginación no puedan solucionar. De las casualidades me fío más bien poco, y en cuanto a la facilidad de crear nuevas ideas, no soy demasiado ingeniosa. Pero fue algo así. Me aproximaba como quien no quiere la cosa a ojear la carta de un restaurante italiano llamado Don Peppone, en la Plaza Puente Colgante de Las Arenas (Getxo), cuando, con aire impetuoso, un hábil camarero aparece junto a mí dando brincos, con sendas y repletas bandejas en cada mano. A su paso provoca la apertura de unas, a mi parecer, antiestéticas puertas automáticas de entrada, más propias de una entidad bancaria que de un restaurante, dejando entrever en ese breve espacio de tiempo una brillante y pomposa Estatua de la Libertad. Creo recordar que en ese momento hasta interrumpí una conversación telefónica: “vaya bienvenidos estoy avistando”. ¡Ups! Estoy perdiendo las maneras… Muy lucida, muy brillante su estola. Con corona de siete picos, antorcha en mano y la tablilla apostada en la cadera; sí señora. Bañada en plata toda ella. Y digo yo, ¿qué hace el símbolo del pueblo americano, tan orgullosos todos ellos, custodiando un italiano? ¿No fue ciertamente un regalo de los franceses a los estadounidenses como símbolo de amistad? ¿Acaso se han enfadado? ¿Será que los encantos de Silvio han traspasado fronteras? Me quedé ahí plantada, esperando a que pizzas, fetuccinis o raviolis atravesasen una vez más el umbral para poder inmortalizar la imagen, ante la atenta mirada del saltarín camarero, que no entendía mi presencia. “¿Entra? ¿Sale?” Pues no, ni lo uno ni lo otro. Me quedo aquí, entre tanto abre-cierra, cual paparazzi, a la caza de la foto, de la imagen nítida, sin personajes extraños interfiriendo el símbolo del sueño americano… Y cerré los ojos....

leer más