Ruta del Vino de Rueda. Recorrido por la cultura del vino

Dic 26, 13 Ruta del Vino de Rueda. Recorrido por la cultura del vino

Publicado por en Castilla y León, Destacado

(+14 rating, 3 votes)Cargando… La Asociación de la Ruta del Vino de Rueda, y las empresas adheridas a la misma, ha superado la auditoría realizada en los últimos días por la Asociación Española de Ciudades del Vino (ACEVIN) y ha conseguido todos los certificados positivos necesarios. Así, podría estar certificada como Ruta del Vino de España a finales del mes de enero, cuando tenga lugar la próxima asamblea de ACEVIN. Este último paso completa los trabajos realizados desde que abril se constituyó la Asociación: preauditorías a las 60 empresas y entidades de la Ruta, Plan de Acción, de Marketing, de Comunicación y de Aseguramiento de la Calidad. También se aportaron en su día inventario de recursos de la Ruta, calendario y prioridades de trabajo, y toda la documentación realizada hasta la fecha desde la Ruta. Igualmente, se presentó el Manual de Señalización y documentación complementaria en relación con la señalética necesaria para la certificación y financiada por la Junta de Castilla y León, que se ha instalado en las distintas localidades de la Ruta. Una ruta con historia La Ruta del Vino de Rueda se ubica en pleno corazón de Castilla, circunscrita a la Denominación de Origen Rueda, y se extiende a lo largo del margen izquierdo del río Duero. Abarca la provincia de Valladolid, colindando con Ávila y Segovia, y está integrada por 13 municipios que ofrecen una clara muestra de la riqueza turística e histórica de esta región vitivinícola. Las condiciones climáticas y las características orográficas de sus suelos la convierten en privilegiada para el cultivo de la vid, especialmente la uva autóctona Verdejo, y confiere a sus vinos una personalidad única. Sus orígenes vitivinícolas se remontan al siglo XI, y el cuidado de la vid y la elaboración de vino han dotado a esta tierra de una cultura y tradición que se ve reflejada en todos los aspectos de su personalidad, desde sus gentes a sus manifestaciones artísticas, sin olvidar, por supuesto, la gastronomía, que adquiere un papel protagonista. La historia...

leer más

Viva Palencia con P. Una ruta de once sabores y experiencias

Dic 05, 13 Viva Palencia con P. Una ruta de once sabores y experiencias

Publicado por en Castilla y León, Destacado, Palencia

(+26 rating, 6 votes)Cargando…Me gusta Palencia. Con P. Es un sitio de verdad, auténtico. Una provincia llena de contrastes y de paisajes. Con un norte de alta montaña y un sur de amplias planicies, un mar de campos. Palencia (con P) aún no ha sido descubierta por el turismo masivo, ni creemos que lo será en el futuro, pero como los lectores de esta WEG son gente con un criterio muy superior a la media suponemos que les gustará conocerla. Porque conocer Palencia es volver a visitarla. Uno cuando está en el secreto de sus paisajes y de sus mesas y productos tiene mucho ganado. Una tierra horizontal, austera, religiosa sin aspavientos ni extremos. Un bella desconocida, un must para los vigilantes de aves, para los degustadores del mejor Románico. Para todos aquellos que creen haberlo conocido todo en la gastronomía española y no han probado la menestra palentina, sus sopas de ajo o, ¡sonido de trompetas y fanfarrias!, su lechazo. La semana  pasada nos convocaban para conocer algunos de sus mejores productos en una jornada divulgativa. Allí volvíamos a encontrarnos con empresas de las que somos clientes desde hace años, no en vano, en Palencia hemos pasado largas temporadas y nos hemos sentido como en casa. La presentación de Alimentos de Palencia: una Marca de Referencia tuvo el formato de una Jornada Gastronómica, organizada por la Diputación de Palencia y el CETECE, Centro de Innovación de productos agroalimentarios de Palencia, con la colaboración del Grupo Peñascal y el Centro Integral Boluetabarri, en cuyas instalaciones tuvo lugar la sesión. Allí también disfrutamos de las recetas que un hiperactivo y simpático Fernando Canales elaboró con la materia prima palentina. Experiencia 1 y 2 Podemos empezar por la Capital, Mi ideal de ciudad es una urbe de las dimensiones de Palencia la city. De Palencia, con P, no con Uve (y que me disculpe Uve). Palencia es, como se dice de su catedral, una bella desconocida. Alejada de las rutas turísticas sus encantos son discretos, recogidos y austeros....

leer más

José María (Segovia). Acueducto y cochinillo

Nov 04, 13 José María (Segovia). Acueducto y cochinillo

Publicado por en Castilla y León, Destacado, Segovia

(+30 rating, 6 votes)Cargando… Por asociación de ideas, Segovia equivale a acueducto y cochinillo. El acueducto ya lo conocía, pero el cochinillo… ¡Ay, el cochinillo! En sus calles abundan los restaurantes y los mesones que ofrecen en sus escaparates sus preciados manjares, principalmente judiones y el simpático gorrino. Por recomendaciones, tres excelentes lugares; el afamado Mesón de Cándido, El Duque y el no menos reconocido, y muy bien recomendado por nuestro amigo el Dandy, José María. Como pernoctamos en la ciudad preferida de Alfonso X el Sabio, pues reservamos mesa el sábado para el domingo a 13:45 horas. Nos presentamos tarde, a las 14:00 horas, y había cola con gente intentando comer sin reserva. Sin embargo, la respuesta era la misma: «a partir de las 15.30 horas, después del segundo turno». Como éramos los últimos de Filipinas, tuvimos que cruzar, por pasillos laberínticos, tres ó cuatro comedores enormes rebosados de parejas y familias enteras disfrutando encima de los platos. Los comedores son espacios singularmente decorados y con nombre propio (Reina Isabel, El Buen Yantar, Arcipreste de Hita, Biblioteca del Gourmet…). A nosotros nos tocó el denominado El Altar del Vino. Al fondo, junto a la pared, nos esperaba la última mesa libre con mantelería blanca y bordado del nombre del local, y en sus paredes cuadros firmados por los famosos. La Ro se sentó en el de Carlos Herrera y yo en el de Olé Olé, lo que dio rienda a mi excitación cochinil pensando en que las posaderas de Vicky Larraz o Marta Sánchez habían ocupado mi silla. Nos ofrecieron las cartas y al poco se presentaron para tomarnos las comandas. Como lo teníamos estudiado del día anterior, sólo dudamos en el tamaño de las raciones. Aclarado nuestro entuerto, pedimos la Perdiz de temporada estofada con setas de cardo y cebolletas (21´82€), para Ro, y Cochinillo asado (22´73€), para mí. Ni entrantes ni ná; si estamos a setas, estamos a setas, no estamos a Rolex. Durante la espera nos sirvieron una bola de mousse de queso, con confitura y...

leer más

Baluarte (Soria). Tradición actualizada

(+51 rating, 11 votes)Cargando… Uno es muy impetuoso, se deja llevar por los (altos) instintos y es capaz de recorrer decenas y cientos de kilómetros para compartir mesa y mantel donde sea, si la causa merece la pena. Disfruta mucho en una mesa. No obstante, no siempre dispone de todo el tiempo que desearía y hay ocasiones en las que agradece que sean otros quienes se desplacen. Es lo que ocurrió la pasada semana, cuando el Patronato de Turismo de Soria embarcó a Oscar García para que preparara en las cocinas del Ni Neu donostiarra los platos de su restaurante, el Baluarte (Soria), como exponente del atractivo turístico de la provincia castellano leonesa. Por una vez, fue la montaña la que vino a Mahoma. El reto no era sencillo pues, recurriendo al símil deportivo, no es lo mismo jugar fuera que hacerlo en tu casa. Aunque el público sea respetuoso. Hay que manejar otra cocina, otros pucheros, adaptar las presentaciones a la nueva vajilla… García, curtido durante 11 años en el restaurante Alvargonzález (Vinuesa), y al frente de Baluarte desde 2008, superó el reto con nota. El chef, de 39 años, se mostró como un cocinero fino, sutil, que ha sido capaz de empaparse  de la tradición culinaria soriana para reinventarla, para actualizarla. Respeta el sabor, pues el gusto manda en su obra, y aligera un repertorio gastronómico con hondas raíces e imagen contemporánea. La mayoría de sus platos son armoniosos, sin estridencias, y su menú degustación (39 euros; nueve platos) se adapta a la temporada y hace hincapié en el producto local. Como corresponde a un profesional que dice compartir la filosofía de la cocina de Pepe Rodríguez, el mediático patrón de El Bohío: utilizar productos de calidad, no olvidar las raíces culinarias y elaborar platos entendibles. En esta ocasión, la comida comenzó con turrón de foie con mermelada de higos, una pequeña entrada, a modo de biscuit, plena de sabor, cuya costra se había elaborado con pistacho, almendra, avellana, azúcar caramelizado y mantequilla. Quedó en muy buen lugar el hígado de esos patos de Malvasía cebados con maíz en...

leer más

Casa Zoilo (Valderas). ¿Repasamos los diez Mandamientos?

Sep 12, 13 Casa Zoilo (Valderas). ¿Repasamos los diez Mandamientos?

Publicado por en Castilla y León, Destacado, León

(+64 rating, 14 votes)Cargando… A veces, una siente la necesidad de reconciliarse consigo misma, o de purgar ese punto de mal genio con el que, frecuente y desgraciadamente, ya no sorprende a muchos de los que le rodean. Esas mismas veces, basta aprovechar un momento de provocada coincidencia familiar, y en un arranque de generosidad, invitar a comer a parte de la familia, padres, hermanas, hijas, sobrinas y/o demás apegados, los presentes en el momento, sin convocatorias previas. Pues dicho y hecho. Me gusta conducir, me relaja, me permite pensar… Vaaaaale, llamémosle  morriña, tal vez. Así que me hice la encontradiza, ¡tachán! Y, como quien no quiere la cosa, me planté en tierras castellanas; qué fácil, sabía que me los iba a encontrar allí. Tras las caras de sorpresa, abrazos, besuqueo, perotúquehacesaquí y demás, les propuse ir a comer. Como me conozco el percal, previamente arrastré a un rincón al patriarca con la intención de avisar de que yo me haría cargo de la dolorosa. Prometo que lo intenté con la mejor de mis sonrisas, y hasta con caída de ojos, pero hubo que recurrir al “innegociable, he dicho” para lograr mi fin. ¿Pero ésta no venía en modo reconciliación?, me pareció escuchar. Hacía mucho calor aquel sábado y no era plan meterse entre pecho y espalda una de cocido maragato, ése que se come al revés. Ya se sabe, luego nos entran sudores, sopor inevitable y, a alguno más que a otras, necesidad de siesta. Así que dejamos la visita a Castrillo de los Polvazares para otra ocasión. Precioso pueblo, por cierto. Sinceramente, y para qué negarlo, yo iba con antojo de bacalao con pimentón, claro, lo típico por la zona. A falta de otras ideas, pusimos rumbo a Valderas, un pequeño pueblo leonés donde se ubican tres establecimientos que presumen de despacharlo bien rico en sus cartas: Casa Zoilo, El Rebeco y Gatito (miau). Y aquí y ahora entono el ‘mea culpa’ y reconozco el error, por no haberme informado debidamente y...

leer más

Bienvenidos a El Ruedo (Benavente)

Ago 06, 13 Bienvenidos a El Ruedo (Benavente)

Publicado por en Bienvenidos, Castilla y León, Destacado, Zamora

(+30 rating, 6 votes)Cargando… Los expertos en la materia, los muy expertos, podrán opinar hasta incluso concluir, que este bienvenidos ni tiene gracia ni es original. Siga intentándolo (señorita), como en las tapas de los yogures. Sniff. Superado el momento frustración, me refugio en el ambiente taurino que envuelve al Bar El Ruedo, que tiene su aquel. Porque aunque no domino el arte del toreo, reconozco en él un mundo diferente, un sinfín de palabras bellas, de artes y suertes, de lances, de pasión y superstición. Despierta mi curiosidad desde el nombre del toro, al pase afarolado, la verónica o un recibimiento “a puerta gayola”. Y ya que esto va de toros, primer aviso: no seré yo la que presuma de lo que no puede presumir. Es como decir que una entiende de música y no sabe lo que es un punk rocker. Los toros no son lo mío, qué va; son lo de ese hombre menudo y de pelo cano, aspecto serio (y trato excesivamente tosco a mi parecer), amo y señor de la taberna, quien nos descubre en su negocio a sus dos grandes amores, los toros y el vino. ¿Alguien dijo complicado? Dejando atrás el Castillo de la Mota, uno de tantos “castillos de la mota” que adornan nuestra geografía, pregunten a un lugareño de bien, de fiar casi siempre, dónde degustar un buen caldo, con conocimiento, servido en copa grande, de boca estrecha y a su justa temperatura. Apostaría mi colgante favorito a que les remite sin pestañear a El Ruedo, que para algo se ha ganado la fama de servir los mejores morapios de Benavente. Segundo aviso: no nos confundamos, precios cuasidonostiarras. Saciar su sed a base de cortos de cerveza o “vinos” en la villa zamorana es más que asequible. Tomar un buen vino, se paga. Como el recomendado del día, “hoy Liberalia, Toro, 2,20 €”. Rico, sí. A dos veinte, también. Se acompaña de tapa, faltaría más, esto es Castilla: morros, sesos, cecina, chorizo al vino, panceta...

leer más

Bienvenidos a Mesón El Pícaro (Benavente)

Jun 05, 13 Bienvenidos a Mesón El Pícaro (Benavente)

Publicado por en Bienvenidos, Castilla y León, Destacado, Zamora

Pícaro: bribón, chusco, culebrón, fullero, galopín, granuja, ladino, marrullero, perillán, randa, rufián, sátrapa, socarrón, truhán, tunante… Y no sigo por no aburrir. Pero cuánto sinónimo nos ofrece la RAE de esta simpática palabra que, además de definir un género literario, pone nombre al restaurante que hace años detentó el título de más afamado de la comarca de Benavente y los Valles, en plena Tierra de Campos.   Pues bien, mi sensación al atravesar el umbral del citado local es que podría llegar a toparme con el mismísimo Buscón, e incluso compartir mantel con el hambriento Lazarillo. Quizás por la rústica decoración del lugar, por la indumentaria de los camareros, por las recias sillas tan castellanas o por el amarilleado de sus paredes. Es la propia literatura picaresca la que nos presenta al pícaro como el antihéroe, hábil y descarado, capaz de utilizar todas sus artes y disimulos para lograr lo que desea. Lo que hoy diríamos un listillo. Descarao. ¿El anticaballero? Tal vez. Por eso sorprende que el Mesón El Pícaro, especializado en lechazo y jarrete de cordero, nos reciba a sus puertas con un “Ésta es la mansión del caballero”. Desconozco los motivos de tal título y, sin tiempo de documentarme, no me aventuraré a hacer suposiciones, que nos conocemos. Pero me gustaría imaginar que existe la pretensión de limpiar la imagen de ese personaje astuto y marginado, hambriento pero a la vez holgazán: «[…] porque siempre quise más comer berzas y ajos sin trabajar, que capones y gallinas trabajando […]» (Uve) web de El Pícaro ver ubicación C/ Dominicas 4; 49600 Benavente (Zamora) 980 63 17 93 / 980633171 / 628002235 * Lo Que Coma Don Manuel destaca en la sección Bienvenidos aquellos ornatos, muñecos, carteles, dibujos y otras decoraciones singulares que, con cierta gracia, nos dan la bienvenida a restaurantes, bares, bistrós, tabernas, chigres, sidrerías, tascas y demás locales hosteleros que tanto nos gusta visitar * UveEs de números y tiene un secreto para conservar su línea. Sus amigos se preguntan...

leer más

Palacio de Canedo (Canedo). Parque temático de la gastronomía berciana

Jun 03, 13 Palacio de Canedo (Canedo). Parque temático de la gastronomía berciana

Publicado por en Castilla y León, Destacado, León

Érase una vez un chico de pueblo que, en los años sesenta, empezó a trabajar en la zapatería de su padre. Primero vendió zapatos, pero pronto asumió responsabilidad y convirtió su comercio en una especie de zoco. Dijo, voy a abrir una casa de comidas en Cacabelos, la llamaré La Moncloa; y, con el dinero que consiga, haré un logotipo con mi cara, crearé una franquicia llamada Prada A Tope y abriré tiendas y restaurantes en Madrid, Bilbao, León, Treceño, Valladolid, Pozuelo de Alarcón, Salamanca, Oviedo, Palencia, La Coruña, Santander… Y, con los beneficios, compraré una mansión construida tres siglos atrás, rodeada de 30 hectáreas de viñedos de agricultura ecológica, donde daré alojamiento y también de comer; experiencias de enoturismo, lo llamaré. Y, con lo que gane, crearé una fundación para contribuir a preservar el patrimonio natural y arquitectónico del medio rural del deterioro progresivo y cualquier tipo de amenaza… Bosque didáctico incluido. Puff… Si el cántaro se hubiera roto, la historia de José Luis Prada Méndez parecería el cuento de la lechera (bueno, el del lechero), pero no es el caso. El emprendedor berciano, que también fue alcalde de Cacabelos, presidente del consejo regulador de la Denominación de Origen Bierzo y Leonés del Año (en 2009), es el protagonista de una historia de éxito empresarial, y defensa de la riqueza autóctona y rural, que empieza a consolidarse en 1972, cuando embotó los primeros 3.000 tarros de cerezas en aguardiente. Por lo visto, él mismo asegura que no inventó nada, sino que puso en valor, y sacó pertinente provecho, a aquello que las mujeres de su comarca hacían y transformaban, muchas con la economía de subsistencia como motor: guindas y cerezas en aguardiente, pimientos asados, peras al vino, castañas y peras en almíbar, mermeladas, higos zoupeiros agridulces… Asimismo, se asegura que en 1761 el Señorío de Canedo ya contaba con viñedos propios y su bodega almacenaba unos 170 miedros (32.640 litros) de vino; no obstante, el empresario ha llevado a cabo una labor de...

leer más

Casa Pancho (Burgos). Popular y turística

May 14, 13 Casa Pancho (Burgos). Popular y turística

Publicado por en Burgos, Castilla y León

Burgos es Capital Gastronómica de España 2013 y yo ya iba avisado con las notas del suplemento de viajes del ABC, que espigaba entre los bares y restoranes de Burgos. Pero, aún así, callejeando nos cruzamos de sorpresa con la rúa con más bares: San Lorenzo, pegada a la Plaza Mayor. Ahí está el clásico y popular Casa Pancho, el primer bar al que entramos en nuestra escapada castellana. ¡Casa Pancho fue mi primer bar burgalés en más de un cuarto de siglo! Snif, snif… El Lunes de Pascua fuimos a potear y a reservar mesa, y el martes a probar su menú del día por 12 euros. El lunes había muchos turistas y muchos vascos (joder, me persiguen), pues esta tasca es hito obligado de esas manadas de profanos que miran curiosos a sus paredes, carteles y tal. El primer día entramos al Casa Pancho y tomamos esto: corto de cerveza (1 euro), un Ribera del Duero (1,50; Cillar de Silos joven, empezó ácido y creció), más sendas especialidades culinarias: croqueta de ibérico para La Txurri (1,40, le encantó, y es que estaba de cortar) y para mí la superespecialidad, un ‘cojonudo’ de chorizo, que es un choricito con huevo de codorniz (1 aurelio cuesta, y también hay ‘cojonudas’, con morcilla). Ese día, Lunes de Pascua, ya se ha dicho, habían llenado el comedor y reservamos para el día después. Hay muchos camareros trabajando en Casa Pancho, local que dispone de un comedor abajo, que no recomiendo porque llega el ruido de la barra, y otro arriba más recogido. La pega es que el baño es único, el mismo para todos los clientes de bares y comedores. El lunes había un menú apetecible con cordero guisado, alubias, escalopines al roquefort, emperador y más. Pero acudimos el martes, que de primero había garbanzos, ensalada de pasta o lo nuestro. Yo, sopa castellana al estilo clásico, bastante líquida, o sea no muy espesa, caliente, sin huevo y con mucho (demasiado) chorizo; rica y genuina sopa,...

leer más

Restaurante El 24 de la Paloma (Burgos). Cerca de la catedral

Mi esposa, que es la que tiene coche, me amenazó así: «No te vuelvo a llevar a Laguardia hasta que no vayamos a Burgos, que yo no lo conozco y tú sí». Grrr… Me hice el digno y simulé que me resistía y que al final transigía. Y es que Burgos es ahora Capital Gastronómica de España 2013, je, je… Dos días estuvimos en la capital castellana. Hacía muchos años que yo no recalaba en Burgos. Más de un cuarto de siglo, exactamente. Ahora está más limpia y más ordenada. Y es más turística, sobre todo alrededor de la catedral, donde se concentran los mejores locales de restauración, que son lo que me atraía de la escapada. De los bares de la parte vieja, digamos que lo pasé muy bien con los pecaditos de La Taberna de Correos, que me olvidé de pedir Ribera del Duero en el Rimbombín (vaya barra de pinchos expone; yo me zampé uno de huevo escaldado con pisto que me costó tres eurazos pero lo disfruté mazo), y que también estuve en Casa Pancho, frecuentada taberna turística con buenos pinchos de la que hablaré aquí el próximo martes. Ah, no nos pusieron tapas en ningún local. Igual fuimos a las horas equivocadas. A la hora del almuerzo no me quise gastar un dineral probando cordero en el clásico y reputado Ojeda, cuyo aroma invadía la plaza de La Libertad, y por lejanía espacial no pude hacer caso a la recomendación de mis hermanos sobre el restaurante Landa, pegado a la autopista. Esos dos días de visita cumplí mis previsiones, tomadas de un artículo sobre Burgos del diario ABC, que me ayudó a dibujar una hoja de ruta con bares y a señalar dos restaurantes para sendas sentadas: el primer día en El 24 de La Paloma, calificado por el crítico Carlos Maribona como moderno, y el segundo en el Casa Pancho, una oferta de las más atractivas de la capital según el mismo Maribona. Era Lunes de Resurrección, en...

leer más

Mesón Los Templarios (Villalcázar de Sirga). Masticar líquidos y beber sólidos

Andaba (y nunca fue más cierta la expresión) por el peregrino Camino de Santiago, sin ninguna pretensión de búsqueda pero siempre abierto a lo que pudiera suceder, cuando observé, en el pueblo de Villalcázar de Sirga, una iglesia con una enorme porticada y unas magníficas esculturas de gran tamaño en la fachada. no lo dudé, salí del Camino y me fui a contemplar tan magnífica obra, de la que sólo pude ver su exterior; el acceso al interior estaba cerrado. Pero no es de arquitectura de lo que trata este blog, y lo bueno llega cuando, retornando al Camino, me encuentro por sorpresa (encuentro y sorpresa, estas sí que son dos bonitas palabras cuando van juntas) con el Mesón Los Templarios, especializado en lechazo asado en horno de leña. ¡Humm! Eras las diez de la mañana y este templo también estaba cerrado. El segundo encuentro, que por previsto no deja de ser menos mágico, tendría lugar en Carrión de los Condes, mi final de etapa del día, donde me reuniría con mi hermana Beatriz, que se uniría unos días en mi peregrinar, y con Luis, su afortunado marido, que la acercó hasta allí en coche. Con todos los ingredientes para una tarde genial (tenía el lugar donde comer, la mejor compañía y coche para desplazarnos hasta Villalcázar), nada podía salir mal, así que allí nos plantamos, a las dos del mediodía. Cual fue nuestra sorpresa cuando vimos que el local estaba completo. Reservamos y, hora y media después, nos sentamos a la mesa. El mesón rústico castellano con mobiliario de madera, paredes decoradas con diplomas, fotos de la Familia Real en el local, relojes de pared pendulares de madera y metálicos parados en horas diferentes, como si el tiempo no existiera, tinajas, vidriera en la puerta de entrada y hasta una mini armadura, como las que venden en los chinos. En las mesas, los salvamanteles de mimbre hacen las veces de mantelería y el servicio de mesa viste rústicamente, con pantalón negro, camisa blanca...

leer más

Selectos de Castilla (Villamartín de Campos). Lo mejor de pato

Ene 14, 13 Selectos de Castilla (Villamartín de Campos). Lo mejor de pato

Publicado por en Castilla y León, Palencia

(+28 rating, 6 votes)Cargando… Lo dicen los teóricos del arte: la belleza está en el ojo del que mira el sujeto de su complacencia artística. Por eso, aunque haya  blogs como éste, en el que conocedores (en el sentido francés del término) tutelan la mirada y el gusto de sus visitantes, en último término la decisión de que algo les guste o no es permanentemente suya, amigo o amiga visitante (o visitanta). Dicho esto, que queda muy bonito, y un pelo déspota ilustrado, «todo para el visitante pero sin el visitante», te diremos (y perdona el tuteo; es la confianza) que el lugar y los productos que ahora te presentamos son un hecho de belleza absoluta y rotunda. Selectos de Castilla entraron en nuestras vidas de la manera más tonta. En aquellos años en los que a uno casi le hacen tierracampino de adopción,  una vez en la carretera que une Palencia capital con el bello pueblo de Meneses de Campos (famoso por ser el inventor de la tortilla, pero eso es otra historia) vimos un letrero que llamó poderosamente nuestra atención. En Villamartín de Campos, que es como decir en mitad del mar de campos castellano, rodeado de lagunas donde descansan miles de aves y de centenares de hectáreas de secano de donde sale el trigo de España, había un letero que aunciaba una hermosa granja de patos. Sí de patos. Allí, un grupo de esforzados emprendedores habían creado desde la más absoluta nada,  un negocio que combinaba la elaboración de productos del pato, con una elegante hospedería y un picadero (de caballos). «Selectos de Castilla» se crea el año 1989, y creo que fuimos  de sus primeros clientes. Sus dueños son una ejemplar  familia hispano-francesa . Desde entonces, la granja y la fábrica han ido creciendo sin parar de manera que hoy en día el “Pato de Villamartín” esta presente en cartas y menús de los mejores restaurantes nacionales e internacionales, en tiendas finas de delicatessen y en la mesa de muchos hogares a lo ancho de toda Europa y...

leer más